Con 'Viaje a Macondo' el GDF homenajeó a García Márquez

La lectura de la obra de 'Gabo' concluyó con las canciones 'El corazón de Macondo', 'El almirante Padilla' y 'Mariposas amarillas'

COMPARTIR 
28/04/2014 04:23 Sonia Ávila/ Fotos: Twitter

Si bien la mayoría del público eran jóvenes del Instituto de la Juventud del Distrito Federal y de los diferentes círculos de lectura de las delegaciones, también participaron lectores que acudieron al recinto para un encuentro voluntario con la imaginería de Macondo, y sus personajes

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de abril.- José Arcadio Buendía, Úrsula Iguarán, el coronel Aureliano Buendía, Amaranta, Remedios la Bella y Amaranta Úrsula, personajes de Cien años de soledad, se “hicieron presentes” ayer en el Museo de la Ciudad de México. Fue durante la lectura de la novela de Gabriel García Márquez por seis horas continuas, en un homenaje póstumo al escritor colombiano fallecido el 17 de abril pasado.

Con el título Viaje a Macondo, la Secretaría de Cultura del Distrito Federal organizó la lectura continua de la novela más emblemática del Premio Nobel de Literatura 1982 para rendirle tributo a través de sus propias palabras y mundos imaginarios.

Arreglos florales de rosas amarillas y papalotes con mariposas impresas, realizados por artesanos del FARO de Milpa Alta, adornaron el recinto para recibir a lectores, escritores, artistas plásticos y promotores culturales, en la que se convirtió en una fiesta al ritmo del valletano que interpretó el grupo Estrellas Vallenatas, para cerrar las seis horas de lectura que comenzó a las once de la mañana.

Tras la presentación de Eduardo Vázquez Martín, secretario de Cultura capitalino, el primero en dar voz a los personajes de Macondo fue Gonzalo García, hijo del novelista y cuentista que vivió en México desde principio de la década de los 60.

Es mucha emoción. Siempre el D.F. fue el gran amor de Gabo. La verdad es que mis padres viajaron por todos lados, pero siempre han regresado a la Ciudad de México. Fue una gran obsesión, un gran amor de su parte; yo soy un chilango de nacimiento”, expresó Gonzalo García antes de iniciar la lectura en voz alta, a la que asistieron jóvenes y niños, principalmente.

Como invitados especiales estuvieron los escritores Ángel Dehesa, Fernanda Tapia, Juan José Reyes; los artistas plásticos Fernando Llanos, Héctor Falcón, Guillermo Santamarina; Alejandra Toscano, autoridad del Centro Histórico; José Areán, director de la Filarmónica de la Ciudad de México; Inti Muñoz, presidente del Fideicomiso del Centro Histórico, y el escritor y editor José María Espinasa, director del Museo de la Ciudad de México.

Es un lugar común, pero afortunado, decir que el mejor homenaje a un escritor es leerlo; y en consecuencia a esa idea esencial no pensamos que haya un mejor homenaje de los muchos que hará la ciudad y hará el mundo a este escritor que nos regaló un mundo, un universo”, dijo Vázquez Martín, quien leyó el primer fragmento de la novela cumbre del narrador.

Minutos después de las 13  horas, tomó el micrófono al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, quien se sumó al viaje por Macondo con la lectura del fragmento que narra cuando Úrsula, la esposa de José Arcadio, se entera de la muerte de su madre. La historia la continuó Cuauhtémoc Cárdenas, coordinador de Asuntos Internacionales del Distrito Federal.

Los fragmentos que se leyeron, explicó José María Espinasa, hacen una suerte de resumen de la novela para sembrar la semilla de la curiosidad en el público de leerla de manera personal:

Tratamos de encontrar fragmentos que tuvieran cierta unidad, sabemos que la complejidad de la novela es muy grande y fragmentarla no es sencillo, pero leerla toda calculamos que tardaríamos, tres días”.

Para el cierre del homenaje, las canciones El corazón de Macondo, El almirante Padilla y Mariposas amarillas, entre otras, animaron la explanada del museo teñido de amarillo.

Relacionadas

Comentarios