Pablo Neruda, antes y después

Se cumplen 90 años de la publicación de un parteaguas en la literatura en español: 'Veinte poemas de amor y una canción desesperada'

COMPARTIR 
12/07/2014 05:27 Virginia Bautista

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de julio.- En la poesía del continente americano hay un antes y un después de Veinte poemas de amor y una canción desesperada, del chileno Pablo Neruda (1904-1973), afirma tajante Hernán Lavín Cerda.

El escritor chileno afincado en México desde hace casi cuatro décadas, quien conoció al premio Nobel de Literatura 1971 y compartió con él varias reuniones, señala que este poemario que Editorial Nascimento publicó hace 90 años, en 1924, fue un verdadero parteaguas literario.

En él se ve una convulsión contra la poesía un tanto melancólica que estaba de moda. Son poemas realmente sorprendentes, que dieron apertura a la escritura de hoy”, añade.

El también novelista y catedrático de la UNAM agrega que el origen de este segundo poemario de Neruda, quien nació en Parral (Chile) un día como hoy de hace 110 años, se explica como “una evolución consciente de su poética, que trata de salirse de los moldes del posmodernismo que dominaban sus primeras composiciones y su primer libro, Crepusculario (1923)”.

Esta es, señala, una de las obras que lo inmortalizarían. “El vocabulario es en general sencillo. En ella se dan cita dos conceptos métricos diferentes: hay un núcleo de poemas que responden a una métrica regular, en los que destaca el uso del verso alejandrino, y en otros vemos que esta tendencia a la regularidad se rompe con gran libertad”.

Hernán Lavín destaca que con Veinte poemas de amor… Neruda consiguió un ideal de comunicación con el lector, sin por ello renunciar a una elaboración compleja y exigente.

Para el escritor Juan Domingo Argüelles, Neruda es “uno de los últimos poetas populares continentales” y debe esta popularidad, sobre todo, a Veinte poemas de amor y una canción desesperada, que publicó cuando rondaba los 20 años de edad.

Es un libro de juventud. No es su mejor poemario, tal como Residencia en la tierra (1925–1931) o Canto general (1950), pero lo que le falta por lograr en calidad lo alcanza en profundidad”, indica.

Dice que, después del nicaragüense Rubén Darío (1867-1916) y del mexicano Amado Nervo (1870-1919), Neruda es uno de los poetas más leídos. “Sus poemas amorosos por excelencia, que no se arredran ante el peligro de la cursilería, acompañan siempre a los lectores de poesía. Es un poeta en permanente contacto con sus lectores”.

El ensayista y autor de diversas antologías de poesía recuerda que en 2001, para celebrar el tercer aniversario de la colección Poesía de Plaza y Janés, sus editores convocaron a los lectores a votar por su poema preferido, con la idea de
reunir en un libro los 50 poemas del milenio, escritos en español o en cualquier otra lengua del Estado español.

Y narra que, entre autores como San Juan de la Cruz, Garcilaso de la Vega, Quevedo, Bécquer, Darío, Machado, García Lorca, Miguel Hernández, César Vallejo, Luis Cernuda, Rafael Alberti o Borges, entre otros, Neruda encabezó la lista con el Poema 20 de Veinte poemas de amor y una canción desesperada, y Poema 15, del mismo libro, quedó ubicado en el tercer sitio. “Primero y tercero, entre los 50 poemas predilectos de los lectores”.

Best-seller internacional

A lo largo de estas nueve décadas se han dado a conocer diversas ediciones. En 2010, Océano Exprés presentó con un nuevo diseño este poemario que “ocupa un lugar de privilegio dentro de la vasta y siempre vigente obra de Neruda”.

En su prólogo destaca su vitalidad. “No sólo es uno de sus trabajos más populares, sino también el que mejor refleja los claroscuros del amor: la vehemencia, el júbilo y la exaltación, pero también la zozobra, la incertidumbre y la melancolía. Es un poemario de belleza imperecedera y apasionado lirismo en cuyas páginas late aún el impulso del modernismo, pero en donde se pueden apreciar los destellos de la renovación formal de la poesía que protagonizó el autor”.

Ahora, a 90 años de su publicación y tras haber acompañado las relaciones amorosas de varias generaciones de hispanoamericanos, Veinte poemas de amor… se ha convertido en un best-seller internacional: se calcula que ha vendido 20 millones de copias en el mundo. Y editorial Pehuén acaba de lanzar una edición en cuatro idiomas.

Pero no es lo único con lo que se festeja los 110 años del nacimiento del escritor. A esta edición conmemorativa se suma el libro Viaje al corazón de Neruda, del sello Amanuta, que recorre la vida del poeta, diplomático y activista político a través de ilustraciones y textos breves, especialmente pensada para los niños y jóvenes.

Además, en Estados Unidos acaba de aparecer en versión bilingüe una monumental edición que recoge una de las composiciones poéticas preferidas de Neruda: las odas. All the odes reúne las 225 odas que publicó. El libro estuvo al cuidado del crítico Ilan Stavans, quien convocó a 18 traductores para dar vida a un volumen que supera las 800 páginas.

Este año, la presencia del llamado “poeta del amor” se fortalece con la publicación, a finales de este 2014, de los 21 poemas inéditos que descubrió en su archivo la Fundación Pablo Neruda, hallazgo que fue dado a conocer el pasado 18 de junio por la editorial Seix Barral en Barcelona. “Y no sólo poemas, sino también algo de prosa, discursos o conferencias escritas entre 1956 y finales de los años 60”.

Pere Gimferrer, poeta y experto literario de Seix Barral, dijo que estos textos muestran a un Neruda con “el poderío imaginativo, la desbordante plenitud expresiva y un apasionamiento erótico o amatorio”.

Aunque Juan Domingo Argüelles, por su parte, tiene sus reservas sobre este anuncio. “Los inéditos no alterarán el concepto de su obra. No creo que guarden muchas sorpresas, pues son textos que el mismo poeta no consideró para su publicación, no los seleccionó, pero su aparición no deja de ser interesante y hay que esperar su publicación”.

 

Los 20 poemas

  • Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos
  • En su llama mortal

la luz te envuelve

  • Ah vastedad de pinos,

rumor de olas quebrándose

  • Es la mañana llena

de tempestad

  • Para que tú me oigas
  • Te recuerdo como eras

en el último otoño

  • Inclinado en las tardes

tiro mis tristes redes

  • Abeja blanca zumbas

ebria de mielen mi alma

  • Ebrio de trementina

y largos besos

  • Hemos perdido aun este crepúsculo
  • Casi fuera del cielo ancla

entre dos montañas

  • Para mi corazón basta tu pecho
  • He ido marcando

con cruces de fuego

  • Juegas todos los días

con la luz del universo

  • Me gustas cuando callas

porque estás como ausente

  • En mi cielo al crepúsculo

eres como una nube

  • Pensando, enredando sombras

en la profunda soledad

Aquí te amo

  • Niña morena y ágil,

el sol que hace las frutas

  • Puedo escribir los versos

más tristes esta noche

  • Una canción desesperada

Relacionadas

Comentarios