Arte escénico une a España y México por intercambio cultural

Entrevista con los integrantes del grupo madrileño El Curro DT, en gira por el DF con nueve espectáculos, que presentarán en siete espacios distintos

COMPARTIR 
09/04/2014 04:36 Luz Emilia Aguilar Zinser/ Especial

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de abril.- El grupo alternativo de danza teatro El Curro DT, uno de los más destacados en su género en España, está de gira en el Distrito Federal con nueve espectáculos, que presentará en siete espacios independientes.

Alberto García Vidal, mexicano radicado en Madrid y miembro fundador del mencionado grupo, comenta: Venimos a las salas alternativas de México a urdir el intercambio desde la base. En correspondencia hemos recibido en Madrid a La Rendija, de Raquel Araujo. Ahora mismo están allá Las Reinas Chulas, con gran éxito. Participan también A Poc A Poc, de Jaime Camarena; Crecida Danza, de Yucatán; El Rinoceronte Enamorado, de San Luis Potosí, y Perla de la Rosa, de Ciudad Juárez. Este intercambio ha contado con un mayoritario apoyo financiero de México, a través del programa de cooperación entre Fonca y la Unión Europea, llamado Rutas Escénicas.

El Curro DT, compañía fundada en 1997, ha dado albergue en su DT Espacio Escénico a exitosas presentaciones de Rodrigo García, Angélica Liddell y Anna Margules. El Curro forma parte de la Red de Teatros Alternativos de España.

García Vidal explica cómo se fue tejiendo el intercambio con México: En la Red lo que hicimos fue tomar Rutas Escénicas y todos los grupos que iban y con una asociación que formamos llamada Sinergia Escena organizamos un circuito México-España.

Para Violeta Frión, integrante de El Curro DT desde sus orígenes, el circuito se hace sumando lo que está sucediendo. No son proyectos que tengan un apartado de financiamiento. Construimos con lo que ya está producido, nos ayudamos unos a otros. Estas alianzas son cercanas al concepto de familia.

Este tipo de intercambios se hace justo desde la solidaridad. No hay un filtro artístico de exquisitez, puntualiza Alberto: Con Sinergia Escena lo que viene es lanzar una convocatoria, con la advertencia de que no vamos a ser financiadores. La idea es recibir las propuestas, elegir las que tienen sentido en el programa y enviarlas a las salas para que escojan. Este año los grupos ya contaban con el financiamiento del programa Rutas Escénicas. Ahora no sabemos si el programa siga en el Fonca. Esperamos que sí. Es un momento propicio para fomentar este tipo de proyectos. España no veía hacia México y ahora la cercanía es cada vez mayor.

Sobre su lenguaje escénico, Alberto afirma: El perfil de teatro con el que nos identificamos, y que se ha vuelto predominante, es aquel en el que los participantes intervenimos en el texto, la dirección, la actuación, todo. Cuando tomamos un texto preexistente, se le da una vuelta de tuerca. Se prescinde del escenógrafo, del iluminador y del diseñador de vestuario. No se concibe el decorado, no se ficciona el espacio, se asume in situ. Si vamos a hacer El jardín de los cerezos, jamás pondremos un árbol de cartón pretendiendo que es real, no ilustramos, nos alejamos de todo ilusionismo, buscamos formas poéticas de representación.

Los teatros públicos —prosigue— se han visto influidos por esta tendencia y han travestido las salas de ensayos y las cafeterías en salas alternativas con gradas retráctiles. Otra característica es que el público está implicado, no hay cuartas paredes. El espectador recupera algo que se había perdido. El ir al teatro se vuelve una experiencia. El teatro ha sobrevivido a la llegada del cine porque ofrece algo único. En el teatro del siglo 21 lo que va primando es el rito de ágora.

Para Carlos A. Alonso, también fundador de El Curro DT, los nuevos lenguajes de la escena tienen que ver con una combinación de limitaciones materiales y hallazgos estéticos. 

En cuanto al compromiso social de su compañía, García Vidal asegura: El Curro asume hacia la comunidad artística una función importante, que es brindar como espacio un rincón de las primeras oportunidades. Nuestra formación es la danza, básicamente la técnica Graham. En Madrid no había hasta hace poco una formación oficial en danza contemporánea, sí en ballet clásico. Ahora ya la hay y para abrir las puertas a las nuevas generaciones, ayudarlos a integrarse al mercado, a conocer las bases jurídicas para organizarse tenemos un programa, SOS Emergencia Coreográfica. En junio haremos una muestra.

A la pregunta por qué unir la danza con el teatro, Alberto responde: Es resultado de mi formación mexicana. Me formé con Marcela Aguilar y Luis Rábago. Luego de estudiar en el Núcleo de Estudios Teatrales en el DF me fui a España donde me ofrecieron formar un grupo en una sala alternativa y fue donde conocí a Carlos y a Violeta, eran mis alumnos. En ese programa ofrecimos a todo el que terminara con los cursos que tendría trabajo asegurado. Diez fuimos los socios iniciales, los demás siguen colaborando pero ya no son socios. Quienes constituimos ahora el núcleo de esta asociación somos Violeta, Carlos y yo. A la gira aquí en México ha venido toda la compañía, incluidos los que fueron parte oficial del grupo en el origen.

Propiedad intelectual

Para nosotros es importante —dice Violeta— que nuestras obras no mueran; las ponemos y probamos y luego ya las consideramos para registrarlas. Así es, interrumpe Alberto: El Curro DT está pervirtiendo la propiedad intelectual. Las obras son del grupo. Así es en los números. Todos ganamos lo mismo. Es un grupo de creación colectiva. La obra se estrena, debe tener al menos 20 funciones, haber cambiado de elenco al menos en una ocasión, es decir desprenderse del intérprete para que sea obra. Entonces, si hay acuerdo entre todos, la escribimos como obra de teatro, hacemos un libro objeto y esa obra se deposita en la Biblioteca Nacional de España y en la Biblioteca de la Comunidad de Madrid y si bien se reconoce oficialmente de quién fue la idea original, El Curro DT firma como colectivo en el registro de la propiedad intelectual.

Hemos hecho —continúa— como 35 producciones y registradas tenemos doce obras. Todo empieza con un estudio empresarial en formato ¿cuántos intérpretes? ¿para qué espacio? Una vez aprobado el formato en la asamblea decimos esto es lo que vamos a montar y viene el tema. Presentamos proyectos entre nosotros, los defendemos y votamos. La temática es consecuencia del formato y de los intereses de cada uno.

Contamos —asegura— con un financiamiento fragmentado entre las fuentes nacionales, es decir, el Ministerio de Cultura de España y el Ayuntamiento de Madrid, más los ingresos de taquilla. Tenemos 22 butacas y damos funciones de jueves a domingo. El espacio es alquilado. Podría darse que los grupos en salas alternativas ocupáramos en un futuro esos teatros públicos que hoy están abandonados.

Alberto García Vidal termina la entrevista comentando que el fenómeno de las salas alternativas en España ha salido muy reforzado con la crisis económica: Estos sitios lejos de desaparecer con las reducciones de apoyos financieros por parte del Estado, se han multiplicado. A nivel Madrid oscilábamos entre 22 y 23 espacios y ahora somos 40 y hemos pasado de 10 a 15 miembros de la Red de Teatros Alternativos. Estamos viviendo una réplica de lo sucedido en los 80 y eso tiene su lógica: hay mucha gente que necesita seguir trabajando y literalmente abre la puerta del garaje y congrega al público.

Hay algo a nivel creativo —dice— muy efervescente. Nuestro proyecto se ha fortalecido con la crisis, porque ahora quedamos en el establishment. Al preguntarles si habían pasado de ser alternativos a establishment, inmediatamente intervino Violeta: “somos el establishment de los alternativos.”

El Curro DT dará funciones en el DF del 2 al 15 de abril. Los foros participantes son: Contigo América, Apeirón, La Cantera, El Vicio, El Bicho, La Capilla y Carretera 45. Las obras que presentan son Llenar el mundo de violetas, Fucking Giselle, Tipical Ispanis, Por una manzana, Sex pop, Like a virgin, El carnaval de los animales, España que perdimos no nos pierdas y Quiere cantar su alegría.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red