Alejandra Ambrosi aprende a seducir

Para crear a Marina, su personaje en la teleserie Las trampas del deseo, que transmite Cadenatres, la actriz acudió a un lugar de prostitución

COMPARTIR 
04/12/2013 05:17 Eva Díaz Moreno
Tuve la oportunidad de platicar con las chicas, porque lo que me interesaba era entender por qué están ahí, saber qué piensan, cómo se mueven, cómo seducen.” Alejandra ambrosi Actriz
"Tuve la oportunidad de platicar con las chicas, porque lo que me interesaba era entender por qué están ahí, saber qué piensan, cómo se mueven, cómo seducen.” Alejandra ambrosi, actriz

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de diciembre.- Marina es el mayor reto al que Alejandra Ambrosi se ha enfrentado en la actuación y es que para crear el personaje la actriz tuvo que adentrarse en varios mundos, todos con problemáticas desgarradoras, pero que era necesario captar para plasmarlos en la trama de Las trampas del deseo, que se transmite diariamente por Cadenatres.

Sin importarle nunca haber pisado un prostíbulo, y tampoco ser la única mujer en el lugar, Ambrosi se adentró en este mundo en el que aprendió todo lo necesario para darle vida a una policía encubierta que entra a la Mansión de los leones, lugar de comercio sexual y trata de personas, para desenmarañar esta red del delito.

“Tenía que saber cómo funciona estar dentro de estos lugares, para eso he visto series, películas y he hecho unas visitas a estos lugares, porque me interesa como actriz darle credibilidad a mi personaje”, comentó a Excélsior.

“Era la única mujer del lugar, fui con unos amigos que me ayudaron, porque tenía que conocer cómo son estas mujeres, cómo se mueven y seducen y cómo actúan los hombres en estos sitios, cómo se maneja esta doble moral.”

La primera impresión que tuvo del lugar fue impactante, incluso le molestó.  “Me parece que es un lugar muy de hombres, muy machista, donde la mujer está como objeto totalmente. Tuve la oportunidad de platicar con las chicas, porque lo que me interesaba era entender por qué están ahí, saber qué piensan, cómo se mueven, cómo seducen, pero también me daba pena acercarme a ellas. Mi primer duda era si tenía que pagarles sólo para conversar”, dijo entre risas.

Primera lección: La seducción

Empeñada en sacar el mayor provecho a estas visitas, Ambrosi se armó de valor y abordó a una de las chicas que trabajan ahí.

“De repente fui al baño y me encontré con una y le comenté que estaba haciendo un personaje y que quería que me contara su experiencia, la verdad esta chica se portó increíble y me recibió muy bien. Su nombre artístico es Malena como La mujer del puerto y platicamos más de dos horas”, dijo.

Tras ganarse su confianza: la chica le mostró hasta fotos de sus hijos  y le aclaró que la prostitución es un trabajo, un negocio, también le reveló el secreto más valioso para seducir,  no sólo a los  hombres sino a todo el mundo.

“Me dijo algo que me dejó muy marcada y que me está ayudando a construir a Marina. Me reveló que la mujer que más gana dinero no es la más bella, ni la que mejor cuerpo tiene, es la que sabe mirar, sabe seducir y la que puede mantener una conversación. Me explicó que al hombre se le atrae con la mirada y la palabra, se trata de endulzarle el oído, las mujeres más buscadas son las que los hacen sentir como dioses.

“Las más hermosas y divinas, si no saben mirar no gana ni la mitad de la que sabe seducir, y eso me ha ayudado muchísimo, porque mi personaje como policía infiltrada debe aprender las artes de la seducción para convertirse en la cortesana contemporánea más deseada. Entre mejor se desenvuelva como prostituta fina más va a poder acceder a su investigación, es muy interesante mi personaje justamente por esta línea de hasta donde puede arriesgar su propia vida para hacer justicia”, explicó.

La contraparte

Una vez que tuvo más claro el mundo de la prostitución, el siguiente paso fue empaparse de la problemática de la trata de personas y de cómo operan los cuerpos policiacos.

“He leído muchos libros, además tengo como referencia a Lydia Cacho, que es una de las grandes periodistas investigadoras sobre el tema. También he consultado todos los artículos que he encontrado, por ejemplo, el caso de Tlaxcala, del poblado de Tenancingo, donde el 60 por ciento de la población vive de la trata de personas”, aseguró.

“También he tratado de entender cómo trabaja y opera el servicio de inteligencia y los policías infiltrados, porque es tanta la presión que ellos dejan de ser quienes eran para convertirse en otros sólo por una investigación, es algo muy fuerte.”

Ambrosi se siente satisfecha por tocar un tema importante y que existe en gran parte del mundo.

“Es un tema muy macabro y terrible que ahí está,  en este momento hay una chica que está siendo engañada, esclavizada en el mundo de la trata de personas, es un tema real, existe, creo que es necesario hablar de él y hacer conciencia, porque la información y la comunicación son muy importantes para la toma de decisiones, sobre todo de estas chicas que están muy jóvenes y de pronto se ven envueltas en un mundo del cual es difícil salir.”

Su andar en la actuación

  • La doble vida ( 2008, serie).
  • Navidad S.A. (2008, película).
  • XY (2009, serie).
  • Hermanos y detectives (2009, serie).
  • Cefalópodo (2010, película).
  • El  8º Mandamiento (Teleserie, 2011).
  • Así es la suerte (2011, película).
  • Bacalar (2011, película).
  • Dulce amargo (2012, Teleserie).
  • Tlatelolco, verano del 68 (2013, película).
  • El edificio (2013, película).

SÍGUELA

Las trampas del deseo

  • Lunes a viernes.
  • 22:00 horas . 
  • Cadenatres (28 de TV abierta, 128 de Cablevisión y Sky).

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios