Ven a Van Gogh desde lo urbano

El artista parisino Arnaud Rabier recrea en escenarios callejeros los autorretratos del famoso pintor holandés

COMPARTIR 
14/04/2014 04:35 EFE
Uno de los autorretratos de Van Gogh intervenidos con colores y formas diversas
Uno de los autorretratos de Van Gogh intervenidos con colores y formas diversas

PARÍS, 14 de abril.- El Palacio de Auvers-sur- Oise, el pueblo donde en 1890 Vincent van Gogh (1853-1890) acabó con su vida de un disparo, alberga una exposición de arte urbano que revisa, en mosaicos de vivos colores, algunas de las obras más emblemáticas del célebre pintor holandés.

Creados por el artista parisino Arnaud Rabier (1968), los lienzos, a mitad de camino entre el grafiti y el collage, “establecen un diálogo entre el trabajo de Van Gogh y el de otros maestros del impresionismo y el arte callejero”, relata la directora del Palacio, Marie-Cécile Tomasina.

Tomasina se encontró “por azar, en internet” con la obra de Rabier, y al ver la influencia que el creador holandés ejercía sobre sus pinturas decidió invitarle al homenaje que el ayuntamiento de Auvers ha preparado para celebrar el 125 aniversario de la muerte del autor de Los comedores de patatas.

“La forma en la que Van Gogh entendía el arte, en la que se apartaba de una representación objetiva de la realidad para dejar paso a los sentimientos, ha inspirado profundamente la obra de Nowart (pseudónimo con el que es conocido Rabier)”, indica la responsable del Palacio.

Creados a partir de la yuxtaposición de imágenes, multitud de formas geométricas y diferentes texturas, el artista ha  convertido en “avalanchas de color” los famosos autorretratos de Van Gogh y los lienzos que hacen referencia a lugares de Auvers, como la iglesia, el palacio o la mansión del doctor Gachet.

Así, el retrato que el genio holandés se pintó frente al espejo, con la cabeza vendada después de haberse mutilado el lóbulo de la oreja izquierda, aparece en esta exposición empuñando un tubo de espray frente a un grafiti recién dibujado.

Los cuadros están integrados en ocasiones por trozos de distintos materiales –“herencia del cubismo sintético”, precisa Tomasina–, con los que el autor “busca alcanzar sobre el lienzo las tres dimensiones”.

A Van Gogh le salen de la cara, la barba, el pelo, los ojos y la boca lianas de color y flores que se entremezclan y estallan, a su vez, en otras formas y tonos, todo volcado sobre escenarios callejeros.

La relación entre Nowart y Van Gogh, resume la directora, data de 1997, cuando el primero vio un cuadro del edifico en el que por aquel entonces tenía su estudio –una antigua fábrica– pintado, cien años atrás, por el artista holandés.

“El impacto fue profundo. Desde entonces, Nowart desarrolló su obra en paralelo a la curiosidad, el espíritu y la técnica” de las que hizo gala Van Gogh, subraya.

La muestra, Del impresionismo al arte urbano, que el público parisino podrá disfrutar hasta el próximo 21 de septiembre, se compone de una cuarentena de obras, la mayoría de las cuales han sido creadas para la ocasión, y una serie de videos y proyecciones que explican el proceso de creación de Nowart.

Una ruta cultural

Se trata de uno de los proyectos que integran la ruta cultural con la que esta pequeña localidad, ubicada a 30 kilómetros al noroeste de París, a orillas del río Oise, celebrará durante los próximos dos años el aniversario de la muerte del genio pelirrojo, de la que se cumplen 125 años el 29 de julio de 2015.

El resto de los edificios del pueblo consagrados a honrar la memoria del pintor albergan, a su vez, otras exposiciones.

Son la mansión del doctor Gachet, el médico y marchante que cuidó de Van Gogh durante sus últimas semanas de vida; el Museo Daubigny, el Museo de la Absenta o el cementerio donde yacen los restos del pintor y su hermano, Theo van Gogh.

El último lugar emblemático de Auvers que también participa en este homenaje es la posada Ravoux, donde el artista murió, tras dos días de agonía, después de dispararse en el pecho.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red