A escena, la necedad por manejar el futuro

Montan La velocidad del zoom del horizonte, escrita por David Gaytán, que es una pieza dramática inspirada en la novela Solaris, de Stanislaw Lem

COMPARTIR 
03/07/2014 05:42 Sonia Ávila
Parte del montaje dirigido por Mauricio Acosta

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de julio.- Comprender la relación del hombre frente al hombre, su vínculo con la muerte, su necesidad de conocimiento, su atadura al pasado y necedad por controlar el futuro son algunos de los planteamientos que el dramaturgo David Gaytán plantea en la obra La velocidad del zoom del horizonte.

Se trata de una pieza dramática inspirada en la novela Solaris, de Stanislaw Lem, que a partir de la ciencia ficción y un tono de humor ácido propone una reflexión filosófica sobre la condición del ser humano en la actualidad, y sus encuentros o desencuentros con la ciencia, la religión o el amor.

La obra iniciará temporada en la Sala Xavier Villaurrutia a partir de la próxima semana con la actuación de Úrsula Pruneda, Tomás Rojas, David Gaytán, Raúl Villegas, Esmirna Barrios, Antonio Alcántara, Jorge Escandón y Pepe Romero, y la dirección de Mauricio Acosta.

Al apostar a la libertad de creatividad que permite la ciencia ficción, el relato cuenta cómo cuatro hombres son enviados a investigar un nuevo planeta a través de una nave espacial llamada El animal. En el trayecto, los protagonistas descubren que más allá de seres extraños, existen “pendientes” individuales en su interior.

“Lo que pasa en el teatro es que no hay un único tema que aborde, sino que se tratan muchas reflexiones importantes: la búsqueda de lo humano a partir del conocimiento, qué es lo que queremos entender del mundo, y cómo entendiendo la realidad nos apropiáramos de ella. Aparece algo que no está resuelto, no es claro, y son los pendientes que debemos resolver como personas”, explica Tomás Rojas.

A pesar de las reflexiones en el escenario, el actor —quien interpreta a un disidente extremo— asegura que la puesta en escena es más lúdica, liviana, para hacer sencilla la asimilación para el espectador; entonces el juego y el humor se proyectan a partir de un lenguaje y diálogo “fino”.

A ello se suma una atmósfera minimalista. En el escenario apenas se usan tres bancas y un juego de luces con lo que los ocho actores desarrollan una historia de más de una hora. Ello, asegura Rojas, obligó a trabajar el texto más allá de la lectura simple; a crear un ambiente futurista y referir a objetos que  físicamente no existen.

“El texto es muy complicado, hay que tratar de entenderlo. Mi reflexión es que el problema está en el presente; la incertidumbre de la vida en el presente, ahí es donde se construye la persona”, replica quien recrea un hombre que mientras defiende un pensamiento radical es infantil en su modo de amar.

Para Úrsula Pruneda, la única mujer en la misión espacial, afirma que para entender el sentido genuino de la historia se tiene que dimensionar desde la ficción, y en ese sentido responder a las preguntas del dramaturgo.

“El David (Gaytán) está muy influenciado por la cinematografía, entonces hizo una pieza de ciencia ficción que habla del comportamiento del hombre, su relación de los unos con los otros,  con el amor, la condición moral”, reflexiona al afirmar que la narrativa transcurre a manera de cine.

¿Dónde y cuándo?

La velocidad del zoom del horizonte se presentará del 10 al 24 de agosto en la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque. Jueves y viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 horas y domingos a las 18:00 horas. 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red