Museo del Chopo: la arquitectura, tras la autoconstrucción

La artista mexicana Sandra Calvo presenta una exposición que recrea la proyección de una vivienda de la periferia de Bogotá, Colombia

COMPARTIR 
25/06/2014 05:29 Sonia Ávila

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de junio.- Como si fuera una condición intrínseca de las ciudades de América Latina, sus zonas periféricas se trazan por un cinturón urbano-marginal, un caos aparentemente controlado de viviendas populares autoconstruidas que, más allá de carecer de un diseño arquitectónico, son reflejo del complejo sistema político, social y económico de cada país.

Es la premisa del proyecto artístico Arquitectura sin arquitectos, de Sandra Calvo (Cd. de México, 1977) en el que documenta la formación de asentamientos irregulares a las orillas de las urbes como respuesta a una crisis económica y, a la vez, a un fenómeno social de autoconstrucción cultural.

Sin intención de satanizar la práctica, la artista con estudios en Historia del Arte por la Universidad de La Sorbona París documentó durante dos años la dinámica de una familia originaria de Ciudad Bolívar, Bogotá. Por primera vez se exhibe el proyecto completo en el Museo Universitario del Chopo, con la réplica a escala real de la casa, y una serie de videos sobre la familia que ofrecen una suerte de perfil social.

Pero más allá de registrar en video un proceso caótico de edificación urbana, el proyecto de Calvo es una reflexión cuasi antropológica sobre la pobreza, la discriminación, la desigualdad, el hambre de quienes por diferentes circunstancias habitan regiones informales, y así repensar el significado de espacio
público.

“Llevo muchos años trabajando con la idea de espacio y de la ocupación informal de éste, de la ilegalidad, la informalidad que muchas veces se determinan en un sentido negativo. Me interesan ciudades como la Ciudad de México, Sao Paulo y la misma Bogotá que presentan características similares respecto al uso del espacio público.

“Hice el registro documental de todo el proceso de construcción de esta casa en Ciudad Bolívar que es una colonia como Chimalhuacán aquí. Entonces empecé a trabajar con la familia, y fue tanta la intimidad que me interesó hacer el registro de su vida y ofrecer una visión  completa de lo que significa la autoconstrucción, lo que hay detrás”, dice del proyecto que realizó con una beca de la Universidad Nacional de Colombia.

Calvo argumenta que mientras por un lado se criminaliza la informalidad tanto en el comercio como en la creación de zonas urbanas; por otro lado, las empresas de construcción expanden su mercado en las regiones periféricas con la venta al menudeo como lo hacen las proveedoras de cemento.

Por ello no resulta extraño que el 70 por ciento de la población de América Latina habite casas populares construidas por las mismas personas. “Este proyecto más que una defensa o una visión romántica es visibilizar un problema que existe y que no podemos seguir llamando informal cuando la mayoría vive en estas condiciones”.

Cuando habla de autoconstrucción, la artista refiere al proceso de edificación sin un plano previo, con recursos aportados de manera paulatina por los familiares quienes trazan su casa a partir de las necesidades del momento, y entonces se forman inmuebles sin un diseño organizado. Aunque este modo de crear rebasa la arquitectura, y es también la manera en que se forma el tejido social: “Aparecen tíos desconocidos, se suman los esposos o esposas de los hijos, se adoptan familiares”.

En el museo, Calvo montó a escala 1:1 la casa de siete por seis metros cuadrados a partir de una estructura de hilo. Las zonas marcadas de negro son las que la familia acordó de manera unánime como el comedor, pero las que generaron conflicto como las habitaciones están señaladas con cordón rojo.

¿Dónde y cuándo?

Arquitectura sin arquitectos se inaugurará mañana, a las 19:00 horas, en el Museo Universitario del Chopo. Dr. Enrique González Martínez 10, colonia Santa María la Ribera.

Comentarios

Lo que pasa en la red