Abrazan otra vez el Polyforum

Por segunda ocasión, vecinos de la delegación Benito Juárez abrazaron simbólicamente el Polyforum en rechazo al proyecto de construcción de un nuevo edificio comercial. Esta vez estuvo presente Esteban Suárez, hijo del propietario Alfredo Suárez

COMPARTIR 
01/06/2014 01:14 Redacción
Colonos de la delegación Benito Juárez, ayer durante el acto simbólico. Foto: Cuartoscuro
Colonos de la delegación Benito Juárez, ayer durante el acto simbólico. Foto: Cuartoscuro

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de junio.- Por segunda ocasión, vecinos de la delegación Benito Juárez realizaron un abrazo simbólico en el Polyforum Cultural Siqueiros, en protesta al proyecto de construcción de un nuevo edificio de carácter comercial en el mismo terreno, que podría dañar, aseguran, la integridad de los 12 paneles de pintura y el mural La marcha de la humanidad.

Acompañados por diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, los vecinos, encabezados por Marcelo Fabián, presidente de la Fundación Conciencia y Dignidad A.C., insistieron en que buscarán estrategias de protección de la obra mural  de Siqueiros en caso de concretarse la edificación de un inmueble de más de 50 pisos.

Al respecto, Dinorah Pizano Osorio, diputada local del PRD, señaló que no se puede impedir al dueño del Polyforum construir un complejo comercial, pero sí existen mecanismos legales para que la obra artística del muralista mexicano no se mueva de su lugar de origen ni se dañe durante las labores de edificación.

El hecho de que el presidente y dueño del recinto cultural no quiera firmar ante notario la solicitud que le hicimos por escrito en el primer abrazo, muestra que no se compromete a desechar ese proyecto inmobiliario”, subrayó.

Sin embargo, en este segundo acto simbólico estuvo presente Esteban Suárez, hijo del propietario Alfredo Suárez y nieto del mecenas de Siqueiros, Manuel Suárez, quien insistió en que a pesar de que obtuvieron los permisos, desde hace cuatro años, para el traslado del mural, esta acción está descartada.

Además resaltó que están estudiando otras opciones para enfrentar el problema económico que surgió desde su inauguración, en 1971, y la necesidad de mantener y restaurar los murales que cada vez es más eminente.

Suárez explicó que el Polyforum subsiste gracias a las rentas de los locales comerciales que posee, de los actos privados y de las entradas de los visitantes,lo que no alcanza ni el millón de pesos, mientras los gastos de mantenimiento sí superan dicha cifra.

El presupuesto ideal para poder cumplir la misión del Polyforum, que es promover y preservar los murales de Siqueiros, es de cinco millones de pesos mensuales”, indicó y enfatizó que además hacen falta cien millones de pesos para restaurar los murales, que ocupan ocho mil metros cuadrados.

Por lo anterior, dijo que se necesita un proyecto a largo plazo para hacer al Polyforum Siqueiros un inmueble sustentable, más allá de la restauración de los murales. “Podría ser un proyecto inmobiliario integral que conviva armónicamente y que pueda dotarlo de los recursos necesarios para cumplir su misión”, dijo, al precisar que se ocuparía sólo el espacio libre del terreno.

—Con información de EFE

Comentarios

Lo que pasa en la red