Acervo Gustavo Casasola muestra a fundadores de la prensa

En esta segunda entrega, la Fundación Casasola por la Cultura A.C. revela imágenes de los protagonistas del medio impreso a principios del siglo XX en México

COMPARTIR 
29/07/2014 04:02 Juan Carlos Talavera

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de julio.- Periodistas, fotógrafos y escritores de principios de siglo abundan en el Archivo Gustavo Casasola, resguardado por la Fundación Casasola por la Cultura A.C., donde aparecen Amado Nervo y Agustín Víctor Casasola en un encuentro en 1918.

También aparece una fotografía histórica donde Rafael Alducin posa, junto a fotógrafos y periodistas de principios del siglo XX, quien una década después fundará Excélsior (1917). Así como Rafael Reyes Spíndola quien fundó El Imparcial con apoyo del gobierno; los niños voceadores y los periodistas posando en la frontera.

Todas son fotografías inéditas y formarán parte del libro Agustín Víctor Casasola. Noticias de los hombres de prensa que se publicará a principios de 2015, para contar la historia del periodismo captada por los Casasola entre 1900 y 1942.

Fundador de Excélsior

En esta fotografía de 1911, aparece la primera mesa directiva de la Asociación de Fotógrafos de Prensa, donde fue elegido Agustín Víctor Casasola como su presidente. Aquel día se ofreció un banquete a los directores y redactores de diferentes medios, donde están aparecen (de izquierda a derecha): Jerónimo Hernández del periódico Nueva Era, Rafael Alducin (con lentes oscuros), quien dirigirá Revista de Revistas en 1915 y después fundará Excélsior, en 1917.

También aparecen: Miguel Víctor Casasola (hermano de Agustín), Enrique de Llano; José Gómez Ugarte, director de El Imparcial; Agustín Víctor Casasola, Ezequiel Álvarez Tostado y sentado el fotógrafo Antonio Garduño. El evento fue realizado, luego de que el presidente interino Francisco León de la Barra inaugurara una exposición
fotográfica.

En la frontera

Un gran arco con la palabra Welcome es el epílogo del primer encuentro entre un presidente mexicano y otro estadunidense: Porfirio Díaz y William H. Taft. Es el año de 1909 y un grupo de periodistas posa a la mitad de la línea fronteriza entre El Paso, Texas y Ciudad Juárez.

En la imagen se ve la bandera mexicana del lado izquierdo y la de Estados Unidos del derecho, y al centro un grupo de periodistas y fotógrafos que cubrirán aquel suceso internacional importante para el gobierno de Díaz.

Los periodistas visten con elegancia y llevan sombrero, pero resaltan tres de los fotógrafos legendarios de la época: al frente Jerónimo Hernández, quien sostiene con la mano derecha su cámara Graflex, que tiene la forma de caja negra; atrás el medio perfil de Agustín Víctor Casasola, y en el costado derecho Manuel Ramos, quien sostiene su tripié y sujeta un morral con la mano izquierda.

Niños voceadores

En una foto alegórica de 1918 aparecen los papeleritos que distribuían el periódico El Demócrata. La imagen fue captada en el Centro Histórico, donde se aprecia la participación de los niños en este oficio, pero también las diferencias en su vestimenta y el calzado, donde uno de ellos va descalzo. La mesa, se dice, pudo ser parte de un pequeño agradecimiento para los niños, una fiesta del periódico.

El camarada Amado Nervo

“¡Casasola!, ¿pero todavía vive?”, le pregunta Amado Nervo a Agustín Víctor Casasola, aquella tarde del 10 octubre de 1918, tras su llegada a la Ciudad de México.

Entonces el poeta lo abraza y le dice: “No puede darme usted mayor satisfacción, camarada de ayer y camarada de hoy, porque yo también pertenezco a Caras y Caretas”, revista para la que aún colabora Casasola.

Al final de aquel encuentro, Nervo le dedicará al fotógrafo y periodista un poema inédito, titulado El lucero, que acompañará el reportaje que Casasola publicará en dicha revista.

Carruaje en Plateros

El carruaje que pasa frente a la proveedora de artículos fotográficos American Photo Supply Co. fue el principal lugar del Centro Histórico donde Agustín Víctor Casasola y Gustavo Casasola Zapata surtían el material para su trabajo como fotógrafos. Entonces llevaba por nombre San Francisco, Paseo de Plateros, hasta 1914, cuando el Centauro del Norte le cambió el nombre al de llamada Francisco I. Madero.

La imagen corresponde a la etapa porfirista, hacia 1904, donde se puede apreciar el templo de La Profesa y un ambiente clásico de la época con sus carruajes de tracción animal, donde se aprecia cómo una mujer de la época se ataja el sol con una sombrilla, mientras sobre la calle se concentran todas las clases sociales.

La American Photo Supply Co. fue una de las pocas tiendas donde podían comprar artículos como los focos rojos o amarillos para el cuarto oscuro, químicos y las laminitas para el magnesio. La fotografía ofrece una panorámica de una escena cotidiana. Así era el Centro Histórico de la Ciudad de México hace 110 años.

El Imparcial

En otra imagen posa Rafael Reyes Spíndola, junto a Sara Jiménez Gutiérrez, su esposa e hija de Mariano Jiménez, entonces gobernador de Michoacán.

Reyes Spíndola fue aquel connotado periodista que, en 1896, recibió 50 mil pesos del ministro de Hacienda y Crédito Público del gobierno de Porfirio Díaz, José Yves Limantour, para fundar el periódico El Imparcial, ubicado en el Centro Histórico, aunque con ese dinero también construyó otro edificio que se encontraba en la parte posterior del Hotel Regis. La fotografía es de 1914.

 

 

Comentarios

Lo que pasa en la red