Polyforum brilla en muestra del exilio; destierro hispano en México

Una exposición inaugurada en el Museo Nacional de Arquitectura muestra el inmueble histórico hoy envuelto en la polémica de su posible transformación

COMPARTIR 
16/05/2014 04:09 Redacción
El edificio fue ideado por Guillermo Rosell de la Lama, Ramón Miquela Jáuregui y Juan Worner Baz.
El edificio fue ideado por Guillermo Rosell de la Lama, Ramón Miquela Jáuregui y Juan Worner Baz.

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de mayo.- No sólo por la presencia de la magna obra de David Alfaro Siqueiros reviste importancia el Polyforum Cultural sino también por la manufactura de su edificio, ideado por Guillermo Rosell de la Lama, Ramón Miquela Jáuregui y Juan Worner Baz. La exposición Presencia del exilio español en la arquitectura mexicana, inaugurada en el Museo Nacional de Arquitectura muestra al inmueble —hoy envuelto en la polémica— como ejemplo de la aportación que el destierro español a México de 1939 legó a la arquitectura nacional.

Una maqueta del edificio, cuyos dueños planean modificar —según un proyecto que fue revisado por el Instituto Nacional de Bellas Artes en 2010— y del que las autoridades locales se han erigido sus defensoras, muestra al Polyforum como una idea arquitectónica en la que colaboró Miquela Jáuregui, llegado a México con su familia en la década de los 30 y que se formaría en este país.

La muestra forma parte de las actividades que se realizan este año con motivo del 75 aniversario de la llegada a México del exilio español. Curada por Juan Ignacio del Cueto Ruiz-Funes, vicepresidente de la mesa directiva del Ateneo Español en México, la muestra incluye libros, biografías, videos, imágenes y maquetas que rememoran la historia de 76 arquitectos, ingenieros, constructores y artistas que aportaron a México su arte y talento.

“El exilio español que llegó a México durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas aportó mucho a México, sobre todo en el campo de la cultura. Sin embargo, una faceta poco estudiada de esa diáspora ha sido la arquitectura. Por ello, presentamos esta exposición en el Palacio de Bellas Artes”, señaló el curador en la inauguración realizada el miércoles por la noche.

Si bien hubo un arquitecto famoso de ese exilio, Félix Candela, dijo, “llegaron a México 23 arquitectos titulados que hicieron aportaciones valiosas al país; en los años 50 y 60, Candela fue uno de los arquitectos más reconocidos en el mundo”. Había estudiado arquitectura en Madrid, se recibió en 1935 y apenas un año después llegó a México, a los 29 años. A una década de haber tocado tierra mexicana comenzó a construir los cascarones de concreto que lo hicieron famoso.

La exposición, abierta hasta el 3 de agosto para luego viajar a Morelia y Guadalajara, y que podría incluso ir a Madrid, muestra cómo la diáspora republicana llevó al exilio a ese grupo y cómo México recibió al contingente más numeroso de arquitectos españoles: un total de 25.

La muestra se divide en “Los integrantes de la primera generación”, aquellos que nacieron entre 1885 y 1890 y se titularon entre 1914 y 1920. “Miembros de la segunda generación”, nacidos entre 1897 y 1903 y titulados durante los años de la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930).

“La tercera generación” está conformada por arquitectos nacidos entre 1906 y 1911, participaron activamente en la política estudiantil. “Generación hispano-mexicana”, grupo de niños y jóvenes nacidos en España que llegaron a México acompañando el éxodo de sus padres, y que se formaron y se desarrollaron en su patria de adopción.

Relacionadas

Comentarios