Ojo por ojo: ciudad y espíritu

Las clases masivas de yoga son una tradición dominical en el DF. Ya son miles quienes practican esta disciplina física y mental

COMPARTIR 
16/08/2014 04:10 Fotos: Eduardo Jiménez/ Texto: Fernando Islas

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de agosto.- Practicar yoga sobre Paseo de la Reforma parece un trastorno. Es como querer hacer un examen en medio de un lugar donde se celebra un concierto de rock. Pero sí, espíritu y ciudad se citan de vez en vez con un poder de convocatoria importante, meditación en una zona habitualmente llena de  corazones agitados. Como sea, el yoga ayuda a amortiguar el barullo cotidiano de una ciudad interminable. Es la unión del alma con lo divino. Bienestar para mentes y cuerpos llenos de una energía y vitalidad que hay que liberar para que siga transformándose.

Comentarios

Lo que pasa en la red