Lalo Guerrero era más que 'Ardillitas'

Proyectan El chicano original en la Sala José Revueltas, del Centro Cultural Universitario. El filme redimensiona el genio musical del nacido en Tucson

COMPARTIR 
11/05/2014 02:53 Notimex
Lalo Guerrero (Arizona, 24 de diciembre de 1916—California, 17 de marzo de 2005). Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de mayo.- El documental Lalo Guerrero: El chicano original llegó la tarde de ayer a la Sala José Revueltas del Centro Cultural Universitario, como parte del primer Festival del Cine Documental Chicano-Latino. Una retrospectiva.

El filme, que será llevado nuevamente a la pantalla de esa sala el próximo 17 de mayo, fue dirigido por Nancy de los Santos y Dan Guerrero, sobre un guion de ellos mismos con nombre en inglés Lalo Guerrero: The Original Chicano.

Producido en Estados Unidos en 2006 y con 53 minutos en pantalla, el documental retrata a Lalo Guerrero, padre de la música chicana, para mostrar su trayectoria y repertorio forjado a lo largo de 70 años de historia común, mexicana y chicana.

En la cinta se observa la repatriación, los disturbios de Zoot Suit (serie de peleas que sucedieron en California, durante la Segunda Guerra Mundial, entre marines apostados en Los Ángeles contra jóvenes mexico-americanos), las luchas sindicales del UFW y la problemática chicana, con su orgullo y prejuicios. La música de Guerrero refleja eso a través de múltiples géneros.

El filme presenta fotos pocas veces vistas, material fílmico histórico y actuaciones musicales, con lo que el espectador tiene acceso a este compositor y cantante perteneciente a una generación de hijos de mexicanos nacidos en Estados Unidos.

Mucho antes de que existieran los adjetivos “chicano” o “pocho”, nació Lalo Guerrero, mexicano-estadunidense, en Tucson, Arizona, de padres mexicanos emigrados de Sonora. Su vida fue dura y tenaz.

El filme documental, producido por Dan Guerrero, su hijo, retrata el sentir de la generación que parecía no tener identidad, pues no era bien vista y menos aceptada en México ni EU. No eran de aquí ni de allá.

En su oportunidad, Dan Guerrero expresó que si bien la cultura chicana reconoce a su padre, es tan vasto el material que produjo que no muchos lo conocen en su totalidad, sobre todo en México, donde se le recuerda más por el proyecto musical infantil Lalo Guerrero y las ardillitas.

Eduardo Guerrero fue un pilar de la música tradicional mexicana en varios de sus géneros, cha cha chá, bolero, trío, ranchero, folk, entre otros. Por ello, su hijo decidió realizar este homenaje para que todos conozcan su trayectoria y su aportación.

A través de los testimonios de personajes de la cultura chicana como Linda Ronstadt, Edward James Olmos, Luis Valdez, Ry Cooder, David Hidalgo, Cheech Marin y del propio Lalo Guerrero, en este documental se pone de manifiesto el sentir del prolífico compositor.

Se trata de una cinta en la que se recuerdan fragmentos de canciones emblemáticas como Nunca jamás, La minifalda de Reynalda o la más conocida, Pancho López. Así, el filme se convierte en una fiesta musical.

Y entre los fragmentos de su música y las declaraciones de los mencionados, el documental, de manera cronológica y con una selección de su obra de acuerdo con los diversos géneros que retomó, narra la infancia de Guerrero hasta su muerte.

Guerrero fue reconocido por el Instituto Smithsoniano como un tesoro nacional del folk y recibió en la Casa Blanca, de manos del expresidente Bill Clinton, la Medalla Nacional de las Artes en 1996. Su legado musical y cultural no ha sido explorado en su totalidad.

Relacionadas

Comentarios