Tianguis oculta obras de Museo Nacional de Culturas Populares

Piezas artesanales como una canoa y el cuescomate, que formó parte de la primera muestra, están abandonadas

COMPARTIR 
19/08/2014 03:46 Luis Carlos Sánchez
Los bazares multitudinarios, disfrazados de expo ventas, que se realizan en el Museo Nacional de Culturas Populares relegan a segundo plano algunas de las obras artesanales que subsisten en el espacio. Por detrás de las carpas se pueden apreciar una canoa y un cuescomate

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de agosto.- Los bazares multitudinarios, disfrazados de expo ventas, que se realizan en el Museo Nacional de Culturas Populares (MNCP) relegan a segundo plano algunas de las obras artesanales que subsisten en el espacio. Por detrás de las carpas que se instalan para colocar a los vendedores, una canoa que formó parte de una exposición está abandonada, lo mismo sucede con el cuescomate que formó parte de la primera exposición con que abrió el museo en 1982.

De acuerdo con empleados del lugar, la obra está destinada a la basura, a pesar de que en la página de internet del recinto se menciona que forma parte de las colecciones del museo. “Sólo estamos esperando que se lo lleven”, dice uno de los empleados que deposita la basura que genera el bazar.

Descuidado y sin atención, el cuescomate es una reproducción que formó parte de la exposición El maíz, fundamento de la cultura popular mexicana, con la que abrió sus puertas el museo que administra la Dirección General de Culturas Populares del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

La obra, que durante años estuvo en los patios Central y Jacaranda, hoy espera al camión de la basura. ¿Piensa que el concepto de Guillermo Bonfil Batalla sigue prevaleciendo en el museo? se le pregunta al director Rodolfo Rodríguez Castañeda: “Los museos tienen diferentes características de acuerdo con la dirección, pero el espíritu del museo sigue siendo el mismo. Tal vez hemos incluido ramas nuevas que a la gente no le parecen, pero que son de la cultura popular, la cultura popular es tan grande. Definitivamente el carácter fundacional del museo se sigue respetando, la vocación justamente, el trabajo con las culturas populares, con los artesanos y la cultura inmaterial se sigue trabajando”, dice.

Ayer, Excélsior informó que en los últimos años el espacio ha sido utilizado como mercado. De acuerdo con especialistas de la cultura popular, como las antropólogas Sol Rubín de la Borbolla y Luz Lozano, así como el etnomusicólogo Camilo Camacho, el museo fundado por Guillermo Bonfil Batalla ha perdido el rumbo que tuvo en sus inicios, cuando dio más prioridad a la cultura viva mexicana y fue un lugar de encuentro para especialistas, artistas y los hacedores de la cultura popular.

“Lo que había concebido Bonfil Batalla no era nada rígido, era un pensamiento que dependía de los hacedores de la cultura popular, eso se ha olvidado, pero no sólo en el museo sino en la práctica institucional misma, ahora se ha privilegiado mucho la obra a muro y el objeto en vitrina, la gente se queda de lado”, opinó Lozano.

Por su parte, Camacho relató a este diario que a cambio de la realización de una presentación de un disco de música tradicional, el museo le pidió plumines y una carpeta de contabilidad, “es lamentable que una institución como ésta esté pidiendo este tipo de materiales a los propios músicos tradicionales, a los artistas. Creo que hay un descuido con respecto a los propósitos iniciales del museo”, consideró.

El director del recinto aceptó que se llevan a cabo expo ventas, en las que se invita como máximo a 40 vendedores. Sin embargo, Excélsior pudo constatar que se han realizado bazares en los que se ocupan los tres patios del museo y se cobra hasta dos mil pesos a cada participante. De acuerdo con versiones recabadas, la afluencia de hasta 25 mil personas en un solo día, ha obligado a las autoridades del espacio a cerrar las exposiciones privilegiando la venta antes que la actividad que le da sentido al edificio ubicado en Coyoacán.

Ayer, este diario quiso conocer la postura de la directora de Culturas Populares, Alejandra Fraustro, pero la oficina de Comunicación Social del Conaculta pidió esperar al día de hoy para que la funcionaria se “empapara” del tema.

Comentarios

Lo que pasa en la red