Zac Efron vive el amor en tiempos de Facebook

Encarna al veinteañero del siglo XXI atemorizado por sentimientos que le hacen sufrir y lo alejan de sus 'colegas' en 'That Awkward Moment'

COMPARTIR 
26/01/2014 13:00 EFE / Fotos: Especial

NUEVA YORK, 26 de enero.- Zac Efron encarna al veinteañero del siglo XXI que, atemorizado por sentimientos que le hacen sufrir y lo alejan del círculo de confort de sus "colegas", se mete en líos y vive That Awkward Moment, comedia romántica en la que las nuevas tecnologías obstaculizan y revuelven estos tiempos para el amor.

A Efron se le ha pasado la época del instituto y el High School Musical, ya ha recorrido con éxito el cine independiente con At Any Price y The Paperboy y ahora vuelve al cine comercial hecho "todo un hombre". A sus 27 años, tiene que aprender a comprometerse con el amor en este filme que se estrena en Estados Unidos el próximo viernes.

El ídolo adolescente que cantaba y bailaba como los ángeles, aunque ya va madurando como actor y como persona, también se hace un poco de lío al hablar de amor, de ese "momento delicado" al que hace referencia el título.

"Cada uno tiene su propio camino hacia el amor. A veces es difícil que llegue, otras veces sucede ya desde el instituto. Nunca sabes cuándo llega. ¡Ay! No tengo ni idea de lo que estoy diciendo", reconoció en una entrevista en la que se atrevió a pronunciar algunas palabras en español.

That Awkard Moment, debut en la dirección de Tom Gormican, juega con las reglas clásicas de la comedia de situación del Hollywood dorado y las actualiza con una nueva pelea de género: la mujer ha conquistado el terreno profesional pero el hombre todavía se amilana ante las tribulaciones del amor.}

Pacto de nada de mujeres

Para conseguir afrontarlas, en el filme que supone el debut de Tom Gormican, Zac Efron tiene como pésimos consejeros a sus amigos de toda la vida: Miles Teller y Michael B. Jordan, y los tres deciden hacer un pacto según el cuál nunca tendrán novia formal para no poner en peligro el vínculo que les une y alejarse del mal de amores.

"Ellos lo intentan hacer bien. Quizá a veces no dan el mejor consejo", destacó Jordan, y Teller completó que "solo quieren verle feliz, así que dicen: 'venga, vamos a un bar, conocemos a unas chicas...' Quieren hacerle sentir bien".

Por supuesto, los tres no tardarán en volver a caer en las redes de la pasión y, hablando de redes, ya metidos en faena las nuevas tecnologías harán que todo parecido con la intimidad sea pura coincidencia.

"Ahora todo tiene una dinámica distinta. Twitter, Facebook, Instagram... todas las redes sociales hacen que puedas ver toda la vida de una chica antes de conocerla", explica Jordan, que se mete de lleno en el cine para todos los públicos después de protagonizar Fruitvale Station, uno de los éxitos independientes del año.

Con la figura del macho dominante socialmente menos aceptada, según Teller "ahora son los hipsters, los sensibles con gafas los que están teniendo éxito", aunque Zac Efron considera que, en su caso, él ha salido ganando con el cambio.

"Cuando crecí yo era un marginado. En primaria y en el instituto trabajaba en las obras de teatro, musicales... Era un rarito. High School Musical iba sobre eso, sobre aceptar a los demás con sus rarezas y locuras. Ahora esos chicos han crecido y estos somos nosotros ahora. Buscamos el amor e intentamos estar juntos. Es una buena historia", señaló Efron.

Junto con el orgullo viril, el despiste generacional y las nuevas tecnologías, la exigencia de una sociedad cada vez más rápida y centrada en lo profesional, especialmente en el Nueva York en el que se ambienta el filme, es el cuarto elemento que hace que la vida diaria deje poco espacio para detenerse a mirar y cuidar al amor.

"Creo que para nosotros enamorarse es difícil porque estamos constantemente dirigidos, muy concentrados, siempre viajando... Es mucho pedir a una chica que acepte esto y que la cosa funcione", aseguró Jordan.

Dirigiéndose a Efron, dijo: "Todo el mundo lo ama y no tiene privacidad, no tiene espacio. Supongo que no es fácil para él encontrar momentos genuinos con determinada gente". Y el otrora niño prodigio, con la mirada perdida, le contesta: Touché

cmd

Comentarios

Lo que pasa en la red