Pedro Reyes escenifica enredos entre arte y revolución

El artista mexicano presenta en el Museo Jumex el montaje escénico de títeres La revolución permanente

COMPARTIR 
06/05/2014 03:52 Sonia Ávila
El artista mexicano Pedro Reyes.
El artista mexicano Pedro Reyes.

CIUDAD DE MÉXICO, 6 de mayo.- León Trotsky, David Alfaro Siqueiros, Frida Kahlo, Diego Rivera,  Joseph Stalin, Steve Jobs y Julian Assange se encuentran en una biblioteca construida con elementos de Le Corbusier, Jean Prouvé y Mario Pani. En la reunión un tanto azarosa cada personaje defiende sus ideales sociales, políticos, artísticos y filosóficos, en un enredo de situaciones que al final reflexionan sobre su propia revolución.

La biblioteca es una réplica a escala de cualquier edificio público en Estados Unidos, algún país europeo o México, y los personajes de facciones abstractas son de madera, tela y varillas manipulados por terceros. Es en realidad el montaje escénico La revolución permanente. Una comedia de enredos ideológicos, producida por Pedro Reyes (Ciudad de México, 1972).

Se trata de una obra de teatro que el artista plástico presentará en el Museo Jumex a partir de la próxima semana, y cuyo origen es el proyecto Baby Marx que inició en la Trienal de Yokohama, Japón, en 2008, con los personajes en marionetas de Karl Marx y Adam Smith, quienes discuten sobre las ideologías del capitalismo y el socialismo.

Con apoyo de la fundación Alumnos47, Reyes ha producido diferentes episodios entre ambos personajes para presentarlos en sitios como el Walker Art Center, en Minneapolis; ésta es la primera vez que trae el proyecto a México, con el adicional de que creó un relato completo de una hora a partir del contexto mexicano.

“Había hecho sketches, pero ésta es la primera vez que se hace en estructura más larga con un guión establecido; es una puesta más completa porque paso de hacer una miniserie a una obra completa, y en los otros episodios había trabajado en la improvisación, pero ahora sí hay un guión en un proceso más complejo, porque tienes que hilar el desarrollo de los personajes simultáneos”, explica en entrevista.

A partir de fragmentos de la historia del arte mexicano y de personajes reales, se mezclan situaciones de fantasía y escenarios ficticios para colocar al público en una reflexión crítica sobre las ideologías políticas y sociales que guían el pasado del país; pero más allá de ser un drama, la propuesta es un compendio de burlas, chistes, ironía y humor.

Se mira a Rivera y Siqueiros debatir sobre el socialismo en sus obras murales, a Trostky refugiado en la Casa Azul donde tiene un romance con Kahlo, mientras Siqueiros planea cómo asesinarlo. Lo mismo aparecen Steve Jobs y Julian Assange, como representantes del capitalismo y la revolución, respectivamente.

“Es el proyecto más ambicioso que se ha hecho de este montaje, es un gran montaje que tiene 23 personajes en escena, diez titiriteros y habrá luz, música y efectos especiales. Hace una especie de revisión de ciertos momentos de la historia; es importante recordar que el arte y la revolución tienen un vínculo muy fuerte, pues muchos de los artistas que más nos han legado como parte de nuestra identidad nacional tuvieron una vocación y una militancia abiertamente marxista.

“La idea fue representar qué es la revolución, porque la revolución la asociamos con el pasado, y con estas ideas de la Revolución Mexicana, y la manera en que compartimos esa historia fue a través del arte. Entonces lo interesante es que en México el arte y la revolución están muy conectados”, detalla de la producción que escribió en colaboración con Fernando Canek y Daniel Rajunov.

El relato plantea cómo los artistas en México han tenido la función de narrar la historia política del país como Rivera y Siqueiros en sus murales; también el espectador deducirá cómo se replican personajes de la historia, por ejemplo, el capitalista del mundo actual es Jobs, el equivalente al revolucionario es Assange, y quienes hacen la revolución hoy son los hackers.

Del trabajo con títeres, Reyes señala que estos tienen la connotación del entretenimiento, por ello considera las marionetas y permite un montaje lúdico que apela al humor e imaginación para hacer por un lado un homenaje a los personajes, y, por otro, una burla de ellos mismos y su historia.

“Es chiste tras chiste, pero es un humor muy inteligente, muy refrescante, porque son chistes que se entienden a diferentes niveles, es un humor que te hace sentir inteligente”, señala de la obra que se complementará con la exhibición de esculturas en piedra y bocetos del proceso de montaje.

Las marionetas son diseños que el artista hace y luego envía por correo electrónico a  Takumi Ota, artesano japonés quien las produce con la técnica tradicional de títeres orientales. Son, agrega Reyes, de estética abstracta hechos en madera y papel que se mueven con varillas, y no hilos.

¿Dónde y cuándo?

La revolución permanente se presentará del 18 de mayo al 15 de junio los martes y miércoles, a las 12:00 horas, jueves y viernes a las 12:00 y 20:30 horas, y sábados y domingos a las 12:00 y 17:00 horas. En el Museo Jumex, en Miguel de Cervantes Saavedra 303, Ampliación Granada.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red