'Cuentas Muertas': Lo cotidiano al desnudo

Arath de la Torre, Helena Rojo, Andrea Noli, Nora Salinas y Ernesto D’Alessio protagonizan la obra de teatro que habla de las relaciones familiares

COMPARTIR 
21/01/2014 05:59 Nancy Méndez / Foto: Cortesía Uriel Santana

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de enero.-lo largo de su carrera, Arath de la Torre aprendió a imitar personajes, parodiar figuras de la política, el deporte y los espectáculos, y construir cada papel de “afuera hacia adentro”, haciendo referencia a las características de otros para su interpretación. Sin embargo, su profesión como actor le puso una prueba en el camino: la pieza Cuentas muertas, que se estrena el 31 de enero en el Teatro Libanés.

El texto es de la autora estadunidense Theresa Rebeck, quien ha escrito más de 40 obras de teatro y series televisivas como La ley y el orden, Total Security, American Dreamer, Brooklyn Bridges y recientemente Smash, producida por Steven Spielberg.

Cuentas muertas no es precisamente la comedia a la que Arath de la Torre está acostumbrado, sino una pieza en la que se detallan las costumbres cotidianas: una familia es removida de su cotidianidad por la llegada de uno de los hijos, Jaime, quien tras ausentarse por un largo periodo de tiempo regresa con los suyos totalmente cambiado y con un secreto en el bolsillo que suma 27 millones de dólares, producto de un robo a los grandes banqueros. Ese hijo es interpretado precisamente por el actor, quien comparte créditos con Helena Rojo, Andrea Noli, Nora Salinas y Ernesto D’Alessio.

“Esta obra es una gran responsabilidad y un desafío de la carrera. Se podría pensar que continuaría haciendo comedia en el teatro: hilarante, de ésas de portazos. Sin embargo, viene esta pieza, con toques de comedia, en la que los personajes son totalmente naturalistas, realistas, y que me enfrentan a mí mismo.

“El proceso ha sido distinto. Normalmente mis personajes comienzan de afuera hacia adentro: cuando imito a una persona o genero a un Pancho López (de la telenovela Una familia con suerte, 2011-2012) en el que la forma me lleva al fondo o como enLos simuladores en los que me vestía de diferentes personas. Aquí es un giro de 360 grados para comenzar a explorar de adentro hacia afuera. Son procesos que conoces cuando estudias y que ahora toco 20 años después. El género de pieza me vuelve a desafiar aunque hice carrera en otro (comedia). Así que me construyo día a día”, afirmó De la Torre en entrevista con Excélsior, al finalizar uno de los ensayos.

La obra, dirigida por Salvador Garcini, bajo la producción de Daniel Gómez Casanova, aborda temáticas como la familia, las relaciones entre sus integrantes, los miedos y frustaciones personales y la falta de comunicación en la rutina diaria. La vida pasa sin ser tomada en cuenta hasta que un elemento diferente, detonador, la transforma.

“Salvador Garcini me vio nacer, trabajamos en mis primeros éxitos en televisión como Tú y yo (1996), Salud, dinero y amor(1997) o Amigas y rivales (2001). Fue una persona que creyó en mí y quien te hace nacer, te hace crecer. Ahora me toca hacer una obra con él y lo primero que me dijo es: ‘ya no eres un niño, ni un adolescente, estás entrando a la madurez y tienes más vida, más fondo y más imágenes en la cabeza por lo que ha pasado por tu vida, así que te tienes que enfrentar a esto’.

“Los personajes de pieza tienen una carga emocional muy especial, tienen vida, no son estereotipos. Ellos comen en el escenario, sufren, ríen, son cotidianos. Por eso el proceso creativo ha sido de aislamiento en el sentido de no dejarme afectar por nadie, he abierto mi mapa emocional interior, mismo que he acumulado en 38 años de vida”, explicó.

Jaime regresa a casa con trastornos obsesivos compulsivos: es nervioso, tiene ansiedad, come helado y bebe cerveza todo el tiempo. Además está en un proceso de divorcio con Jenny, interpretada por Nora Salinas, por lo que regresar a su familia lo reencuentra con sus raíces.

“Lo que la autora trata de transmitirle a la gente es que todos los abismos y ausencias amorosas que tenemos los seres humanos los tapamos con el dinero o la religión. Es así como nos pone a pensar que nos hemos olvidado de respirar, vivir y gozar de la naturaleza y así pasan los años. El público es puesto en una balanza”, dijo.

Después de permanecer año y medio en El cartero, Helena Rojo se queda en el mismo teatro para Cuentas muertas e interpretar a la madre de familia, Bárbara, quien además de Jaime en la historia tiene a otra hija, Lorena, recreada por Andrea Noli. Ella está enamorada de Eduardo, interpretado por Ernesto D’Alessio, quien es un antigüo amigo de Jaime.

“Es una madre religiosa, una familia tradicional, con una vida rutinaria y con un marido muy enfermo a quien cuida. Siempre hay un reto en escena, es un juego. Esta obra tiene momentos en los que la gente se reirá porque tiene escenas absurdas como sucede en la vida”, dijo Rojo.

Para Noli hacer teatro es su “área favorita de la actuación” y le corresponde un personaje intenso, neurótico: una mujer que a su edad continúa viviendo con sus padres.

“Es una joya del teatro esta obra, además hay actores de trayectoria, que tienen respeto, disciplina y compromiso con su profesión. La magia del teatro es que más que por un contrato la voluntad del actor logra que la obra se haga. Aquí se plantea las relaciones entre padres e hijos, entre parejas, con la naturaleza, es bien bonita la obra”, acotó Noli.

Ernesto D’Alessio calificó como “honesta” a esta puesta en escena, por la manera en que reaccionan los personajes. El suyo es el chavo que se quedó en provincia, en el lugar donde nació, sin salir a explorar el mundo como el resto de sus amigos.

“Al final del día todos se fueron, pero regresaron. Sin embargo, mi personaje tiene miedo a que lo rechacen. Todos los personajes que he hecho han tenido parte de mí y este miedo al rechazo es uno de ellos, lo viví antes, con algunas chavas o incluso en los castings”, expresó D’Alessio.

Nora Salinas interpretará a la mujer ambiciosa, neoyorquina, proveniente de la ciudad, que ve extrañas las costumbres de esta familia y le parecen ajenas.

“El libreto me encantó, la compañía, el director y ahorita nos damos unas divertidas en los ensayos, pues todos estamos dando un ciento por ciento. Esta mujer no es que sea mala, sino que la educaron para ver primero por el dinero. Se verán reflejadas muchas situaciones que vivimos a diario y se identificará la gente.

“En el teatro aprendemos, crecemos, todos los días son diferentes y tenemos el contacto con el público. La gente te hace reaccionar y para que suceda, el público es importante, porque te ven tal cual eres”, concluyó.

cmd

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios