Arquitectura en México 1900-2010, proyecta un siglo

Fernanda Canales publica la recopilación más exhaustiva que se haya realizado hasta la fecha de la historia de la arquitectura nacional

COMPARTIR 
17/03/2014 09:54 Luis Carlos Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de marzo.- A lo más, la historia de la arquitectura mexicana se ha contado a través de unos 20 personajes, “son los típicos nombres: Barragán, Legorreta, Pani; la lista se acaba en diez, 15, máximo 20, que son de los que se hacen exhibiciones y libros”, dice Fernanda Canales (Ciudad de México, 1974). ¿Y cómo no?, si la historia de la disciplina en el país, es además la de la política.

“La arquitectura siempre tiene que ver con la política y por eso esta lectura es, al mismo tiempo, una lectura de la política en México, de las políticas urbanas, de la política de vivienda, de las políticas públicas, de periodos donde el interés ha estado en una obra singular encargada a un solo arquitecto, donde el vínculo con el poder ha tenido más peso que la idea de una obra colectiva”, señala.

Hasta ahora, agrega, la de la arquitectura mexicana era una historia poco legible, incompleta. ¿Quiénes fueron por ejemplo, los maestros de los arquitectos que se volvieron relevantes?, ¿quiénes sus socios? o ¿quiénes los urbanistas y diseñadores? Con la idea de “comprender la arquitectura más allá de un nombre, de un edificio”, Canales emprendió una tarea titánica: condensar más de un siglo de la disciplina en México.

El resultado es un grueso volumen, dividido en dos tomos, que desde el nombre deja constancia de su ambición: Arquitectura en México 1900-2010 (Grupo Financiero Banamex, México, 2013), que aparece de manera paralela a la exposición del mismo nombre que se exhibe en el Palacio de Cultura Banamex. Ya no se trataba de hablar sólo de Pedro Ramírez Vázquez, Teodoro González de León o Mario Pani, sino –explica– “de la arquitectura vinculada a la ciudad, al urbanismo, al arte, al diseño y también a la crítica, la teoría y el pensamiento”.

Para simplificar tan monumental labor, Canales partió de 25 mapas o líneas del tiempo que se despliegan entre las páginas, algunas de tal envergadura que alcanzan hasta ocho dobleces. En ellas, se condensan los periodos, obras, acontecimientos históricos y políticos, nombres o estilos artísticos más representativos de todo el siglo XX, que pueden entrecruzarse entre sí para permitir la construcción de un panorama arquitectónico más amplio de cada época. 

“Lo primero fue ver ¿quién ha escrito sobre esto, qué se ha dicho, qué se ha diseñado, quién ha dibujado, cómo se han construido las ciudades mexicanas? y entonces empiezan a desdoblarse todos estos temas, los cuatro principales son precisamente los que forman el subtítulo: obras, diseño, arte y pensamiento y, a partir de esos cuatro ejes, se va tejiendo toda la relación de la arquitectura con las disciplinas hermanas, con la forma en la que la arquitectura se construye”, explica.

Así, por ejemplo, en la década de 1900 destaca como obra el inicio de la construcción del Teatro Nacional (después Palacio de Bellas Artes) a cargo de Adamo Boari; el concurso para el Palacio Legislativo en el segmento diseño; la exposición universal de París en el campo del arte y el texto El desarrollo de la arquitectura en México de Nicolás Mariscal como ejemplo de pensamiento, pero el recorrido continúa hasta la primera década del siglo XXI.

Inicios de la arquitectura mexicana

Identidad y modernidad, sirven a Fernanda Canales para tratar de indagar en los orígenes de lo que es la arquitectura mexicana. Con el primero surgen preguntas como ¿qué es mexicano, cuándo surge la mexicanidad, quién la define, cómo se ha definido en diferentes periodos?, “a veces lo mexicano eran las formas de art déco combinadas con motivos indigenistas; hay veces que lo mexicano es el regionalismo o lo neocolonial”.

Al lado de la preocupación por lo nacional, está el tema de lo moderno que siempre ha aparecido como un elemento que se persigue, “siempre se ha planteado hacer una arquitectura moderna, de estar al día, de ser cosmopolita, aunque al mismo tiempo hay un reconocimiento de las raíces, creo que entre estos dos temas: la modernidad y el nacionalismo, cada periodo ha producido sus propias definiciones”.

La autora identifica en la década de los veinte el principio de la edificación de lo que ha sido la arquitectura mexicana: “en el porfiriato era la época en la que se importaban muchos arquitectos y venían de fuera los franceses, los italianos, se importaban mármoles, pero después llega el periodo de la Revolución en el que sí se generó un interés de redefinir a la sociedad a partir de una nueva forma, de un nuevo tipo mexicano, arquitectos como José Villagrán, los hermanos Federico y Nicolás Mariscal también fueron figuras muy importantes”.

“Se comenzó a plantear preguntas de cómo construir esta nueva nación independiente, moderna, democrática, es una época  precisamente en los 20, que surge este interés por rescatar lo local, las raíces. A partir de aquí se van viendo diferentes periodos donde el interés cambia, pasa de las infraestructuras sociales, los hospitales, las escuelas, los grandes conjuntos pensados en su vinculo con el transporte, con el espacio público y luego están otros periodos donde el interés ha estado en una sola obra, encargada a un solo arquitecto”.

La obra, dice, “es también una lectura de las prioridades de la sociedad, de los gobiernos, es un libro que no está pensado para ser de arquitectos para arquitectos y que cuenta el crecimiento de las ciudades y también toca decisiones políticas e intereses donde el urbanismo ha sido muy relevante y otras donde las decisiones se toman en la iniciativa privada, o son apresuradas sin ninguna proyección a futuro”.

Y después de esos distintos periodos, ¿qué momento vive la arquitectura mexicana?, se le pregunta a Canales: “la arquitectura mexicana vive muchos momentos, dependen de cuál hablemos, podemos hablar de la de autor, de estas figuras clave como Mauricio Rocha, Alberto Kallach, Tatiana Bilbao y luego tenemos la que se construye de manera informal, fuera de las secciones de arquitectos o de la planeación. Sin duda hay una arquitectura la de autor muy reconocida pero no podemos hablar de que esa sea la arquitectura que se hace en México, porque va mucho más allá Los arquitectos en México acabamos haciendo un porcentaje mínimo de todo lo que se hace en el país”, piensa.

¿Dónde y cuándo?

Arquitectura en México 1900-2010 se presentará el 27 de marzo, a las 20 horas, en el Palacio de Cultura Banamex – Palacio de Iturbide que se localiza en Madero 17, Centro Histórico de la Ciudad de México.

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red