Chayanne y Anthony, encuentro de gigantes en el Zócalo

La Plaza de la Constitución se convirtió en un auténtico manicomio cuando 105 mil personas se dieron cita en el lugar y durante dos horas y media no cesaron de cantar y bailar los éxitos de los cantantes

COMPARTIR 
10/02/2013 04:20 Eva Díaz Moreno / Fotos: Especial

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de febrero.- Ver al puertorriqueño Marc Anthony arrodillarse, tocar con su palma derecha el escenario que pisó y después besarla para terminar el ritual persignándose, fue uno de los momentos cumbres que se registraron en el concierto Dos grandes en el Zócalo, que se llevó a cabo en la Plaza de la Constitución la noche de ayer.

“He visto muchas cosas en la vida, pero esto es increíble”, dijo mientras la concurrencia contestaba “¡México, México!” y  los comentarios que se escuchaban eran de asombro y aceptación.

En punto de las 20:15 horas, los gritos de los presentes aumentaron cuando se oscureció el escenario y del fondo del mismo se escucharon los primeros acordes musicales para dar paso a los alaridos de las miles de gargantas que celebraron los movimientos de cadera del estadunidense de 44 años de edad, quien dio muestras de tener el toque para arrancar pasiones en los presentes, que en su mayoría eran mujeres de todas las edades.

Vestido con su clásico traje negro y camisa en el mismo tono, desabotonada a medio pecho, Marc Anthony, acompañado de nueve músicos con sus trompetas, percusiones y  teclado, comenzó el concierto con temas como Valió la pena, Y hubo alguien y Hasta ayer, donde el ánimo del público decayó al parecer porque la canción no fue muy conocida entre los presentes. “Impresionantes... muchas gracias”, fueron las primeras palabras que dijo antes de entonar Cuanilé. El público correspondió con aplausos y cantando los temas que siguieron: Vivir lo nuestro, Qué precio tiene el cielo, Te conozco y Tu amor me hace bien, para después pedirle al público un gran favor: “Tuve el honor de cantar esta canción sencilla, pero complicada, si se la saben, cántenla conmigo”, para dar paso a Y cómo es él.

Por supuesto, los presentes no se hicieron del rogar y fue uno de los temas más aplaudidos en la participación de Marc Anthony, que duró una hora con 15 minutos.  La euforia y los gritos aumentaron cuando a las 21:30 horas apareció Chayanne enfundado en pantalón y camisa negra dejando al descubierto que a sus 44 años se conserva atractivo, tanto que las fans se desgañitaron con frases como: “papacito, pachurro” o alaridos que fueron la constante durante toda su participación. “Buenas noches...¡Hola México lindo! Allá, donde tienen su casa, en Puerto Rico, decimos ‘México lindo y querido’...es un honor enorme estar en un lugar como el Zócalo, gracias por invitarme, venimos con mucho cariño, así que esta noche pueden hacer con nosotros lo que quieran”, y así, como orden recibida, las jóvenes empezaron  con gritos como “¡Baja!” y “¡Aquí estoy!”, entre otros.

El enojo de muchos de los asistentes fue contra algunas adolescentes que se subieron en los hombros de sus acompañantes obstruyendo la visión de los que estaban atrás, sin embargo, la cordura llegó y no pasó a mayores.

Temas como Boom boom, Baila, baila mi morena, Dejaría todo, Tu amor me dio en el centro, Lola e Y tú te vas, se escucharon en un foro de 105 mil voces que se coordinaron para que se escuchara entonado y al mismo tiempo.

El juego de luces que cambiaba de azules a anaranjados y morados hipnotizó al público que nunca se calló coreando el nombre de Chayanne.

La locura fue incontrolable cuando se le unió Marc Anthony en el tema Un siglo sin ti.

“Qué rico... estas cosas suceden en el escenario porque se hacen con amor y si es así se crea una atmósfera como la de aquí”, dijo Chayanne mientras daba paso a Tu boca.

Con el tema, el cantante prendió y provocó exclamaciones como “sabroso”, mientras se movía a lo largo del escenario acompañado de cuatro bailarinas mientras hacía énfasis en su clásico movimiento de cadera, aunque en esta ocasión fue menos explosivo que en otras presentaciones, pero que defraudó a sus seguidoras que lo premiaban con aplausos y gritos.

El boricua le dedicó el tema Si nos quedara poco tiempo a todos aquellos con los que se pierde contacto debido a la modernidad de la vida. Le siguieron melodías con las que se le identifica como Salomé, Torero, Me enamoré de ti y Provócame, con los que bailó como en los viejos temas.

“Viva México”, repitió  varias veces y el concierto se cerró con la participación de ambos en un popurri en el que no faltó Fiesta en América.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red