Expo Publica, “un fracaso”; recibió 20% de visitas esperadas

La primera edición de la feria del libro que promovió la Caniem para celebrar su 50 aniversario no atrajo lectores y las editoriales convocadas reportaron pérdidas ante la poca afluencia de público

COMPARTIR 
05/05/2014 03:31 Juan Carlos Talavera y Luis Carlos Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de mayo.- Sólo 20 mil personas asistieron a la primera Feria de Libros y Revistas Expo Publica 2014, organizada por la Cámara de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), en la planta baja del World Trade Center (WTC) de la Ciudad de México, donde participaron 150 editoriales con cerca de 500 sellos, ocupando más de ocho mil metros cuadrados de espacio.

La cifra de visitantes quedó muy por debajo de los 100 mil personas esperadas originalmente a lo largo de los diez días de la feria, con lo cual sólo asistió 20% del público proyectado originalmente por José Ignacio Echeverría, presidente de Caniem.

Así lo revelaron las cifras entregadas ayer poco antes de la clausura de la feria, quedando por debajo de las expectativas, reconoció Óscar Dávalos, coordinador de prensa y difusión de la feria.

Organizada en el marco de los 50 años de Caniem, la feria tuvo un costo total de seis millones de pesos, incluyendo 2.5 millones para gastos de difusión y promoción.

Pese a todo, Óscar Dávalos reconoció que Caniem buscará realizar la segunda edición de la feria para el próximo año, “aunque habrá muchas cosas que rectificar: probablemente las fechas, el tamaño de la feria y la estrategia de difusión”, expresó en entrevista. “Pero la idea de la Cámara es que esto se convierta en una feria tradicional que se pueda hacer año con año.”

¿Cuántos libros fueron vendidos en esta edición?, se le cuestionó a Óscar Dávalos. “Ventas aún no tenemos. Estamos haciendo una encuesta con el departamento de estadística de Caniem, con toda una metodología, pero aún no se concluye y seguramente nos entregarán los datos en el curso de la semana.”

¿La segunda edición de la feria se realizará en este mismo lugar?. “Probablemente sí. Según nosotros, no existe otro recinto en la Ciudad de México que pueda albergar una feria como ésta… en principio pensamos que sería aquí”.

¿Las editoriales estarán interesadas en repetir la experiencia?. “Pienso que sí.  Muchas de las editoriales no cumplieron las expectativas que se habían planteado de venta, puede ser, no tenemos todavía la estadística, pero la mayoría de los editores, los dueños y directores, piensan que hay que seguir con una feria como ésta. Nos conviene a todos.”

Asimismo, consideró que cobrar 20 pesos por el acceso al público fue un acierto que no incidió en la asistencia a la feria. “El precio es simbólico. Además, regalamos cerca de 500 mil cortesías en escuelas, radio y la prensa en general”. Sin embargo, reconoció que por el momento no se cuenta con una cifra de lo recaudado en la taquilla.

En el último fin de semana de la reunión realizada entre el 25 de abril y el 4 de mayo en el World Trade Center, las escenas de los días pasados cambiaron sólo por unos momentos. Nuevamente los pasillos desolados prevalecieron, en algunos stands los encargados bostezaban en espera de visitantes y sólo algunos talleres y espectáculos para niños atrajeron a los pocos visitantes.

“Es que ha sido una temporada difícil por las vacaciones, el puente que se generó”, justificó José Ignacio Echeverría.

De acuerdo con cifras del presidente de la Caniem, el día que llegó menos gente al espacio de nueve mil metros cuadrados se registraron mil 400 personas y la jornada que más asistencia tuvo llegó a cinco mil.

Los expositores, sin embargo, consideraron que se trata de cifras demasiado alentadoras, “infladas”.

“No hemos estado tan desangelados”, agregó Echeverría; después rectifica y reconoce: “desde luego hay cosas que tenemos que revisar, corregir, quizás para la próxima edición. Tendríamos que revisar la publicidad que quizá no fue con suficiente antelación, entre otras cosas, porque originalmente la feria iba a ser en julio y como en ese mes las escuelas ya están de vacaciones decidimos cambiarla y entonces la única fecha que tenía disponible el WTC era esta y claro eso nos quitó dos meses y pico de trabajo”.

Las consecuencias tuvieron efecto en los expositores, Guillermo Palma, director de Libros de Godot, alquiló un espacio de siete metros cuadrados por 23 mil pesos, hasta el sábado pasado apenas había vendido cuatro mil pesos. “Desde mi punto de vista esto es un fracaso, para nosotros es pérdida total, yo le pague a la Caniem 23 mil pesos y soy afiliado, no hay recuperación de inversión, de nada, es pérdida total, del tiempo de trabajo”.

Para Palma, quien participa en otras ferias que se realizan en la Ciudad de México durante el año, Expo Publica fracasó, no sólo por la falta de publicidad, sino también porque buscó imitar a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y porque se decidió realizare en el WTC. “Aquí se pueden organizar exposiciones de motores, de motocicletas y puede venir la gente, pero no se promocionó como una feria del libro, estuvo mal planificada, es un lugar donde el estacionamiento y el entorno es caro”, dijo.

“¿Por qué se empeñaron en hacer esta feria en este lugar?, es algo que nos tienen que explicar a los afiliados y lo más grave de esto es que la dirigencia de la Caniem no ha mostrado la cara, el primer lunes esto ya era un fracaso, ha habido eventos culturales que se han suspendido, autores que no presentan sus libros porque tiene dos personas como público”, afirmó.

La misma situación sufrió Manuel Díaz, representante del Red al texto, un stand que congrega nueve sellos editoriales del grupo SEP-Conacyt. “El espacio costó arriba de cincuenta mil pesos y hasta la fecha he vendido como cuatro mil pesos”, afirmó. El problema, consideró, fue el espacio que se eligió para realizarse.

“Sí hubo difusión, en el IMER, en Radio Educación, pero la gente no vino, a lo mejor no fue la fecha adecuada; aquí siempre se ha luchado por meter ferias de este tipo y nunca han pegado, el lugar es muy caro y yo me atrevo a decir que esta feria quisieron hacerla muy parecida a la de Guadalajara pero en chiquito, la diferencia es que allá hay mucha gente y muy buenas ventas pero aquí nos ha ido muy mal”.

La situación se repite con los sellos grandes, el responsable de una editorial transnacional que pide omitir su nombre explicó que sus ventas no alcanzaron “ni de lejos” el 40% de lo que se invirtió en el espacio de venta. Firmas como Santillana, Siglo XXI, el FCE o la UNAM ocupan espacios que alcanzan los 40 metros cuadrados por los que pagaron más de 250 mil pesos.

¿Le ven futuro a esta feria?, se le pregunta a los expositores entrevistados y ninguno cree que deba realizarse nuevamente. José Ignacio Echeverría no coincide con ellos: “Nuestra idea es que ésta sea la primera edición y esperamos que pueda haber reimpresiones”, dijo.

¿Fiesta?

La feria fue creada por la Caniem para marcar el 50 aniversario de la fundación de su organismo.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red