Descarta José Narro descuido a mural en edificio de Medicina

La UNAM trabaja en dar mantenimiento al mural ‘La vida, la muerte, el mestizaje y los cuatro elementos’ de Francisco Eppens

COMPARTIR 
04/04/2014 04:29 Luis Carlos Sánchez y Lilian Hernández

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de abril.- A pesar de que Gabriela Eppens Lascurain, hija del muralista Francisco Eppens (1913-1990), lamenta el estado en el que se encuentra el mural La vida, la muerte, el mestizaje y los cuatro elementos de la fachada del edificio principal de la Facultad de Medicina, el rector de la UNAM, José Narro Robles afirmó ayer que la obra no está descuidada y “está siendo atendida”.

“Es una de las piezas, a pesar de lo que se diga, que está en cuidado, en mantenimiento, se están haciendo cosas. Se trata de una obra muy delicada y estamos atendiendo a ese mural”, afirmó el rector durante el acto conmemorativo para recordar el 60 aniversario del inicio de las actividades académicas de Ciudad Universitaria, cuyo campus es considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

60 años festeja la UNAM de clases en CU

La familia Eppens no piensa lo mismo; la hija del artista –quien también diseñó el aspecto actual del Escudo Nacional– señaló: “estamos muy preocupados, hemos estado en contacto con el señor Enrique Graue (director de la Facultad de Medicina), de hecho, hubo ahí una exposición, pero nos dicen que no tienen presupuesto, que tienen otras prioridades”.

Excélsior buscó a Enrique Graue para conocer su versión sobre el estado del mural, pero hasta el cierre de esta edición no recibió respuesta. Este diario informó ayer que la fachada del edificio, proyectada por Pedro Ramírez Vázquez, sobre la que se sostiene la obra de Eppens, sufre los embates del abandono: un boquete en la parte superior, zonas con el recubrimiento de mosaico desprendiéndose y algunos pequeños faltantes en la obra, se observan a simple vista.

Narro Robles afirmó que él conoce muy bien ese conjunto arquitectónico de Ciudad Universitaria, ya que fue director de esa facultad, por lo que explicó que tanto las autoridades de la escuela como de Patrimonio de la UNAM están trabajando en ello, porque se trata de una obra “compleja” y no es tan sencillo suspender actividades ahí, porque hay aulas y espacios que tienen uso cotidiano y no es tan fácil moverlas a otro espacio.

El rector rechazó que el mural realizado por Eppens en 1953, sobre un muro curvo de 18 metros de base por 20 metros de altura, esté descuidado pues aseguró que se llevan a cabo acciones y existe todo un mantenimiento, “de ese que es uno de los símbolos de la Facultad de Medicina”.

El arquitecto Héctor Ceballos Lascurain, primo de la hija del muralista, aseguró que existe preocupación en toda la familia por la situación en la que se encuentra la obra: “urge que se le de mantenimiento, nosotros ya lo hemos visto y es evidente el deterioro; definitivamente le hacen falta arreglos, sobre todo a la cornisa, a la parte superior”.

Excélsior constató que la afectación no es nueva; en el libro Francisco Eppens Helguera 1913-2013 Centenario, editado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) el año pasado, aparecen dos fotografías en las que se distingue el hueco en la fachada del edificio. En un recorrido  fue posible constatar que el área se encuentra cercada con muros de madera y en el interior ha comenzado a acumularse basura.

Javier Ramírez Campuzano, hijo del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, quien proyectó el edificio en la década de los cincuenta, opinó que “la Universidad es depositaria de este gran acervo por lo que es motivo de particular preocupación el descuido que tiene el edificio de la Facultad de Medicina y particularmente el mural del maestro Eppens. Es muy triste porque la UNESCO ya ha sacado una tarjeta amarilla a México”.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red