Mártir usa Dolce&Gabbana en San Sebastián

Un mural con la imagen del famoso santo muerto a flechazos cuya ropa interior es de una reconocida marca de ropa, está generando una gran polémica en Lecce

COMPARTIR 
19/03/2014 05:15 EFE
El grafiti es de Gionata Gesi, cuyo seudónimo es Ozmo
El grafiti es de Gionata Gesi, cuyo seudónimo es Ozmo

ROMA, 19 de marzo.— Un grafiti que representa a un musculoso San Sebastián de cerca de siete metros de altura sufriendo el martirio en ropa interior de la marca Dolce&Gabbana provocó ayer la sorpresa de los vecinos de Racale, un pequeño municipio de Lecce, capital Apulia.

Se trata de un colorido mural de más de siete metros de altura que representa una versión musculosa y de estilo cómic del santo recibiendo la lluvia de flechas con la que fue martirizado, únicamente ataviado con ropa interior de la marca italiana y rodeado de fichas de póquer.

La idea de llevar a cabo esta pintura surgió de una iniciativa entre algunos muchachos de la localidad que solicitaron a artistas internacionales que se prestaran a decorar los muros de este pequeño municipio, de poco más de 10 mil habitantes.

El grafiti lleva la firma de Gionata Gesi, un artista y muralista italiano, conocido con el seudónimo Ozmo, considerado como uno de los máximos exponentes del arte urbano del país.

La obra dividió a los habitantes de Racale hasta el punto de que el alcalde, Donato Metallo, instó a los organizadores de dicha iniciativa a “intervenir inmediatamente con el fin de tutelar el sentimiento popular”.

En este sentido, el autor aseguró que su intención no fue la de ofender, según refirió ayer el diario La Repubblica.

“Mi intención en ningún momento ha sido ofender los valores de nadie. No es mi estilo. Mi trabajo, por el contrario, se desarrolla en el poder de la imagen. El símbolo de D&G es muy potente y persuasivo y, gracias a la publicidad, puede ser reconocido por todos”, explicó.

Ozmo defendió que, gracias a su pintura, los jóvenes se sentirán atraídos por la figura del santo, patrón del municipio, algo que, a su juicio, no sucedería si lo hubiera representado con su iconografía clásica.

No es la primera vez que este artista, de 39 años, se inspira en la iconografía de algún santo. En junio de 2013, en Bari, fue el turno de San Nicolás, santo al que dibujó de las tres maneras en las que suele ser representado: Santa Claus y en sus versiones católica y ortodoxa.

“Tres imágenes diferentes de un mismo santo. ¿Cuál será el verdadero?”, se cuestionó entonces el artista en una entrevista recogida en La Repubblica.

Relacionadas

Comentarios