FOTOGALERÍA: Textos esenciales para enamorarse de Cortázar

A continuación te presentamos lo que podría ser la guía básica para adentrarse en la obra del escritor latinoamericano

COMPARTIR 
26/08/2014 09:56 Redacción

A Cortázar la cultura mexicana le parecía mítica. “Consideraba a México como una nación libre, inteligente y culta, y al parecer nunca cambió esa imagen”

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de agosto.- Hijo de padres argentinos, Julio Cortázar nació en Bruselas en 1914 y residió en Buenos Aires desde los cuatro años.

Trabajó como maestro en varios pueblos argentinos y posteriormente se graduó en Letras.

Bajo el seudónimo de Julio Denis publicó su primer libro de poemas, Presencia, en 1938. 

Gracias a una beca del gobierno francés, se instaló en Paris en 1951 donde además se dedicó a las traducciones para mejorar su situación económica. Posteriormente se vinculó a la Unesco trabajando allí hasta su jubilación. 

Además de numerosas novelas y escritos, sobresale su poema dramático «Los Reyes» en 1949.

Murió en Paris en 1984.

Estos son los textos esenciales para enamorarse de Cortázar: 

1.- 

Yo no sé, mirá, es terrible cómo llueve. Llueve todo el tiempo, afuera tupido y gris, aquí contra el balcón con goterones  cuajados y duros, que hacen plaf y se aplastan como bofetadas uno detrás de otro qué hastío. Ahora aparece una gotita  en lo alto del marco de la ventana, se queda temblequeando contra el cielo que la triza en mil brillos apagados, va creciendo  y se tambalea, ya va a caer y no se cae, todavía no se cae.       Está prendida con todas las uñas, no quiere caerse y se la ve que se agarra con los dientes mientras le crece la barriga,  ya es una gotaza que cuelga majestuosa y de pronto zup ahí va, plaf, deshecha, nada, una viscosidad en el mármol.       Pero las hay que se suicidan y se entregan en seguida, brotan en el marco y ahí mismo se tiran, me parece ver la vibración  del salto, sus piernitas desprendiéndose y el grito que las emborracha en esa nada del caer y aniquilarse. Tristes gotas, redondas inocentes gotas. Adiós gotas. Adiós.

2.- 

No sabré desatarme los zapatos y dejar que la ciudad me muerda los pies, no me emborracharé bajo los puentes, no cometeré faltas de estilo.   Acepto este destino de camisas planchadas, llego a tiempo a los cines, cedo mi asiento a las señoras. El largo desarreglo de los sentidos me va mal, opto por el dentífrico y las toallas. Me vacuno. Mira qué pobre amante, incapaz de meterse en una fuente para traerte un pescadito rojo bajo la rabia de gendarmes y niñeras.

3.- 

Mira, no pido mucho, solamente tu mano, tenerla como un sapito que duerme así contento. Necesito esa puerta que me dabas para entrar a tu mundo, ese trocito de azúcar verde, de redondo alegre. ¿No me prestás tu mano en esta noche de fìn de año de lechuzas roncas? No puedes, por razones técnicas. Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo, el durazno sedoso de la palma y el dorso, ese país de azules árboles. Así la tomo y la sostengo, como si de ello dependiera muchísimo del mundo, la sucesión de las cuatro estaciones, el canto de los gallos, el amor de los hombres.

4.- 

Te desnudé entre llantos y temblores sobre una cama abierta a lo infinito, y si no tuve lástima del grito ni de las súplicas o los rubores,   fui en cambio el alfarero en los albores, el fuego y el azar del lento rito, sentí nacer bajo la arcilla el mito del retorno a la fuente y a las flores.   En mis brazos tejiste la madeja rumorosa del tiempo encadenado, su eternidad de fuego recurrente;   no sé qué viste tú desde tu queja, yo vi águilas y musgos, fui ese lado del espejo en que canta la serpiente.

5.- 

La lenta máquina del desamor, los engranajes del reflujo, los cuerpos que abandonan las almohadas, las sábanas, los besos, y de pie ante el espejo interrogándose cada uno a sí mismo, ya no mirándose entre ellos, ya no desnudos para el otro, ya no te amo, mi amor.

6.-

Esta ternura y estas manos libres, ¿a quién darlas bajo el viento ? Tanto arroz para la zorra, y en medio del llamado la ansiedad de esa puerta abierta para nadie. Hicimos pan tan blanco para bocas ya muertas que aceptaban solamente una luna de colmillo, el té frío de la vela la alba. Tocamos instrumentos para la ciega cólera de sombras y sombreros olvidados. Nos quedamos con los presentes ordenados en una mesa inútil, y fue preciso beber la sidra caliente en la vergüenza de la medianoche. Entonces, ¿nadie quiere esto, nadie?

7.-

Por veredas de sueño y habitaciones sordas tus rendidos veranos me acechan con sus cantos. Una cifra vigilante y sigilosa  va por los arrabales llamándome y llamándome,  pero qué falta, dime, en la tarjeta diminuta  donde están tu nombre, tu calle y tu desvelo, si la cifra se mezcla con las letras del sueño, si solamente estás donde ya no te busco.

8.- 

Te amo por ceja, por cabello, te debato en corredores  blanquísimos donde se juegan las fuentes de la luz,  te discuto a cada nombre, te arranco con delicadeza de cicatriz,  voy poniéndote en el pelo cenizas de relámpago  y cintas que dormían en la lluvia.  No quiero que tengas una forma, que seas  precisamente lo que viene detrás de tu mano,  porque el agua, considera el agua, y los leones  cuando se disuelven en el azúcar de la fábula,  y los gestos, esa arquitectura de la nada,  encendiendo sus lámparas a mitad del encuentro.  Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo,  pronto a borrarte, así no eres, ni tampoco  con ese pelo lacio, esa sonrisa.  Busco tu suma, el borde de la copa donde el vino  es también la luna y el espejo,  busco esa línea que hace temblar a un hombre  en una galería de museo.  Además te quiero, y hace tiempo y frío.

9.-

Llévese estos ojos, piedritas de colores, esta nariz de tótem, estos labios que saben todas la tablas de multiplicar  y las poesías más selectas. Le doy la cara entera, con la lengua y el pelo, me quito las uñas y dientes y le completo el peso. No sirve esa manera de sentir.  Qué ojos ni qué dedos. Ni esa comida recalentada, la memoria, ni la atención, como una cotorrita perniciosa. Tome las inducciones y las perchas donde cuelgan las palabras lavadas y planchadas. Arree con la casa, fuera de todo, déjeme como un hueco, o una estaca. Tal vez entonces, cuando no me valga la generosidad de Dios, eso boy scout, y esté igual que la alfombra que ha aguantado  su lenta lluvia de zapatos ochenta años y es urdimbre no más, claro esqueleto donde se borraron los ricos pavorreales de plata, puede ser que sin vos diga tu nombre cierto puede ocurrir que alcance sin manos tu cintura.

10.- 

Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

11.- 

Instrucciones para llorar. Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará  con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

12.-

Instrucciones para cantar  Empiece por romper los espejos de su casa, deje caer los brazos, mire vagamente la pared, olvidese. Cante una sola nota, escuche por dentro. Si oye (pero esto ocurrirá mucho después) algo como un paisaje sumido en el miedo, con hogueras entre las piedras, con siluetas semidesnudas en cuclillas, creo que estará bien encaminado, y lo mismo si oye un río por donde bajan barcas pintadas de amarillo y negro, si oye un sabor pan, un tacto de dedos, una sombra de caballo. Después compre solfeos y un frac, y por favor no cante por la nariz y deje en paz a Schumann. 

13.- 

Instrucciones para dar cuerda al reloj  Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan.  ¿Qué más quiere, qué más quiere? Atelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj, gangrenando la fría sangre de sus rubíes. Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.

14.- 

Me diste la intemperie, la leve sombra de tu mano pasando por mi cara. Me diste el frío, la distancia, el amargo café de medianoche entre mesas vacías.

15.- 

Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo,  como un perro que pasa, una colina, esas cosas de nada, cotidianas, espiga y cabellera y dos terrones, el olor de tu cuerpo, lo que decís de cualquier cosa, conmigo o contra mía,  todo eso es tan poco, yo lo quiero de vos porque te quiero.  Que mires más allá de mí, que me ames con violenta prescindencia del mañana, que el grito de tu entrega se estrelle en la cara de un jefe de oficina,  y que el placer que juntos inventamos sea otro signo de la libertad.

16.- 

 Qué vanidad imaginar que puedo darte todo, el amor y la dicha, itinerarios, música, juguetes. Es cierto que es así: todo lo mío te lo doy, es cierto, pero todo lo mío no te basta como a mí no me basta que me des todo lo tuyo.  Por eso no seremos nunca la pareja perfecta, la tarjeta postal, si no somos capaces de aceptar que sólo en la aritmética el dos nace del uno más el uno.  Por ahí un papelito que solamente dice:  Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte.

17.- 

Vanidad de creer que comprendemos las obras del tiempo: él entierra sus muertos y guarda las llaves. Sólo en sueños, en la poesía, en el juego -encender una vela, andar con ella por el corredor- nos asomamos a veces a lo que fuimos antes de ser esto que vaya a saber si somos.

18.- 

“Yo creo que desde muy pequeño mi desdicha y mi dicha al mismo tiempo fue el no  aceptar las cosas como dadas. A mí no me bastaba con que me dijeran que eso era  una mesa, o que la palabra "madre" era la palabra "madre" y ahí se acaba todo.  Al contrario, en el objeto mesa y en la palabra madre empezaba para mi un itinerario misterioso que a veces llegaba a franquear y en el que a veces me estrellaba."  "En suma, desde pequeño, mi relación con las palabras, con la escritura, no se diferencia de mi relación. 

19.- 

No me des tregua, no me perdones nunca. Hostígame en la sangre, que cada cosa cruel sea tú que vuelves. ¡No me dejes dormir, no me des paz! Entonces ganaré mi reino, naceré lentamente. No me pierdas como una música fácil, no seas caricia ni guante; tállame como un sílex, desespérame. Guarda tu amor humano, tu sonrisa, tu pelo. Dálos. Ven a mí con tu cólera seca de fósforos y escamas. Grita. Vomítame arena en la boca, rómpeme las fauces. No me importa ignorarte en pleno día, saber que juegas cara al sol y al hombre. Compártelo.   Yo te pido la cruel ceremonia del tajo, lo que nadie te pide: las espinas hasta el hueso. Arráncame esta cara infame, oblígame a gritar al fin mi verdadero nombre.

20.- 

Tengo esta noche las manos negras, el corazón sudado como después de luchar hasta el olvido con los ciempiés del humo. Todo ha quedado allá, las botellas, el barco, no sé si me querían, y si esperaban verme. En el diario tirado sobre la cama dice encuentros diplomáticos, una sangría exploratoria lo batió alegremente en cuatro sets. Un bosque altísimo rodea esta casa en el centro de la ciudad, yo sé, siento que un ciego está muriéndose en las cercanías. Mi mujer sube y baja una pequeña escalera como un capitán de navío que desconfía de las estrellas. Hay una taza de leche, papeles, las once de la noche. Afuera parece como si multitudes de caballos se acercaran a la ventana que tengo a mi espalda.

21.- 

Rechiflao en mi tristeza  Te evoco y veo que has sido  en mi pobre vida paria  una buena biblioteca.  Te quedaste allá,  en Villa del Parque, Con Thomas Mann y Roberto Arlt y Dickson Carr, con casi todas las novelas de Colette, Rosamond Lehmann, Charles Morgan, Nigel Balchin, Elías Castelnuovo y la edición tan perfumada del pequeño amarillo Larousse Ilustrado, donde por suerte todavía  no había entrado mi nombre.  También se me quedó un tintero con un busto de Cómodo, emperador romano  cuya influencia en las letras nunca me pareció excesiva.

22.- 

Y si el llanto te viene a buscar agarrálo de frente, bebé entero el copetín de lágrimas legítimas. Llorá, argentino, llorá por fin un llanto de verdad, cara al tiempo que escamoteabas ágilmente, llorá las desgracias que creías ajenas, la soledad sin remisión al pie de un río, la culpa de la paz sin mérito, la siesta de barrigas rellenas de pan dulce. Llorá tu infancia envilecida por el cine y la radio, tu adolescencia en las esquinas del hastío, la patota,  el amor sin recompensa, llorá el escalafón, el campeonato, el bife vuelta y vuelta, llorá tu nombramiento o tu diploma que te encerraron en la prosperidad o la desgracia que en la llanura más inmensa te estaquearon a un terrenito que pagaste en cuotas trimestrales.

23.- 

 Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.        Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. 

24.-

Cuando los amigos se entienden bien entre ellos, cuando los amantes se entienden bien entre ellos, cuando las familias se entienden bien entre ellas, entonces nos creemos en armonía. Engaño puro, espejo para alondras. A veces siento que entre dos que se rompen la cara a trompadas hay mucho mas entendimiento que entre los que están ahí mirando desde afuera.
 
25.-

¿Quién los ve andar por la ciudad  si todos están ciegos ?  Ellos se toman de la mano: algo habla  entre sus dedos, lenguas dulces  lamen la húmeda palma, corren por las falanges,  y arriba está la noche llena de ojos.  Son los amantes, su isla flota a la deriva  hacia muertes de césped, hacia puertos  que se abren entre sábanas.  Todo se desordena a través de ellos,  todo encuentra su cifra escamoteada;  pero ellos ni siquiera saben que mientras ruedan en su amarga arena  hay una pausa en la obra de la nada,  el tigre es un jardín que juega.  Amanece en los carros de basura,  empiezan a salir los ciegos,  el ministerio abre sus puertas.  Los amantes rendidos se miran y se tocan  una vez más antes de oler el día.  Ya están vestidos, ya se van por la calle.  Y es sólo entonces  cuando están muertos, cuando están vestidos,  que la ciudad los recupera hipócrita y les impone los deberes cotidianos.

26.-

Ayer he recibido una carta sobremanera. Dice que "lo peor es la intolerable, la continua".  Y es para llorar, porque nos queremos,  pero ahora se ve que el amor iba adelante,  con las manos gentilmente para ocultar la hueca suma de nuestros pronombres.  En un papel demasiado. En fin, en fin. Tendré que contestarte, dulcísima penumbra, y decirte:  Buenos Aires, cuatro de noviembre de mil novecientos cincuenta.  Así es el tiempo, la muesca de la luna presa en los almanaques, cuatro de.  Y se necesitaba tan poco para organizar el día en su justo paso,  la flor en su exacto linde, el encuentro en la precisa. Ahora bien, lo que se necesitaba. Sigue a la vuelta como una moneda, una alfombra, un irse. (No se culpe a nadie de mi vida.)

27.-

Vuelvo a mentir con gracia, me inclino respetuoso ante el espejo que refleja mi cuello y mi corbata. Creo que soy ese señor que sale todos los días a las nueve.  Los dioses están muertos uno a uno en largas filas de papel y cartón.  No extraño nada, ni siquiera a ti te extraño. Siento un hueco, pero es fácil  un tambor: piel a los dos lados. A veces vuelves en la tarde, cuando leo cosas que tranquilizan: boletines,  el dólar y la libra, los debates de Naciones Unidas. Me parece que tu mano me peina. ¡No te extraño!  Sólo cosas menudas de repente me faltan  y quisiera buscarlas: el contento, y la sonrisa, ese animalito furtivo que ya no vive entre mis labios.

28.-

Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos.

29.-

A un señor se le caen al suelo los anteojos, que hacen un ruido terrible al chocar con las baldosas. El señor se agacha afligidísimo porque los cristales de los anteojos cuestan muy caro, pero descubre con asombro que por milagro no se le han roto.  Ahora este señor se siente profundamente agradecido y comprende que lo ocurrido vale por una advertencia amistosa, de modo que se encamina a una casa de óptica y adquiere en seguida un estuche de cuero almohadillado doble protección, a fin de curarse en salud. Una hora más tarde se le cae el estuche, y al agacharse sin mayor inquietud descubre que los anteojos se han hecho polvo. A este señor le lleva un rato comprender que los designios de la Providencia y que en realidad el milagro ha ocurrido ahora.

30.-

Nos queríamos en una dialéctica de imán y limadura, de ataque y defensa, de pelota y pared.

 

pdg

 

 

 

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red