Viva Brasil: el Mundial no sólo es de futbol también es cultura Grupo H

Cada jueves hasta la apertura del Mundial de Brasil 2014, Excélsior dará a conocer las manifestaciones culturales más relevantes de cada uno de los países del torneo más importante de futbol

COMPARTIR 
05/06/2014 05:23 Luis Carlos Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de junio.- El Grupo H del Campeonato Mundial de Futbol Brasil 2014, formado por Corea del Sur, Bélgica, Argelia y Rusia, es el protagonista de esta séptima y penúltima entrega de Excélsior, en la que se da a conocer lo más relevante en términos artísticos de cada uno de los países participantes en la justa deportiva.

Grupo H

Wim Delvoye. Bélgica

En el cartel hay una figura rápidamente reconocible: se trata del famoso personaje Maestro Limpio que aparece sobre unas letras que forman la palabra Cloaca, escrito con la tipografía de un refresco de cola e identificable con una marca automotriz; más abajo la composición prolonga el aparato digestivo del muñeco publicitario. Todo forma parte de la polémica obra del belga Wim Deloye (Mervick, 1965).

Reconocido como uno de los artistas más destacados de la escena conceptual belga, Deloye ha llamado la atención no sólo en su país sino en el resto del mundo. Cloaca está compuesta además por un sofisticado sistema de tubos y envases de vidrio conectados entre sí que funcionan como aparato digestivo para convertir a la manera del cuerpo humano, alimentos industrializados en heces fecales. La alusión resulta sencilla: una crítica directa al capitalismo y al consumismo desmedido que se olvidó de reflexionar sobre lo que se compra.

Pero esa no es la única obra polémica del belga. En junio de 2012 causó revuelo en Francia cuando el Museo de Louvre lo invitó a exhibir su obra. Los suntuosos salones del museo parisino se vieron de repente invadidos por algunos ejemplares de su obra más famosa Art farm, de 2005, integrada por diferentes cerdos vivos que fueron tatuados por el artista y que hoy alcanzan en el mercado un precio superior a los más de 125 mil euros. Los cerdos son criados por el propio artista en una granja de Pekín y son tatuados por él mismo para después vender sus pieles como si se tratara de cuadros.

Delvoye comenzó a despuntar a mediados de la década de 1980 y su obra ha estado caracterizada por realizar una lectura humorística de la vida contemporánea. Su obra enaltece y revalora los procesos vitales del hombre; para el artista belga, las máquinas son generadoras de desperdicios deshumanizados a las que los hombres le han apostado mucho. Dice que ya nadie repara (la atención está en otra parte) en los procesos de su propio cuerpo y su complejidad sino que simplemente se expulsan las heces por un tubo a la manera de las mismas máquinas produciendo consumibles.

Tiene entre sus obras una serie de radiografías obscenas o escatológicas; otra de sus piezas es El proyecto Tim (2008): el suizo Tim Steiner se dejó tatuar la espalda para vender el trozo de piel a un coleccionista suizo en 150 mil euros, una vez que fallezca.

Yasmina Khadra. Argelia

La historia de Yasmina Khadra refleja la del mundo árabe más dogmático; no sólo por lo que este escritor nacido en 1955 ha contado en sus libros sino también porque cada uno de sus actos ha sido parte de la lucha que ha emprendido para hacerse escuchar. Sus inicios en la literatura tuvieron que ser desde lo incógnito: antes comandante del ejército argelino, el autor recurrió a un seudónimo femenino para comenzar a publicar su obra en Europa.

Ese nombre es por el que se le conoce, aunque el verdadero es Mohammed Moulessehoul. Al ambiente militar llegó casi de manera involuntaria cuando su padre lo matriculó en 1964 en la Escuela Nacional de los Cadetes de la Revolución. Ahí se habría de despertar el interés por la literatura, el cual compaginó junto con sus estudios. 

Su primera novela Houria laterminó en 1973 pero la publicó en 1984. Aquel primer libro y los cinco siguientes no dejarían al escritor totalmente satisfecho, principalmente por la influencia que tendría en su escritura la autocensura, pues su principal interés estaba en contar la situación que en esos años vivía Argelia: envuelta en el conflicto que provocaba el enfrentamiento de dos fuerzas antagonistas, el gubernamental FLN y el FIS islamista.

Como miembro del ejército, Mohammed Moulessehoul decidió dejar de existir con ese nombre como escritor y convertirse en Yasmina Khadra, el nombre —formado a partir de los nombres de su esposa— que le convertiría en un célebre autor, hoy reconocido como uno de los más relevantes del mundo árabe. Con el seudónimo publica en 1990 El loco del bisturí, pero la fama llegará en 1997 cuando escribe Morituri, donde describe la crisis argelina constituida de corrupción, terrorismo y represión.

Sus descripciones no se tratan de ficción. Yasmina Khadra abandonó definitivamente el ejército en 2000 para dedicarse a escribir, a partir de ese momento se estableció en Aix, Provence (Francia) y eligió el francés como el idioma para comunicarse a pesar de que sus primeros libros fueron escritos en árabe. El argelino tiene hasta el momento 14 libros publicados que han sido traducidos a diferentes idiomas, su más recientenovela Ce que le jour doit à la nuit, de 2008, fue traducida al español como Lo que el día debe a la noche.

Olga Kern. Rusia

El terreno musical ruso es sin duda uno de los más destacados; elegir una figura principal que represente la vanguardia en ese país resulta incompleto. Sin embargo, la pianista moscovita Olga Kern ha llamado la atención en el mundo entero por su virtuosismo en el piano. Kern nació el 23 de abril de 1975 y comenzó a estudiar piano a los cinco años.

La disciplina de la enseñanza musical rusa y el talento nato con el piano le llevaron a ganar a los 11 años su primer concurso y a los 17 a triunfar en el primer Concurso Internacional de Piano de Rachmaninoff. La pasión por la música tendría en Kern un elemento más: la que su familia le transmitió casi como un alimento más.

La joven Kern nació en una familia de músicos: su padre sigue siendo pianista de la orquesta del Teatro Bolshoi y su madre también ha dedicado la vida a ese instrumento, de hecho ella sería su primera maestra; además, su abuelo fue un destacado profesor de oboe, formando a una gran cantidad de músicos, mientras que su bisabuela fue cantante mezzosoprano que llegó a cantar acompañada por el propio Rachmaninoff, quien sustituyó en una ocasión al pianista que solía acompañarle.

Pero la estirpe musical no se queda ahí, pues la tatarabuela  de Kern también fue pianista y según ha contado ella misma, amiga personal de Tchaikovsky. Kern inició su formación con Evgeny Timakin, formadora de innumerables músicos en la Escuela Central de Música de Moscú y continuó su formación con Sergei Dorensky en el Conservatorio Tchaikovsky de Moscú, donde obtuvo el título de postgrado. También estudió con Boris Petrushansky en la Academia pianística Incontri en Imola, Italia.

La imagen de Kern es la de una bella pianista preocupada por cómo lucirá en el escenario, a la manera de las estrellas del pop, elige diferentes peinados para aparecer en escena y ha utilizado vestuarios que difícilmente ocupan otros intérpretes de música clásica. Eso sin embargo, no ha menguado su alabada técnica a la hora de ejecutar a Tchaikovsky, Chopin, Bach, Mozart, Beethoven, Shostakovich o Listz.

En 2002 ganó la medalla de oro en el prestigioso concurso Van Cliburn. Su trabajo incluye presentaciones en las salas más importantes del mundo como el Carnegie Hall o La Scala de Milán y ha grabado discos compactos interpretando a los grandes maestros de la música clásica en giras que incluyen países de Europa, así como EU, Japón, Sudáfrica y Corea del Sur.

Park Chan-Wook. Corea del Sur

Tuvo que pasar una década para que el cineasta coreano Park Chan-Wook (Seúl, 1963) filmara su primera película en inglés. A la carrera fílmica del realizador le hizo muy poca falta rodar en el lenguaje de Hollywood: su talento ante la cámara y su peculiar forma de mirar el mundo
—casi siempre desde la violencia y los excesos humanos— fueron un material más que suficiente para atraer las miradas del mundo occidental.

El tránsito parece sencillo: primero conquistó su país, Corea del Sur, donde el cineasta es toda una celebridad; luego se encargó e impactar al público europeo, principalmente a través de sus festivales. Lo cierto es que hoy por hoy, Park Chan-Wook representa la vanguardia del arte cinematográfico coreano y, en general, el oriental.

Nacido un 23 de agosto, el cineasta se graduó en Filosofía por la Universidad de Sogang, pero su vida estaría en el cine.

Su carrera inició a los 25 años de edad como ayudante del director Jae-young Gwak, con quien terminó la película A Sketch of a Rainy Day. Siete años después, en 1992, se aventuró con su primera cinta Moon is the Sun’s Dream, para la que él mismo escribió el guión; luego vendría Saminjo, en 1997, y Simpan, en 1999, aunque el éxito todavía no llamaría a la puerta del original e intenso cineasta coreano.

El acceso a la fama llegó junto con el nuevo milenio. Park Chan-Wook eligió contar para su película Gongdong gyeongbi guyeok o JSA (Joint Security Area) de 2000, el eterno conflicto entre las dos Coreas. Con esta cinta, el realizador definiría uno de los sellos que desde entonces le ha caracterizado: la insaciable búsqueda en el interior de la mente humana, principalmente cuando un sentimiento aterrador le domina.

La cinta, convertida rápidamente en éxito taquillero, cuenta la historia de dos militares norcoreanos asesinados por uno surcoreano en el área fronteriza de las Coreas. A partir de entonces la carrera del director ha sido ascendente; tras la conquista del público emprendió la filmación de una trilogía sobre la venganza que le granjeó la admiración occidental: todo comenzó con Boksuneun naui geot (2002); después siguió la adaptación del manga homónimo Oldboy (2003) con la que ganó el gran premio del jurado del Festival de Cannes de 2004 (y que próximanente tendrá un remake hollywoodense), y concluyó con Chinjeolhan
geumjassi
(Sympathy for Lady Vengeance, 2005) con la que volvió a obtener diferentes premios.

Con su película más reciente Stoker (2012) —la primera en inglés—, ya no ha tenido que buscar popularidad. Protagonizada por Mia Wasikowska, Nicole Kidman y Matthew Goode, la cinta ha representado un nuevo capítulo en la vida artística del coreano.

martes 17 de junio

     Bélgica       vs.    Argelia

11:00 horas | Belo Horizonte

domingo 22 de junio

     Bélgica       vs.    Rusia

11:00 horas | Río de Janeiro

jueves 26 de junio

Corea del Sur   vs.    Bélgica

15:00 horas | São Paulo

martes 17 de junio

       Rusia vs. Corea del Sur

17:00 horas | Cuiabá

Domingo 22 de junio

Corea del Sur   vs.    Argelia

14:00 horas | Porto Alegre

jueves 26 de junio

     Argelia       vs.    Rusia

15:00 horas | Curitiba

 

Comentarios

Lo que pasa en la red