Polémica “permite” valorar el Polyforum; la marcha de la humanidad

El pintor Guillermo Ceniceros —antiguo ayudante de Siqueiros— acepta que la obra mural podría moverse unos metros, pero lo ideal es conservarla intacta

COMPARTIR 
21/05/2014 03:50 Enrique Sánchez
La obra compuesta de paneles podría ser trasladada.
La obra compuesta de paneles podría ser trasladada.

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de mayo.- Guillermo Ceniceros, artista plástico mexicano y ayudante de David Alfaro Siqueiros en la edificación del Polyforum Cultural Siqueiros, llamó a preservar en buen estado el gran mural de La Marcha de la Humanidad, porque significa un orgullo artístico para la Ciudad de México en su conjunto.

Entrevistado en su casa-taller de la colonia Roma, el pintor duranguense manifestó su beneplácito por la defensa que han realizado diversos sectores de la sociedad a la obra inaugurada en septiembre de 1971, ya que ha sido esto lo que al día de hoy mantiene suspendido —y quizá en definitiva— el proyecto de edificar una torre de 48 pisos.

“Qué bueno que se está suscitando todo esto (la polémica) porque esto permite, por un lado, valorar a cabalidad lo que significa un mural de esta magnitud, de esta naturaleza. Por otro lado, se debe ver la importancia de la cuestión técnica.”

Dijo que aunque pudiera ser posible el traslado físico de la estructura con los paneles sólo unos metros hacia el oriente, esto  no es lo más recomendable. Lo ideal, sostuvo, es mantenerlo en su lugar y emprender una profunda restauración que le devuelva la magnificencia que tiene el mural más grande del mundo.

“La parte exterior ha estado expuesta a lo que le llaman la lluvia ácida, los rayos del sol son muy severos para la pintura exterior, aunque para el tiempo que lleva se ha comportado bastante bien.

“Si lo movieran sería un alarde técnico y deberían restaurarlo porque al moverlo, como se tiene que desarmar, tendría que hacerse un trabajo prácticamente ‘genial’ de restauración, difícil aunque no imposible”, señala.

Egresado de la Escuela de Artes de la Universidad de Nuevo León en 1958, Ceniceros expone que en el mural del Polyforum, Siqueiros mantuvo ese expresionismo que tanto lo caracterizó pero haciendo uso de la geometría en la composición de la obra.

“Y en este caso, el alarde técnico de Siqueiros consiste en haber encontrado una composición acorde con la arquitectura de ese edificio y acorde con su credo pictórico.

“Así, se puso en práctica algo que él había hecho en otros murales también, como es la pintura en el plafón; esa es una tendencia muy siqueiriana, muy de él, pero también del Renacimiento con Miguel Ángel como la distorsión de las formas.”

Ceniceros reconoce el orgullo que le representa haber formado parte del equipo de trabajo que apoyó a Siqueiros, entre los que había pintores, escultores, herreros, fotógrafos, químicos e ingenieros.

“Ahí se puso en práctica todo esto y fue una experiencia para todos los que estábamos allí, pero además una experiencia con bastantes riesgos, con bastantes dificultades, ya que se tenía que poner una torre de 13 metros y algunos tenían que subirse mientras otros empujaban el andamio.

“El andamio se corría por una línea que se trazaban en el piso y el de arriba iba trazando una línea que a veces tardábamos hasta una semana en terminarla.”

Afirma, con gran honestidad, que pese a la cantidad de artistas que participaron en la constitución de La Marcha de la Humanidad el único sello que existe en la obra es el de David Alfaro Siqueiros, uno de los cuatro grandes muralistas que tubo en esa época México, junto a Orozco, Rivera y Tamayo.

“El trabajo en equipo requiere que el estilo de alguien no aparezca sino que aparezca el estilo del creador que es el que esta haciendo el mural”, comenta.

Como sus grabados y litografías lo demuestran, Guillermo Ceniceros es un gran dibujante que considera que el saber dibujar representa la base incuestionable de la pintura.

Su obra se ha expuesto en EU, Chile, Venezuela, Japón, Ecuador y Cuba, entre otras naciones.

Ceniceros recibió en 1969 el Premio Nacional de Pintura por parte de la SEP y en 1991 fue el único nominado mexicano al concurso de Arte Mundial, por sus murales en las estaciones Copilco y Tacubaya del Sistema de Transporte Colectivo, Metro de la Ciudad de México.

Entregarán firmas

Hoy, la organización ViveBJ y vecinos de la delegación Benito Juárez harán entrega formal de la petición al jefe delegacional, Jorge Romero, solicitando su intervención para garantizar la protección del Polyforum.

Esta petición estará respaldada por más de 38 mil firmas, equivalentes al 0.5% de la lista nominal del Distrito Federal y al 10% de la población de la demarcación, informaron los integrantes de esta asociación civil.

Comentarios

Lo que pasa en la red