Defiende el papel de los libros electrónicos

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez comparó los tiempos actuales de la literatura como el siglo XV, cuando la imprenta sustituyó los manuscritos.

COMPARTIR 
02/05/2014 04:56 EFE
El autor de Margarita, está linda la mar.
El autor de Margarita, está linda la mar.

MANAGUA, 2 de mayo.— El escritor nicaragüense Sergio Ramírez afirmó ayer que los libros electrónicos hacen posible “democratizar” el acceso a la literatura en países, por ejemplo, como los de Centroamérica y además dan a conocer la obra de los escritores.

“Yo creo muchísimo en los libros electrónicos como una posibilidad de democratizar el acceso a los libros, y de que los escritores jóvenes tienen un espacio paralelo a los libros de papel y puedan multiplicar la posibilidad de que sus libros se conozcan colgándolos (en internet)”, dijo Ramírez a la prensa extranjera en Nicaragua.

El autor de Margarita, está linda la mar (Premio Internacional de Novela Alfaguara 1998) comparó los tiempos actuales de la literatura como el siglo XV, cuando la imprenta sustituyó los manuscritos.

“Es lo que está pasando actualmente: estamos pasando de un trabajo tradicional a un sistema nuevo, cuyas perspectivas, creo, todavía no podemos medir; estamos apenas viendo la punta del iceberg de lo que será este mundo digital”, sostuvo el novelista y cuentista.

Ramírez, quien fue vicepresidente de Nicaragua entre 1986 y 1990, dijo que este podría ser un tema “interesante de escuchar” en las discusiones del segundo encuentro de narradores Centroamérica Cuenta 2014, que reunirá en Managua a más de 47 escritores de Alemania, España, Estados Unidos, Francia, México y Puerto Rico, del 7 al 10 del presente mes.

“Creo que muchos lo ven, sobre todo los jóvenes, como una posibilidad muy firme, que sus libros puedan estar en la red; conozco pocos escritores jóvenes que no cuelguen sus escritos en un blog. Eso ya es una costumbre”, comentó Ramírez, ganador del Premio Latinoamericano de Novela José María Arguedas en el año 2000.

El escritor mencionó que la literatura centroamericana tiene una influencia “posmoderna”, que consiste en el “emparejamiento del lenguaje literario con el digital”, tal como ocurrió entre la literatura y el cine y como pasa con la novela gráfica, el cómic y la influencia del inglés en el español.

“Es una lucha perdida: el que inventa la tecnología pone los términos”, advirtió.

A pesar de eso, Ramírez dijo celebrar todos esos cambios, que le han permitido reducir en 50 por ciento el tiempo que dedica a escribir una novela.

“Yo los celebro, los veo sin miedo”, resaltó.

Para el creador de Lo que sabe el paladar, la literatura no tiene que ser aburrida y sobre esa base se realizará el encuentro de la próxima semana.

“Queremos que no sean temas académicos pesados, nada de eso, pretendemos abrir la comunicación con base en la informalidad y la agilidad de temas; la literatura tiene que dejar de ser para el público una cosa aburrida, cerrada, que no pertenece a la gente”, añadió.

De ahí que en el encuentro se discutirá acerca de temas como el futbol, aunque el escritor cree que hoy en día los temas dominantes en Centroamérica y México son los relativos al narcotráfico o la trata de personas, tal como lo eran las dictaduras hace algunas décadas.

“Todo se vuelve literatura en la medida que afecta las vidas humanas; los fenómenos sociales sólo son válidos en la literatura cuando marcan la las vidas humanas y crean historias que contar”, explicó.

Lo que uno no debe esperar, según Ramírez, es encontrar realismo mágico.

“Eso acabó hace tiempo, creo que hay confusión en esto. Para mí siempre Gabriel García Márquez fue único e irrepetible, él creó un estilo que al mismo tiempo que lo creaba cerraba la puerta y guardaba la llave; los que entraron ahí fueron, para mí, como imitadores, es un estilo irrepetible”, detalló.

García Márquez, sin embargo, estará representado en una exposición del “fotógrafo de los escritores” Daniel Mordzinski, con instantáneas que le tomó al autor de Cien años de soledad en toda su vida.

De esta manera, Sergio Ramírez, quien recibió el Premio Iberoamericano de Letras José Donoso 2011, dejó la mesa servida a la creatividad.

“La literatura siempre es experimentación, por eso es que yo decía que los centroamericanos hicieron su propio camino”, dijo.

Relacionadas

Comentarios