Pedro Ramírez Vázquez, el arquitecto de la ciudad

El reconocido proyectista mexicano cumpliría hoy 95 años de edad, y también es su primer aniversario luctuoso. Sus obras públicas le dieron una nueva fisonomía al DF y a otras ciudades del país

COMPARTIR 
16/04/2014 04:09 Sonia Ávila
Ramírez Vázquez también edificó en el extranjero.
Ramírez Vázquez también edificó en el extranjero.

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de abril.- En la fisonomía moderna de la Ciudad de México quedó proyectada en gran medida la esencia humanista del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez (D.F., 1919-2013), responsable de muchas de las edificaciones que hoy componen esta urbe.

Desde el Estadio Azteca, la Basílica de Guadalupe y el Museo Nacional de Antropología hasta los mercados de La Lagunilla, Tepito, Azcapotzalco y Coyoacán son referentes de la historia moderna del país diseñados por el proyectista que hoy cumpliría 95 años, y uno de su muerte, ocurrida exactamente el mismo día de su cumpleaños.

Recordar, entonces, al  Premio Nacional de Bellas Artes 1973 es evocar el desarrollo de México entre siglo XX e inicios del XXI que aprovechó para trazar espacios de servicio público; sitios para la vida cotidiana, como sus emblemáticas escuelas rurales o edificios universitarios, e incluso proyectos artísticos como la Ruta de la Amistad, en el marco de los Juegos Olímpicos de México 1968.

“El urbanismo lo concibió como la planeación y ordenamiento de los espacios donde la gente construye su vida y la necesidad de orientar la planeación con espacios dignos para estimular la convivencia”, dijo Javier Ramírez Campuzano, hijo del arquitecto, durante el homenaje póstumo que se le rindió hace un año.

Ramírez Vázquez, quien también edificó en Suiza, Egipto y Senegal, es recordado principalmente por el Museo Nacional de Antropología y el Museo de Arte Moderno, ambos construidos en 1964. El primero le mereció incluso el reconocimiento internacional y en varias ocasiones fue invitado como asesor y realizador de proyectos, como participar en la remodelación del Museo del Louvre.

“Como constructor de museos supo visualizarlos para enfocarlos, ya no sólo como lugar de exposición, sino como recintos para complementar la educación extraescolar, y al mismo tiempo expresar con dignidad y respeto aquello que se exhibe, dejando constancia de esto en museos y pabellones en África, América y Europa”, consideró Ramírez Campuzano.

Con la misma visión diseñó el Museo de Arte e Historia de Ciudad Juárez, Chihuahua, en 1964; el Centro Cultural Tijuana en 1982; el Museo de Nubia, Egipto, en 1984; el Museo del Templo Mayor, en la Ciudad de México, en 1987; el Museo del Comité Olímpico Internacional en Lausana, Suiza, en 1988, y el Museo de los Presidentes Coahuilenses, en Saltillo, en 2010.

Un referente más de su trayectoria son las escuelas rurales que proyectó cuando Jaime Torres Bodet era titular de la Secretaría de Educación Pública. Ramírez Vázquez, quien recién egresaba de la Universidad Nacional Autónoma de México, formó el Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas.

“Con clara visión nacional de la variedad de climas, recursos materiales y económicos, se designó responsables a los grandes maestros de la Escuela Nacional de Arquitectura y a otros profesionales de la época, mientras que para las entidades del sur, para las que había menos presupuesto, se recurrió a los jóvenes. De esta manera me encargaron Tabasco y así iniciaron mis 20 años de oportunidades de trabajo con don Jaime Torres Bodet”, dijo el propio arquitecto en el libro Museo Nacional de Antropología. Gestación, proyecto y construcción (2012).

En un segundo periodo, entre 1958 y 1964, se realizó el Plan Once Años, que consistió en la edificación masiva de escuelas. Entonces Ramírez Vázquez, otra vez comisionado del proyecto, trazó un diseño modular de aulas con elementos prefabricados que permitió edificar más de 30 mil escuelas en seis años.

Evocar la trayectoria del doctor honoris causa por la UNAM es repasar la modernización de México, donde imprimió una arquitectura de servicio: espacios para la enseñanza, la salud, la recreación, el comercio y la vida.

Comentarios

Lo que pasa en la red