Entrevista: Enrique Norten vive su esplendor

El afamado arquitecto asegura pasar por su mejor momento creativo, con proyectos en ciudades como Nueva York, Miami, Puebla, Acapulco y DF

COMPARTIR 
21/03/2014 07:45 Sonia Ávila
El arquitecto, quien celebra 60 años de vida, asegura que enfrenta su etapa más creativa, gracias a que suma la madurez con la seguridad, al tener detrás una producción global que sigue un discurso universal, pero desde una plataforma mexicana
El arquitecto, quien celebra 60 años de vida, asegura que enfrenta su etapa más creativa, gracias a que suma la madurez con la seguridad, al tener detrás una producción global que sigue un discurso universal, pero desde una plataforma mexicana

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de marzo.-"Estoy en una de mis épocas más creativas”, expresa Enrique Norten (D.F., 1954) cuando en un ejercicio retrospectivo reflexiona sobre su trayectoria arquitectónica a propósito de su cumpleaños número 60 que, asegura, representa su momento de mayor madurez profesional.

En rechazo total al retiro, quien se graduó como maestro en arquitectura por la Universidad Cornell, en Nueva York, hace un balance de su recorrido en la edificación lo mismo en México que en el extranjero, y señala que la balanza es favorable con proyectos en desarrollo.

“Son fechas que van marcando la vida de cierta manera, y con toda tranquilidad puedo decir que me siento muy satisfecho; hasta donde voy, he tenido una vida muy rica con muchos éxitos, pocos fracasos; muchas alegrías, y pocas tristezas. Creo que estoy en una de mis épocas más creativas, porque también tenemos la madurez, la seguridad que nos permite cumplir”, manifiesta en entrevista quien festejó su cumpleaños en febrero pasado.

Al hablar de proyectos en curso, la lista la encabeza la Biblioteca Pública de Nueva York a inaugurarse este año, la academia de música en Brooklyn, un edificio de uso mixto que incluye la biblioteca pública de West End en Washington y el desarrollo residencial en Miami, Florida.

También la renovación del complejo cultural del Paseo Bravo en Puebla, el Centro de atención ciudadana de Acapulco, y las nuevas aulas, talleres y auditorio para las Facultades de Ingeniería y de Comunicación de la Universidad Panamericana en la Ciudad de México.

Son proyectos que responden al concepto de “hacer ciudad”, el cual Norten define como la condición de trazar bien el espacio público para entonces construir organismos urbanos ordenados y, al final, ofrecer calidad de vida a sus habitantes.

“Siempre trato de entender la arquitectura no como una línea recta, sino como una superposición de muchos planos, niveles de información; como la expresión de lenguajes estéticos, condiciones de sustentabilidad, pero no ambiental necesariamente, sino proyectos sustentables desde un punto de vista social, económico y político; también me preocupa el uso de materiales y los procesos de construcción”.

Quien fue galardonado con el Excellence in Architecture and Design Award (1998) y el International Award por la Sociedad Americana de Arquitectos Registrados (2011) se le considera parte del movimiento arquitectónico que en la década de los 90 renovó la edificación del país junto con Alberto Kalach e Isaac Broid.

Al respecto Norten recuerda que al regresar a México en la década de los 80, el país iniciaba una época renovación luego de un periodo nacionalista; entonces, desde la trinchera de la arquitectura, decidió impulsar un diálogo universal sin perder la esencia de la cultura mexicana.

“Era también una época en que la arquitectura, las artes estaban muy cerradas, el país estaba muy para adentro. Hasta entonces en México había muy pocos que participaban en este diálogo con el exterior. En lo personal siempre me interesó mucho la posibilidad de participar globalmente, de ser parte de este discurso universal; evidentemente desde mi plataforma mexicana, aportar al discurso universal con matices de los lugares locales que nos daban la oportunidad de construir”.

En esta fusión de lo global con lo local, realizó entre 1993 y 1995 la remodelación del Teatro de los Insurgentes para dotarlo de tecnología, desde la mejora en la acústica e isóptica del auditorio hasta la construcción de espacios para ensayos, vestidores, salones de maquillaje, vestuario y bodegas.

En los mismos años, construyó la Escuela de Teatro en el Centro Nacional de las Artes, donde los espacios (salas de ensayo, salones de lectura, oficinas administrativas, cafetería, gimnasio, talleres de escenografía, etc.) son continuos pero independientes.

“Mi búsqueda era otra, no mantenerme cerrado; en ese momento se hablaba mucho de los regionalismos, de una identidad nacional y era un discurso que me parecía viejo, que no me decía mucho, era un discurso que ya no quería asumir”.

Ciudades en densidad

Para Norten sólo hay dos maneras de crecer una ciudad: a lo ancho y a lo alto. En la actualidad, dice, las posibilidades de desarrollarse hacia las alturas es la mejor; no en un sentido de grandilocuencia, sino para crear metrópolis condensadas que reduzcan problemas de movilidad, seguridad y contaminación.

Explica que al construir torres multifuncionales que contengan oficinas, espacios recreativos y viviendas, sus habitantes tendrían una mayor calidad de vida como funciona en Nueva York donde instaló su oficina desde 2001.

“Si queremos seguir viviendo en la ciudad, por sus bondades enormes, la mejor manera es vivir más cerca los unos de los otros. Los problemas de tráfico, de polución, de inseguridad, todo tiene que ver con no haber controlado ese crecimiento. Entonces entre más cerca estemos de la casa o el trabajo menos tráfico habrá. La Ciudad de México va a pasos muy lentos, yo creo que es una ciudad increíblemente subutilizada”.

Ello se hace evidente en proyectos como la biblioteca pública de Nueva York que responde a un concepto moderno, pues la oferta de espacios para la lectura no es el único servicio. “Ahora hay una enorme cantidad de información que ya no está en papel, aun así sigue siendo vital tener estas bibliotecas como una interface que permite tener acceso a conferencias, foros de discusión, películas y conciertos”.

Obras de Norten

Dentro de los proyectos recientes destacan:

  •  Biblioteca pública de Filadelfia, Estados Unidos (2003)
  •  Mexican Museum, San Francisco, Estados Unidos (2006)
  •  Torre de arte y ciencia en College Avenue para Rutgers, New Brunswick, Estados Unidos (2007)
  •  Lucky Towers, Singapur (2007)
  •  Universidad Metropolitana de Monterrey, Nuevo León (2009)
  •  Parque de la Concordia, Puebla (2011-2012)

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red