Desmienten mitos sobre Maquiavelo; la vigencia de El príncipe

La edición que conmemora los 500 años del célebre ensayo del italiano incluye el facsimilar del primer manuscrito publicado en 1532 y una carta del autor

COMPARTIR 
01/04/2014 03:23 Sonia Ávila
Maurizio Viroli y Jorge Islas prepararon la edición conmemorativa.
Maurizio Viroli y Jorge Islas prepararon la edición conmemorativa.

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de abril.- Cuando Nicolás Maquiavelo (Florencia, 1469-1527) escribió su obra cumbre El Príncipe era un hombre derrotado, sin respeto social, despedido de su trabajo como secretario de la República; pasaba el día en la taberna jugando cartas y en las noches escribía. Pero fue justo esta condición desoladora lo que lo condujo a proponer una retórica de la política para hacer mejores gobernantes y gobernados.

Quien fuera diplomático, historiador, filósofo y teórico político jamás vio publicado su ensayo, pues éste se imprimió por primera vez cinco años después de su muerte (1532); sin embargo, el libro catapultó al autor por más de 500 años.

“Es un compuesto de la retórica, un trabajo hecho y diseñado para llevar a alguien a actuar”, señala Maurizio Viroli, politólogo y profesor de la Universidad de Princeton, quien editó una versión especial de El Príncipe (Taurus/ Senado de la República) para celebrar los 500 años de su primera publicación.

Quien ha estudiado por más de 30 años la obra de Maquiavelo detalla que se trata de una edición que incluye el facsimilar del primer manuscrito publicado en 1532, conservado en la Biblioteca Nacional Central de Florencia; además de la carta que el autor escribió a su amigo Francesco Vettori, el 10 de diciembre de 1513, en la que por primera vez hace mención de su trabajo.

Además de conmemorar los cinco siglos de su publicación, la edición especial de El Príncipe busca reposicionar al autor no como un politólogo o como un crítico, sino como un filósofo que en realidad planteó una retórica del deber ser de una sociedad fracturada, y su gran acierto fue hacer una revisión crítica del hombre, aún vigente hoy en día.

“Creo que para entender el significado de El Príncipe de Maquiavelo tenemos que considerar tres aspectos: el primero es que éste es el trabajo de un hombre derrotado que había perdido todo en noviembre de 1512; segundo, es el trabajo de un patriota, un hombre que era un amante de su patria; y tercero, es el trabajo de un hombre que quería  renacer, recuperarse él mismo para poder hacer algo para la alta política”, agrega Viroli.

Para Jorge Islas, profesor de Derecho de la UNAM, quien trabajó en la edición especial, el ensayo político es una invitación a establecer un método distinto para hacer política, entendida ésta no como el trabajo del funcionario corrupto, sino como el de quien construye buenas sociedades.

“No es un tratado de ciencia política, pero sí estableció las bases de un nuevo método para observar la política y hacer política. En palabras del propio Maquiavelo, lo que dice es que él establecerá unas reglas y planteará un método  nunca antes probado. Es un exhorto a hacer algo partiendo de una revisión histórica de lo bueno y malo”, agrega Islas.

La publicación conmemorativa en italiano y español pretende desmentir los mitos alrededor de su contenido. Por ejemplo, que no se trata de un ensayo político en el sentido estricto del concepto, ni tampoco de una obra filosófica de cómo ser un mal hombre.

Viroli señala que la premisa de Maquiavelo es el deber político como la única forma de vida que permite a los seres humanos prosperar: “Lo que encontramos en El Príncipe es una concepción trágica de la vida; y afirma que a veces en la vida se tiene que pisar terrenos del mal, pero no dice que te tengas que quedar ahí”.

Es esta mirada retórica lo que hace a la obra tan vigente, lo mismo en la sociedad mexicana como en la italiana o la estadunidense. Según los investigadores, el ensayo se puede leer como un análisis del comportamiento del hombre que está en el poder.

La permanencia por más de cinco siglos se debe a la capacidad del autor de dilucidar las pasiones,  los motivos y los intereses de las personas.

Comentarios

Lo que pasa en la red