La Generación Beat, un sistema educativo

José Eugenio Sánchez habla con Excélsior sobre su más reciente poemario: Jack Boner and the rebellion, en el que evoca toda una mitología literaria

COMPARTIR 
05/04/2014 01:23 Virginia Bautista

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de abril “La poesía es como una pequeña cápsula que contiene compactados miles de temas, peligrosa para las mentes cuadradas”, afirma sin dudar José Eugenio Sánchez.

Con ella se puede declarar el amor y la guerra o hacer estallar hasta a la misma ciencia. Difundirla es una de las cosas que nos puede cambiar como sociedad”, comenta en entrevista.

Quien se autodefine como “vaquero regio-tapatío” e
“inventor del fenómeno poético underclown” acaba de publicar el poemario Jack Boner and the rebellion (Almadía), en el que evoca la mitología de la estadunidense Generación Beat, de la que se siente heredero.

Estoy muy influido por los Beat, siento que somos animales del mismo zoológico”, comenta el escritor nacido en 1965 sobre el grupo literario de los años 50 que encabezaron Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Neal Cassady y William S. Burroughs, entre otros.

“Los Beat generaron un sistema educativo en todos los sentidos, en el que el rock and roll, el jazz, la libertad, el sexo libre, la comunicación, la experiencia y los viajes son los elementos primordiales para cambiar el mundo. Proponían ser jóvenes y pasársela bien”, explica.

“Eran contestatarios, rebeldes. Estaban en contra de su sistema educativo y político, de que su país fuera tan miserable con el resto de la humanidad. Rechazaban las tradiciones literarias. Ellos generaron una nueva literatura. Expusieron sus cuerpos y su vida para ello, antepusieron su experiencia personal y su imaginación para  crear una literatura”, añade.

El autor del poemario La felicidad es una pistola caliente (2009) destaca que, después de más de 60 años, la filosofía Beat ha invadido el mundo dentro del rock, el cine, la moda, la arquitectura, con expresiones más libres. “Han modificado a su sistema de gobierno, a sus políticos. Cambiaron el discurso y el transcurso de las siguientes generaciones”.

Retomando este legado en el siglo XXI, Sánchez admite que a través de su poesía intenta “declarar la libertad, promover la paz, el sexo y la literatura”.

Detalla que le gusta que su poesía sea “directa, concreta, con un lenguaje ágil, divertida, que se sustente en el humor, que invite a la reflexión, que al parecer en la banalidad diga cosas profundas”.

El autor de galaxy limited café (2011) apuesta por una “literatura inteligente” para lectores inteligentes que decidan el tipo de evocaciones que les despierta la lectura.

Por eso me gusta hablar del zen, de la política, la droga, el ejército, los gobiernos, la burocracia, las instituciones, la academia, los restaurantes, la comida o la carestía. Todos esos temas me han preocupado”, indica.

El integrante de la banda de poesía y rock Un País Cayendo a Pedazos confiesa que utiliza “eso” que los académicos llaman literatura basura o imágenes desechables, “porque ellos creen que la literatura debe estar comprometida con la Historia. No quieren que se usen palabras como ‘horno de microondas’ o ‘iPhone’. Yo creo que ese tipo de cosas son con las que el hombre actual vive nuevas experiencias.

“Es otra época. Vivimos en la tragedia de la tecnología, cuando se nos pierde el celular pensamos que nos han quitado el hígado. Hay nuevas versiones de la alegría y la tristeza a través de la comunicación, la tecnología y la modernidad, distintas a las anteriores. Antes, los amantes se separaban en un barco y se agitaban los pañuelos. Ahora sólo te bloquean del Facebook y se acabó el amor. Pero es igual de doloroso”, asegura.

José Eugenio Sánchez dice que “nosotros también queremos un país en el que sea más agradable vivir, igual que estos escritores, y para cambiar las cosas creo que la literatura y la educación son lo esencial”.

Comentarios

Lo que pasa en la red