Acercan a los jóvenes obra de William Shakespeare

La propuesta editorial de Terracota consiste en hacer accesible a nuevos lectores ocho obras del autor de Romeo y Julieta, Hamlet y Macbeth, entre otras

COMPARTIR 
18/04/2014 03:12 Virginia Bautista
Chandos es uno de los más famosos retratos que puedan mostrar a Shakespeare (1564-1616).

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de abril.- El encanto y la magia y la tensión y las contradicciones y las pasiones que el dramaturgo y poeta inglés William Shakespeare (1564-1616) expresó en su obra, “quizá en un grado supremo, como el mejor entre los mejores”, serán acercados al público joven a través de libros ilustrados.

Hacer accesible a nuevos lectores ocho obras del considerado el escritor más importante en lengua inglesa y uno de los más célebres de la literatura universal es el objetivo de editorial Terracota al publicar una nueva colección dedicada a este clásico.

Son versiones de Shakespeare, en el español de hoy, ilustradas, que están dirigidas a un público principalmente joven, para que éste pueda encontrar una vía de acercarse a su drama, al teatro y, a final de cuentas, a la expresión artística de las pasiones en toda su intensidad”, comenta en entrevista Enrique Alfaro Llarena.

El editor de Terracota afirma convencido que “si queremos saber cómo es la ambición hay que leer ‘Ricardo III’, si queremos saber qué es el enamoramiento total hay que leer ‘Romeo y Julieta’, sobre los conflictos familiares y el desapego hay que leer a ‘El rey Lear’ y si deseamos conocer sobre la locura y el poder está ‘Hamlet’”.

Para definir la maestría de Shakespeare, se acoge a Ítalo Calvino. “Un clásico es un autor que nunca acaba de decir todo lo que tiene que decir. Le quedaron tan bien a Shakespeare estos dramas que no hay manera de no volver a leerlos y releerlos, de hacer nuevas lecturas. Cada generación tiene que leerlo en diferentes contextos”.

Por eso, explica, el proyecto que comenzará a editarse este verano comprende no sólo libros ilustrados, sino una prosa en el español culto de México, de hoy. “Es importante eso de las traducciones. Cada generación debe traducir a los clásicos cada 50 o 70 años, cuando mucho, porque entonces ya empezamos a sentir las distancias, empezamos a no identificarnos con los textos. Hay que escribirlos desde un español vivo, fresco, intenso, actual, lo cual requiere un proceso de traducción muy elaborado”.

Llarena acepta que es “todo un reto ilustrar y traducir a Shakespeare en una prosa fresca. Es un ejercicio editorial, intelectual y literario fascinante. Si partimos de un respeto absoluto al espíritu de la obra quedarán libros muy agradables”.

Dice que aún no sabe el orden en que serán publicadas, pero verán la luz piezas como Romeo y Julieta (1595), Hamlet (1601), El rey Lear (1605-1606) y Macbeth (1606), además de “otras por definir de acuerdo a la respuesta del mercado”, dentro de “una nueva colección, porque es un clásico traducido, ilustrado, con versiones frescas, pero respetuosas”.

El editor aclara que, en un principio, no piensan ilustrar todo Shakespeare, “pero si tenemos éxito, no veo por qué no. Pero unas seis u ocho obras de él ya integran un buen acervo. Este año se publicarían seis. En julio se editan para que lleguen a las librerías después de la locura de los libros de texto”.

Señala que el formato de los volúmenes aún no está definido. “Pero nos gustarían que los libros fueran lo más grandes posible, bien ilustrados, con un equilibrio entre texto e imagen.

No es un cómic

Debo aclarar que se dará mayor importancia a la palabra. Estamos hablando de Shakespeare. No es un cómic donde la imagen lleva el mayor peso y el texto sólo es un hilo conductor. No, aquí la palabra será preponderante y luego la imagen”, destaca el editor.

Adelanta que los ilustradores ya están trabajando en los textos, pero aún no cree conveniente decir sus nombres. “Será una sorpresa de mucha calidad, porque no olvidamos que Shakespeare es una de las columnas indispensables de la literatura occidental”.

Esta nueva colección del sello Terracota se enmarca en los festejos por los 450 años del natalicio del dramaturgo inglés, que se celebran este 23 de abril, una de las razones por las que se denominó en esta fecha el Día Mundial del Libro.

La otra razón para dedicar al libro y a la lectura el 23 de abril es que ese día, pero de 1616, murió el escritor español Miguel de Cervantes (1547-1616), mismo año que murió Shakespeare pero diez días después, el 3 de mayo. “Ambos mueren en 1616, un año clave en la literatura, porque quedan clausuradas dos de las expresiones más altas en su respectiva lengua”, concluye Llarena.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red