Gabo, impaciente por retornar a casa

El hijo del Nobel de Literatura 1982 confirmó que su padre saldrá del hospital, donde se le atiende por una infección pulmonar, el próximo martes

COMPARTIR 
06/04/2014 00:00 Luis Carlos Sánchez
Gonzalo García, hijo de Gabo (Izq.)

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de abril.- Casi es un hecho que Gabriel García Márquez regresará a su casa el próximo martes cuando los doctores del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán le darán el alta, considera su hijo Gonzalo García Barcha, quien confirmó que su padre se encuentra tranquilo y recuperándose, aunque impaciente por salir del hospital a donde llegó el lunes pasado.

“No hay ninguna novedad, el martes está programado que nos vayamos a casa”, señaló. García Barcha ya no quiso dar detalles del estado de ánimo de su padre como un día antes informó su asistente Genovevo Quiroz; parco pero comprensivo (“yo lo entiendo, así comenzó mi jefe”, dijo al ser abordado por los medios de comunicación) el hijo de Gabo se limitó a decir que su papa había despertado de su quinta noche en el hospital con ganas de regresar a su hogar: “está bien, como está la gente en un hospital, con ganas de irse a casa”.

El autor de Cien años de soledad completa un tratamiento de siete días a base de antibióticos que le fue suministrado para contrarrestar el cuadro de deshidratación e infección pulmonar y vías urinarias por el que fue internado. “No está grave, ya dijimos lo que tiene y el tratamiento que se le aplica, el martes estaremos en casa, es imposible decir la hora, no sabemos”, insistió.

A pesar de la popularidad de su padre, García Barcha parece sorprendido de que los medios de comunicación continúen alertas de la salud del escritor colombiano. El mismo autor bromeó un día antes sobre la guardia permanente que mantiene la prensa a las afueras del hospital: “dice que ustedes están locos porque qué hacen aquí, que se vayan a trabajar”, contó Genovevo Quiroz.

Discreción y escasas palabras de los familiares han prevalecido. García Barcha aseguró que con el escritor sólo se encuentran sus familiares cercanos y que nadie además de ellos ha visitado al autor. ¿Llamadas?, se le preguntó, “todas, de todo el mundo”.

Otra visita, quizá menos vistosa, en el Salvador Zubirán fue la del periodista chiapaneco Hernán Becerra Pino, quien llegó con la intención de entregar al escritor su libro. Editado por el Conaculta, en el tomo aparece una breve entrevista que el periodista realizó a Gabo en Guadalajara. Furioso, el autor recibió la negativa de la seguridad del hospital que, por supuesto, no le permitió la entrada para entregar el ejemplar al Nobel.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red