No volvería a dibujar a Mafalda, lo que quería decir ya lo dije: Quino

El dibujante que recibió el el Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades dijo que de niño quería ser Picasso

COMPARTIR 
21/05/2014 21:13 EFE
Quino señala que le resulta incomprensible
Quino señala que le resulta incomprensible "que pese a todo, Mafalda siga vigente 50 años después".

BUENOS AIRES, 21 de mayo.- El dibujante argentino Joaquín Salvador Lavado "Quino", galardonado este miércoles con el Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación, afirmó hoy que "quería ser Picasso" y que "no volvería a dibujar a Mafalda", porque "lo que quería decir" ya lo dijo.

En una rueda de prensa en el Centro Cultural de la Embajada española en Buenos Aires, el historietista reveló que, de pequeño "quería ser Picasso" pero se dio cuenta de que "no podía ser".

Pero ver que a la gente le gusta tanto lo que he hecho, te da satisfacción", señaló el dibujante.

El artista hispanoargentino se mostró muy agradecido por recibir el galardón, aunque añadió que aún no había sido capaz de asimilarlo.

Lo viví con sorpresa, ha sido un enorme regalito. Uno se siente muy bien acompañado por todos los que ganaron el premio antes de mí. Es un honor muy grande", señaló Quino.

El dibujante explicó que no acaba de entender "cómo hablan los jóvenes, los aparatos modernos estos (ordenadores), todo es nuevo", pero que le resulta aún más incomprensible "que pese a todo, Mafalda siga vigente 50 años después", porque "el mundo parece que está cambiando mucho, pero no ha cambiado nada".

Quino también hizo referencia a su pasado español, como hijo de inmigrantes malagueños que se exiliaron en Argentina.

Yo, de pequeño hablaba en andaluz, y aún sigo hablándoles de tú a las mujeres como hacía con mi madre, es algo freudiano", recordó el argentino.

Quino fue premiado hoy con el Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades, el primero que recibe un historietista, por "sus lúcidos mensajes" y "el enorme valor educativo" de su obra, según recogió el jurado en su anuncio.

El ilustrador se mantiene alejado de la vida pública y de su trabajo por sus problemas de visión y aprovecha su retiro para intentar disfrutar de otra de sus grandes aficiones, el cine.

Relacionadas

Comentarios