Justin Bieber es arrestado por conducir ebrio en Miami Beach

El joven de 19 años manejaba un Lamborghini alquilado cuando fue detenido. Según The Miami Herald visitó el miércoles por la noche un club nocturno de Lincoln Road

COMPARTIR 
24/01/2014 05:24 Agencias

Justin Bieber nuevamente en problemas. Apenas hace unos días, su casa fue allanada y su amigo arrestado por posesión de drogas

MIAMI BEACH, Florida EU, 24 de enero.– El cantante canadiense Justin Bieber, detenido en Miami por conducir bajo la influencia de sustancias tóxicas y a velocidad excesiva en una competencia ilegal, fue puesto ayer en libertad, tras haber pagado una fianza de 2,500 dólares.

Se desconoce cuál será su próximo destino, pero los canales locales de televisión reprodujeron imágenes de varios vehículos de color negro circulando por una autopista de Miami y dijeron que en uno de ellos viajaba el ídolo juvenil, supuestamente en dirección a un aeropuerto de la ciudad, probablemente el de Opa-Locka.

Bieber, de 19 años, compareció ayer ante un juez de Miami mediante una videoconferencia desde el centro correccional al que fue llevado después de su detención en Miami Beach.

El ídolo juvenil, que llevaba el uniforme naranja de preso, se mostró de acuerdo con la fianza impuesta y no realizó ningún comentario, según su abogado.

Los tres cargos que se le imputaron fueron los de conducción bajo la influencia de sustancias tóxicas, alcohol y mariguana (DIU, como se conoce en Estados Unidos), resistencia a la autoridad sin violencia y conducir con una licencia que había expirado.

Al otro joven detenido, el cantante de R&B Kahlil Amir Sharieff, el magistrado le impuso una fianza de mil dólares por conducir bajo la influencia del alcohol.

Bieber admitió a la Policía que había fumado mariguana, bebido unas cervezas e ingerido unas pastilla antes de ser detenido por supuestamente participar en una “carrera de aceleración”.

El jefe de la Policía de Miami Beach, Raymond Martínez, señaló en una rueda de prensa que los agentes que arrestaron a Bieber y a Kahlil Amir Sharieff detectaron un “olor fuerte a alcohol”.

El canadiense no se mostró cooperativo cuando lo detuvieron. “No siguió las instrucciones” dictadas, puntualizó.

Según la declaración jurada de la detención, Bieber mostró un comportamiento incoherente, mantenía las manos en los bolsillos y se resistió al arresto, aunque sin violencia.

Al salir del vehículo, el agente le pidió que sacara las manos de los bolsillos, “ante el temor de que pudiera guardar un arma o algo de contrabando”, y que las colocara contra el chasis del coche para proceder a un cacheo.

A las órdenes del agente, el joven contestó con varios exabruptos, preguntó la razón de que le hubieran parado y obedeció de muy mal humor y con resistencia.

Según un informe policial, Bieber y Amir, que conducían un Lamborghini amarillo y un Ferrari rojo, respectivamente, ambos alquilados, realizaban arrancones en una zona céntrica residencial de Miami Beach.

Al parecer, amigos del cantante cerraron una de las calles con otros vehículos para que Justin y Amir pudieran competir, pero los residentes en la avenida Trine Pine Drive alertaron a la policía.

El cantante conducía a una velocidad de unos 88 o 96 kilómetros por hora, en una zona donde la velocidad máxima permitida es de 48 kilómetros por hora, precisó Martínez.

Así inició todo

A las 7:00 de la mañana los helicópteros de las cadenas de televisión alteraron la habitual calma de Miami Beach, inusualmente fría. Bieber, detenido en comisaría hacía pocas horas, era el objeto del revuelo.

El icono pop aseguró que venía de grabar en un estudio de música, pero no parece que el viaje a Miami haya tenido un objetivo profesional

 Bieber fue trasladado de la comisaría de la Policía de Miami Beach al centro correccional Turner Guilford Knight, en el condado de Miami-Dade, desde donde compareció ante un juez.

Para saber

  • A Justin Bieber se le impusieron cargos por: conducir bajo la influencia de sustancias tóxicas, alcohol y mariguana.
  • El cantante  se encontraba en Miami Beach desde hacía días disfrutando de la vida nocturna y de ocio de esta ciudad. 
  • El fin de semana pasado gastó 75 mil dólares en un club nudista.
  • Hace unos días insultó, a través de mensaje de texto, a su ex novia Selena Gomez, quien le recomendó  acudiera a una clínica de rehabilitación. 
  • Ante su descontrol, la madre del cantante pide orar por él.

Vuelve al cine

Hoy se estrena, en 180 pantallas, Believe, película del director Jon M. Chu que retrata la última gira internacional de Justin Bieber, con la que incluso llegó a México.

El filme, que en Estados Unidos tuvo poco éxito comercial, es un acercamiento al lado más humano del polémico y conflictivo intérprete canadiense.

A decir de Chu, quien también dirigió Justin Bieber: Never Say Never, la audiencia podrá ser testigo de la transformación que vive el juvenil cantante antes, durante y después de cada una de sus presentaciones.

“La  gente podrá ver quién es Justin después de los conciertos. Cómo es cuando sale del escenario y está solo, en silencio. Acercamos al público como nunca antes lo habían hecho y creo que por eso podrán sorprenderse con los resultados. Verán un joven que tiene que lidiar con su poder, su riqueza, su fama, su capacidad para amar, su ruptura del corazón y cómo ser un hombre normal, como cualquier otra persona”, indicó Chu.

De acuerdo con notas de producción, el mismo Justin sabe que ha descubierto buena parte de su lado más íntimo.

“La gente no me ve como un chico de 19 años. Todavía me estoy encontrando a mí mismo y lo hago mientras los medios me atacan, estoy aprendiendo a diario”, escribió el cantante.

Believe se estrena en el D.F. y área metropolitana, así como complejos en Cancún, Cuernavaca, Guadalajara, Mérida, Monterrey, Puebla, Tijuana y Toluca.

Semana de excesos

El cantante Justin Bieber culminó con su paso por prisión una semana de excesos en Miami que incluyó una factura muy alta en un club nocturno, carreras con autos deportivos de lujo, alcohol y drogas.

El joven estuvo el lunes en el club King of Diamonds, que se autodefine como “el club de caballeros número uno del mundo”. Detrás del eufemismo, mujeres ligeras de ropa.

Bieber, según la cuenta de Twitter del propio club, pidió un enorme saco de billetes de un dólar para ir regalándolo a las bailarinas: 75 mil billetes, 75 mil dólares. Además, la policía de Opa-Locka, junto a Miami, ha abierto una investigación interna para saber por qué dos o más agentes, posiblemente de servicio, escoltaron a Bieber desde el aeropuerto, usado sobre todo por jets privados, hasta varios clubes de la ciudad.

El cantante es ahora un más famoso por sus escándalos que por sus discos. Ha pasado de ser el niño de cara angelical querido por todos  al bad boy de la música pop.

La semana pasada, la policía de Los Ángeles registró su domicilio en el lujoso barrio de Calabasas, en Californo, tras ser acusado de vandalismo por un vecino al arrojarle huevos.

Hace unos dias insultó por mensajes de texto a su ex novia, Selena Gomez, quien le recomendó ingresar a una clínica de rehabilitación.

Ante la conducta escandalosa de Justin Bieber, su madre Pattie Mallette pidió orar por él.

“Le pido a la gente que tengan a Justin y a mí  en sus mentes. Rezo por él todos los días”, declaró a The Sun Mallette , quien en agosto pasado aceptó que ya no puede controlar a su hijo.

 

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios