Llevan al espacio arte sonoro con Ulises I

El Colectivo Espacial Mexicano, coordinado por Juan José Díaz Infante, busca transmitir desde la órbita Polar 11 piezas de creadores nacionales mediante un nanosatélite artificial

COMPARTIR 
19/03/2014 04:57 Sonia Ávila

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de marzo.- Luego de casi cuatro años de diseño y producción, el nanosatélite Ulises I está listo para viajar al espacio, y trasmitir desde la órbita Polar 11 piezas de arte sonoro creadas por el Colectivo Espacial Mexicano, coordinado por Juan José Díaz Infante.

El satélite artificial mide 13 centímetros de alto y nueve de diámetro, y en su interior contiene una suerte de memoria con el contenido musical de artistas como Arcángel Constantini, Iván Puig, Cabezas de Cera, Arturo Márquez, Ramsés Luna, Marcela Armas, Gilberto Esparza, Omar Gasca, Ariel Guzik, Hugo Solís.

“A fines de enero pasado se terminó el cilindro, y se pretende lanzar al espacio en octubre para llevar el arte sonoro de los artistas mexicanos. Estamos en negociaciones y solicitudes para conseguir el financiamiento para lanzarlo; necesitamos un promedio de entre 2.5 y tres millones de pesos”, afirmó Celso Gutiérrez Martínez, director del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, dependencia que apoyó la construcción de la pieza.

En entrevista, el doctor en ciencias por la Universidad Franche-Comté, en Francia, detalló que el nanosatélite viajará sobre 350 kilómetros sobre el nivel de la superficie, y desde su trayecto se trasmitirá las piezas musicales en una suerte de señal de voltaje que, a su vez, se transforma en una onda modular la cual será captada por una estación central.

De esta estación se podrá retrasmitir el audio a una especie de radio, y así escuchar en vivo las obras que, además, se cargarán a la página web oficial del proyecto, y con ello lograr que  más de una persona la escuche de manera simultánea; incluso se podrá escuchar en Brasil, Chile, Colombia y Francia, países que han solicitado la trasmisión.

“Desde la estación central se podrán conectar por vía internet y casi de manera automática podremos llevarla a varios lugares; las piezas musicales se podrán luego almacenar en la página web que tenemos, donde ya tenemos ahí muestras  de las piezas”, añadió al precisar que Ulises I  es el primer nanosatélite terminado a nivel mundial.

Gutiérrez Martínez señaló que de lograr el lanzamiento, se abrirían posibilidades de estudio no sólo en las artes visuales o sonoras, sino para el análisis de la atmósfera, las condiciones físicas del espacio, el medio ambiente e incluso la prevención de fenómenos naturales. En este primer proyecto se integró un termómetro y un sistema para calcular la presión del espacio, que arrojarán datos para estudios científicos.

Además del financiamiento el lanzamiento, el investigador señaló que estudian la mejor posibilidad para el lanzamiento, pues existen varias empresas privadas que ofrecen el servicio. “Una vía es cuando se llevan suministros a la estación espacial; llevan material de sobrevivencia para que la estación siga sobreviviendo, y en esos lanzamientos pueden ir estos satélites como carga adicional y se puede lanzar desde la estación espacial. Estamos explorando esta posibilidad”, dijo al señalar que han solicitado apoyo al Conaculta, la Secretaría de Educación y al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Poesía sonora

Las 11 piezas musicales se integraron en una suerte de una sola ópera prima que refiere al contexto social, político y económico de México. Es el caso de la pieza de Marcela Armas quien creó una obra a partir del código genético del maíz, o Arcángel Constantini quien propuso un mantra que se activa de manera electromagnética, o la pieza de Francisco Rivas quien a partir de un recuerdo infantil explora lugares que no conocemos, como el espacio.

“El mensaje de la misión Ulises es para una generación en México cuya visión de futuro es difusa. Sin embargo esta acción local se convierte en universal, no solamente México está en un momento de crisis. El lanzamiento de Ulises se convierte en una acción poética y pretende indicar que hay momentos donde hay que abandonar las progresiones lógicas o históricas cuando las lógicas no están funcionando”, explicó  Díaz Infante en la introducción del proyecto.

Comentarios

Lo que pasa en la red