Mario Vargas Llosa plantea rendición guerrillera

El Nobel de Literatura consideró que la salida ideal para lograr la paz en Colombia, tras medio siglo de conflicto, es que las FARC entreguen las armas

COMPARTIR 
14/04/2014 04:18 EFE
14 días durará la Feria Internacional  del Libro de Bogotá (Filbo).
14 días durará la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo).

BOGOTÁ, 14 de abril.— El escritor hispano-peruano Mario Vargas Llosa consideró ayer que la salida “ideal” al conflicto armado de medio siglo que vive Colombia es que las FARC firmen una “rendición” y entreguen las armas.

Así lo propuso el Premio Nobel de Literatura de 2010 en una entrevista con el diario colombiano El Espectador, con motivo de su participación como plato fuerte de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo), entre el 29 de abril y el 12 de mayo, que en esta ocasión tiene a Perú como país invitado de honor.

Preguntado por su opinión sobre el proceso de paz que negocian en La Habana las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de Juan Manuel Santos, Vargas Llosa respondió: “Lo ideal es que ocurra como en Centroamérica, a través de unos acuerdos en los que la guerrilla firme una rendición, su desaparición”.

“La mecánica de su inserción en la vida política depende de hasta qué punto fue grave el baño de sangre, hasta qué punto puede haber una impunidad. Que la guerrilla deje de ser guerrilla y entregue las armas”, enfatizó.

A su juicio, sólo así se puede llegar a una reinserción en la sociedad como la del presidente de Uruguay, José Mujica, quien fue guerrillero tupamaro en las décadas de los años sesenta y setenta del siglo pasado.

“Ahora los antiguos guerrilleros se presentan a las elecciones y ganan las elecciones, no persiguen a nadie, no cierran periódicos. Eso es un progreso muy considerable”, dijo antes de encumbrar a Mujica como un ejemplo exitoso del “modelo que poco a poco se está extendiendo por la izquierda” en América Latina.

En el proceso de paz colombiano, los portavoces guerrilleros han insistido en que no habrá rendición ni una entrega pública de los fusiles, mientras que el gobierno ha comenzado a idear mecanismos de justicia transicional para que los responsables de crímenes de lesa humanidad paguen su culpa y luego se reinserten en sociedad.

El principal opositor de Santos, su antecesor, anterior jefe y hoy senador electo Álvaro Uribe, ha criticado duramente esos mecanismos y ha opinado que sólo conducen a la impunidad.

Frente a las actuales diferencias entre Uribe y Santos, Vargas Llosa señaló entre risas que creía que eran “íntimos amigos, pero así es la política”.

Asimismo, argumentó que “no se puede ser pesimista” con la situación de Colombia porque es un país que “ha progresado muchísimo” en medio de una cantidad de problemas.

Siempre involucrado en la política latinoamericana, Vargas Llosa viajará a Caracas dentro de dos semanas para dar su apoyo “a los resistentes”, en alusión a los opositores que se manifiestan en las calles desde hace dos meses, porque tienen entre manos “una gesta épica”.

“Los latinoamericanos que creemos en la democracia tenemos una obligación moral, dada la conducta vergonzosa de los gobiernos democráticos, que en lugar de mostrar un apoyo directo a quienes luchan por tener lo que nosotros tenemos actúan con neutralidad”, criticó.

Comentarios

Lo que pasa en la red