Bicicletas a la mexicana pedalean en NY

La Gran Manzana recibirá 122 esculturas de Gilberto Aceves Navarro, como un gran ejercicio de arte urbano

COMPARTIR 
27/06/2014 05:52 Sonia Ávila

CIUDAD DE MÉXICO, 27 de junio.- Luego de exhibirse en la explanada del Palacio de Bellas Artes en 2008, en una plaza pública de Monterrey en 2010 y en 2012 en Tlajomulco, Jalisco, las bicicletas de acero diseñadas por Gilberto Aceves Navarro (Cd. de México, 1931) llegan a Nueva York como un símbolo de desarrollo urbano.

Serán 122 piezas de gran formato las que se desplegarán por diez espacios públicos a lo largo de Brooklyn y Manhattan del 1 de julio al 30 de septiembre, en el marco de un proyecto para la promoción del uso de la bicicleta desarrollado por el Departamento de Transporte y el Departamento de Parques y Recreación del gobierno de Nueva York.

Con el título Las bicicletas, el conjunto de esculturas son diseños propios de Aceves Navarro que luego de esbozar en cartón con figuras extravagantes cortadas en acero con un sistema láser, y pinta en color rojo, blanco, negro o naranja, ex profeso para montarse en espacios al aire libre. Para el proyecto en Nueva York, el artista hizo 250 bocetos.

Más allá de ser una promoción de la bicicleta como transporte, las esculturas de más de un metro de largo por dos de alto son un ejercicio de arte urbano que tiene su origen en la sencillez del dibujo abstracto, pues si por algo se conoce al artista es por sus composiciones dinámicas con un juego de luz y color, que tanto en el óleo como en la escultura llevó hasta el realismo y el expresionismo.

A manera de juego, en los diseños se deforma la estructura original de la bicicleta, y más bien parecen representaciones del movimiento continuo del velocípedo interpretados por Aceves Navarro, y si bien su exposición no siempre ha estado vinculada con el medio ambiente, el pintor de 83 años de edad considera que al ser símbolo universal, ponen en relieve la importancia de una educación urbana y de conciencia ecológica.

“La muestra surge de mi deseo de conectar a las personas con el medio ambiente. Es mi deseo que mientras los neoyorquinos disfrutan su verano, la exhibición muestre que existen otras alternativas de transporte, ante el uso excesivo de los automóviles en las ciudades modernas”, comentó el artista, uno de los exponentes del expresionismo abstracto en México.

Para la ciudad neoyorquina se eligieron los puntos más emblemáticos para montar las esculturas en grupos de seis y doce. Se ubicarán en sitios como el parque Brooklyn, la Cadman Plaza, el teatro Harvey, el puente Brooklyn, el paseo marítimo de Brooklyn Heights, y el parque Prospect.

Para ubicar las estaciones, las autoridades neoyorquinas también produjeron una aplicación para dispositivos móviles en la que la gente podrá localizar una guía de los lugares alrededor de las áreas de Lower Manhattan y Brooklyn.

“La exposición Las bicicletas celebra el arte en zonas urbanas e invita a montar una bicicleta en uno de los centros culturales más importantes del mundo”, se afirma en el sitio web del proyecto, patrocinado por el gobierno de la ciudad a través del Departamento de Parques y Recreación, además de la empresa de diseño web Barrel.

Primero en Bellas Artes

El origen del proyecto fue la exposición retrospectiva del también muralista Premio Nacional de Ciencias y Artes 2003, que se realizó en el Palacio de Bellas Artes en 2008. Entonces se montaron 110 esculturas entre la explanada del palacio del mármol hasta la Alameda Central. Las piezas, del mismo color y tamaño, fueron el preámbulo de un recorrido curatorial por 50 años de producción proyectados en 400 piezas entre pintura, dibujo, grabado y escultura.

En 2009, un total de 80 de estas piezas se llevaron a Nuevo Laredo, Tamaulipas; luego entre 2010 y 2012, las esculturas viajaron a Monterrey, y en Tlajomulco, Jalisco, se instalaron de manera permanente 15 piezas en noviembre de 2012.

Las esculturas están valuadas, en promedio, entre 50 y 80 mil pesos, y algunas se han subastado para proyectos de carácter social. Como sucedió en Jalisco cuando se remataron siete piezas con un costo total de 500 mil pesos que se destinaron al “Centro de estimulación para personas con discapacidad intelectual” del estado.

Comentarios

Lo que pasa en la red