El INAH sí rellenó porción de manglar

La zona lacustre que rodea el sitio arqueológico de X’Cambó, en Yucatán, resultó afectada

COMPARTIR 
18/03/2014 03:12 Luis Carlos Sánchez
Maquinaria pesada arrastra tierra para rellenar.
Maquinaria pesada arrastra tierra para rellenar.

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de marzo.- A pesar de que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) dio por concluida la denuncia sobre supuesto daño ambiental en el manglar que rodea la zona arqueológica de X’Cambó, Yucatán, nuevas imágenes -en poder de Excélsior- ponen en evidencia los trabajos que el Instituto Nacional de Antropología e Historia realizó para rellenar una porción de mangle, aun cuando la ley lo prohíbe.

Maquinaria pesada que arrastra tierra sobre una zona lacustre, camiones que descargan material y trabajadores laborando en el relleno de una porción de manglar, se observan en las fotografías que fueron captadas en el momento en que la dependencia construyó un parador turístico y un estacionamiento para el sitio arqueológico que, dijo el presidente Enrique Peña Nieto, será abierto este año. 

El 8 de febrero pasado, este diario informó que un ciudadano anónimo denunció al INAH ante la Profepa por un supuesto daño ambiental a la zona de manglar que rodea el sitio de X’Cambó.

Según el INAH, la unidad de servicios se habría construido sobre un “claro macizo sin vegetación”; sin embargo, las imágenes que presentó el denunciante muestran que la obra se llevó a cabo sobre una zona pantanosa que antes estuvo ocupada por un manglar.

José Lafontaine Hamui, delegado de la procuraduría ambiental en Yucatán, aseguró en su momento que la oficina a su cargo acudió a la zona para realizar una inspección preliminar y solicitó al responsable de la obra que comprobara que no afectó el medio ambiente. Aunque, de acuerdo con el funcionario, la afectación al manglar contraviene la norma 059 de la Semarnat, por lo que, de no comprobarse la legalidad de la obra, podía haber sido clausurada y suspendida.

A pesar de las pruebas, el 19 de febrero, Eduardo López Calzada, director del Centro INAH Yucatán, justificó que el lugar donde se realizó la obra era “una zona que ya estaba impactada”, por lo que no existió daño ambiental y dijo que jamás se rellenó un área de manglar como afirmó la denuncia anónima presentada el pasado 23 de enero, y que sólo se llevó a cabo un “alineamiento del terreno”.

La Profepa también desestimó las imágenes presentadas como prueba y el 5 de febrero emitió el Acuerdo de Calificación y Admisión a investigación del expediente PFPA/37.7/2C.28.2/0025-14, en el que resuelve clasificar la información y que la denuncia es válida, y la integran a una queja similar para crear un solo expediente.

La denuncia, sin embargo, solicitaba una investigación afirmando que se destruyó “el humedal y manglar en la entrada de las ruinas de X’cambó” y establecía que “antes de entrar se puede ver un letrero de madera que prohíbe la tala, pero al pasar la puerta de entrada a las ruinas, donde se supone que no se puede talar ni dañar el medio ambiente, se puede ver que se construyó un parador turístico, destruyendo un humedal”.

Comentarios

Lo que pasa en la red