Un Fígaro divertido y sagaz para niños en el Centro Cultural Helénico

Arpegio Producciones Arte y Entretenimiento recrea para el teatro la famosa ópera de Mozart, a partir de una escenografía real y otra virtual

COMPARTIR 
16/06/2014 04:59 Sonia Ávila
La comedia se escenifica en cuatro actos.

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de junio.- Con una escenografía virtual fusionada con otra real, subtítulos en español, música original y la participación de cantantes profesionales, el drama de Fígaro para rescatar a su novia Susana de la maldad del rey llega al teatro infantil.

Se trata de la adaptación de la ópera Las bodas de Fígaro, obra de Amadeus Mozart y libreto Lorenzo da Ponte, para niños desde los cuatro años de edad, quienes se encontrarán con una propuesta de apenas una hora, sin perder la esencia de la historia y la música original.

A cargo de Arpegio Producciones Arte y Entretenimiento, el montaje se presenta en el Teatro Helénico en el marco del ciclo de ópera para niños con los cantantes Irasema Terrazas, Amed Liévanos, Sandra Maliká, Ana de la Vega, Mariano Fernández, Denise de Ramery, David Echeverría, Rosa Muñoz, Gustavo Umegido y David Aréizaga

“Pensando que el espectador infantil se convierta en el público asiduo a la ópera en un futuro, partimos de la reducción de la obra desde la partitura, tratando de mantener la línea dramática. En este caso combinamos una escenografía virtual y otra narrativa, y presentamos la parte inteligente, divertida y simpática de Fígaro, el protagonista”, explica Sylvia Rittner, directora artística de la compañía.

Aun cuando el público infantil implica retos escénicos especiales, la compañía apuesta por una producción que encamine a los niños a la reflexión sobre la historia y no se limiten a mirar dibujos o escuchar música. Por ello, la interpretación de los cantantes es en el idioma original, que se complementa con subtítulos traducidos y se conserva la secuencia de la historia.

Ello se suma al juego entre la escenografía virtual y la real en la que los actores transitan para generar un ambiente de fantasía que mantenga atento al público. La directora artística detalla que en la proyección digital se usan dibujos animados e iconos familiares para los niños como los llamados “emoticones”.

La comedia, en cuatro actos,  es una serie de enredos y confusiones que se desencadenan en los preparativos de la boda de Susana con Fígaro, tras enfrentarse al conde de Almaviva.

Aun cuando la historia trata el derecho de pernada –un ordenamiento que daba derechos a los aristócratas feudales sobre sus siervas–, el montaje apuesta por el humor y la comedia de los malentendidos, y a las características “bondadosas” de los personajes para acercar la historia a los niños a fin de motivar su apreciación del arte.

Para Jaime Matarredona, el director de escena, “esta es una comedia de enredos y de puertas, entonces todo lo que ocurre en escena es divertido porque Fígaro crea los enredos, hace las jugadas y sale vencedor.

“De lo que se trata es precisamente de una rebelión de Fígaro contra un conde mujeriego, que es su patrón. Fígaro es sagaz y simpático, entonces lo que hicimos fue destacar esta personalidad del personaje, que fascina a los niños”, añade quien ha producido obras infantiles desde hace 12 años.

A decir de Rittner, crear un montaje para niños requiere más que la reducción del relato en tiempo; el mayor desafío es lograr una obra que cautive sin alterar la esencia, que use la creatividad sin desvirtuar y consiga que el público capte el mensaje de la historia.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red