Frenan nuevamente subasta de Joan Miró

La fiscalía del gobierno de Portugal ha solicitado en diversas ocasiones a los tribunales del país que no permitan la puja por el acervo del artista catalán

COMPARTIR 
24/05/2014 04:08 EFE
A flor da pele, de Evelina Oliveira, tributo artístico a Miró para frenar la subasta. Foto: EFE

LISBOA, 24 de mayo.— El goboerno de Portugal anunció ayer que aplaza por segunda vez la subasta de las obras del pintor catalán Joan Miró en manos del Estado, prevista para principios de junio próximo, y alegó algunas “cuestiones legales y comerciales”.

En un comunicado, la sociedad pública Parvalorem —que gestiona los 85 cuadros del artista por formar parte del patrimonio cultural heredado de un banco nacionalizado— informó que la famosa casa de subastas Christie’s “espera volver a marcar de nuevo la venta de la colección” en un futuro, aunque no avanza fechas.

Desde Parvalorem precisaron que la puja por estas obras podrá ser programada nuevamente “en cuanto las cuestiones legales y comerciales en torno a la colección se encuentren resueltas”.

La fiscalía lusa ha solicitado en varias ocasiones a los tribunales del país que no permitan la subasta del acervo de Miró, debido a supuestas irregularidades en el proceso de venta y de salida de las obras al extranjero.

La puja fue programada inicialmente para el mes de febrero, pero Christie’s decidió entonces posponerla debido a “incertidumbres legales”. A finales de ese mismo mes, la subasta fue marcada para principios de junio y ahora es aplazada sine die.

El caso de estas 85 obras —84 pinturas y una escultura— se vio rodeado de una intensa polémica desde que el Estado luso anunció su inminente venta, en diciembre de 2013. Una petición pública a través de internet encaminada a paralizar esta operación ha reunido desde entonces cerca de 10 mil firmas y la oposición de izquierda llevó el debate incluso al Parlamento.

Quienes firmaron en contra de la venta recuerdan que el acervo de Miró nunca ha sido expuesto en Portugal pese a que llegó a suelo luso en 2006, y consideran que el valor que se prevé encajar con su enajenación (en torno a 35 millones de euros) es inferior al que se podría obtener si las obras se vendieran de forma individual.

El gobierno luso, de postura conservadora, defiende, sin embargo, que la mejor solución es vender este patrimonio debido al elevado costo que supone su mantenimiento.

La valiosa colección de Miró se encuentra en manos del Estado luso desde 2008, cuando el Banco Portugués de Negocios (BPN) fue nacionalizado debido al riesgo de quiebra, en el que hoy es calificado como uno de los mayores escándalos financieros de su historia con un costo para el erario calculado en miles de millones de euros.

Comentarios

Lo que pasa en la red