Desmenuza novelas de autores de culto

El escritor Hernán Lara Zavala reflexiona sobre el amor, la ciudad, la literatura y el alcohol a partir de autores como Joyce, Proust, Rulfo y Lowry, entre otros

COMPARTIR 
21/08/2014 03:00 Juan Carlos Talavera
El escritor Hernán Lara Zavala. Foto: Karina Tejada
El escritor Hernán Lara Zavala. Foto: Karina Tejada

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de agosto.- Quince reflexiones sobre amor, ciudad, literatura y alcohol presenta Hernán Lara Zavala en su libro La prisión del amor y otros ensayos narrativos, donde desmenuza las novelas emblemáticas de autores como James Joyce, Marcel Proust, Juan Rulfo, Malcolm Lowry, Vladimir Nabokov, Jonathan Swift, entre otros. “La idea del libro es que el lector se enfrasque en una lectura donde aprenda algo y descubra aspectos peculiares sobre los personajes de esas novelas”, dice en entrevista.

En la actualidad el ensayo es un género poco abordado, explica el también autor de Equipaje de mano y Península, península, sin embargo a la hora de escribir es muy dúctil y lo puedes utilizar para hacer cualquier cosa.

“Así que en este libro quise mostrar diferentes temas y en vez de tomar una novela armo un panorama narrativo”, aunque es claro que el destinatario debe tener ciertos curiosidad e intereses.

“En el fondo son trabajos de autores que conozco bien y que me han apasionado, como Malcolm Lowry, Robert Louis Stevenson, James Joyce, Vladimir Nabokov y Oscar Wilde, entre otro, pero el chiste es que el lector se pueda enfrascar en una lectura donde aprenda y descubra detalles sobre los personajes de estas novelas”.

El primer tema es el amor. Así que pensemos en cuántos autores se han interesado en robar una mujer. Bueno, ahí está Pedro Páramo con Susana San Juan, Humbert con Lolita y Marcel Proust con la prisionera, comenta.

“Mucha gente cree que el amor se inventó con los trovadores, durante el medioevo, con el amor cortés. Pero me imagino que esto que hoy llamamos amor se llamaba de otra manera durante la época de los griegos, porque quienes peleaban por Helena de Troya no sólo querían poseerla… estaban enamorados de ella”.

Sin duda, el amor también está presente en William Shakespeare donde aparece esa parte dramática, por ejemplo en Otelo, o en la clásica Romeo y Julieta, donde aparece la celebración del amor.

Hacia el siglo XIX en Inglaterra se refleja un amor bastante casto, explica, en el sentido de que los personajes no aparecen en la cama, salvo el caso de Madame Bovary y Ana Karenina. Y un siglo después el tema es abordado de una manera más complicada: a partir de aquella idea de John Updike, quien asegura que “el adulterio es el pecado de la burguesía; la violación, el de la turba, y el incesto, el de la aristocracia”.

Lo que es un hecho es que las mejores novelas del siglo XX enfatizan el carácter perverso de las historias de amor, escribe Hernán Lara Zavala (1946) en su libro. Y añade: “A mi parecer las mejores novelas eróticas del siglo XX tienen algo en común: el protagonista es de algún modo un desadaptado social de orden perverso que, para poseer por entero al objeto amado, se ve en la necesidad de recurrir a la fuerza para retenerlo”.

Otro de los temas que se aborda en este libro es la esperanza por la utopía, donde se toman como referencia dos grandes obras del siglo XX: 1984 de George Orwell y Un mundo feliz de Aldous Huxley.

“Si te das cuenta, ambos tuvieron razón, sólo que Orwell era mucho más político y su distopía se cumplió totalmente porque todos los totalitarismos tienen el mismo destino, sin importar si eran de izquierda o derecha. Y en el caso de  Huxley, lo que sucede es que él tenía la esperanza a favor de las drogas, pues incluso escribió Las puertas de la percepción, de donde extrajo su nombre el grupo The Doors.

La prisión del amor y otros ensayos narrativos nació de las preferencias literarias de Lara Zavala, donde se refiere al tema del amor como posesión, la esperanza de la utopía en un mundo proclive a la infelicidad, la división entre ciencias y humanidades, la ciudad en las novelas de Joyce, Malcolm Lowry con el peso de su vida y obra en México, el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, los escritores y el buen beber, y la figura de Friedrich Nietzsche.

Relacionadas

Comentarios