Presentan una versión moderna de ‘Enrique V’ de Shakespeare

La compañía británica The Propeller Theatre es la encargada de “aterrizar” al escenario moderno la obra de Shakespeare, en una reinterpretación que apuesta por una simplificación para conseguir que el espectador asimile la esencia de la historia

COMPARTIR 
15/03/2014 05:20 Sonia Ávila
Pocket Henry V se presentará en el marco del Festival Centro Histórico México, en el Teatro de la Ciudad el 19, 20 y 21 de marzo a las 20:30 horas, y después en el Teatro del Bicentenario, León, Guanajuato, el 22 y 23 de marzo a las 19:00 y 18:00 horas respectivamente.Fotos: Cortesía Manuel Harlan y Dominic Clemence

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de marzo.- La locura y el razonamiento, el honor y el patriotismo, la lealtad y el coraje que hace más de cinco siglos William Shakespeare imprimió en Enrique V, uno de los relatos más emblemáticos de su obra por retratar fielmente la crisis de un rey, retoman el escenario a partir de la mirada contemporánea de seis actores que apelan al humor y el juego para llevar el drama inglés a un plano familiar.

 Es la compañía The Propeller Theatre, fundada en 1997 por Edward Hall y Caro MacKay, la encargada de “aterrizar” al escenario moderno las obras de Shakespeare en una reinterpretación que va más allá del análisis de texto, y apuesta principalmente por una simplificación para conseguir que el espectador asimile la esencia de la historia; sin que esto signifique banalizar la dramaturgia del autor.

Así en Enrique V, producción que presentarán por primera vez en México en el marco del Festival Centro Histórico México, el rey inglés se convierte en un político líder que debe enfrentar a un enemigo francés en una ofensiva con armas de fuego; sus consejeros son militares jóvenes que lo alientan a demostrar su valentía, y los campos ingleses de guerra se transforman en una zona de milicia.

Versión contemporánea

La adaptación titulada Pocket Henry V no presenta a un rey en su gloria, sino a dos políticos dispuestos a derrotar un posible ataque sobre las finanzas de la iglesia ofreciéndole a Enrique un soborno para invadir Francia; enredo político que se conjuga con un drama romántico.

 Esta puesta en escena se diferencia del resto de interpretaciones no sólo por su contemporaneidad, sino por ser representada únicamente por varones; incluso los personajes femeninos –Catalina, princesa, y su dama de compañía– los actúan dos de los seis actores del elenco; lo que da un distintivo al montaje que además apela al humor como eje de la historia.

“Queremos redescubrir a Shakespeare simplemente interpretando las obras en la forma que creemos que debían ser hechas: con gran claridad, velocidad y llenas de tanta imaginación en la escenografía como sea posible. No queremos hacer que las obras sean ‘accesibles’, ya que esto implicaría que necesitan ‘estupidizarse’ para ser comprendidas y no es el caso”, señala Edward Hall, director artístico.

Sin alterar el texto original, la adaptación de The Propeller condesa el relato en 60 minutos, con una escenografía, vestuario e iluminación que ubican al público en su presente con el entendimiento de que la reflexión de la obra es atemporal mientras la audiencia consiga apropiarse de los personajes e incluso reflejarse en ellos. Si bien es una producción para todo publico, el objetivo es el espectador joven que se acerca por primera vez a Shakespeare.

“La gente reconocerá a los personajes, seguramente reconocerá a alguno de ellos entre su gente, en su entorno encontrará a ese hombre líder innato. Y después de la función tendrá la oportunidad de hablar con la compañía, esa es nuestra tradición, invitar a la gente a discutir lo que les gustó de la obra”, añade Caro MacKay, productora ejecutiva de The Propeller, que además de presentarse en el Teatro de la Ciudad, ofrecerá funciones en el Teatro del Bicentenario, en León, Guanajuato.

 Además del elenco de hombre lo que destaca a la compañía es la mezcla de una aproximación rigurosa al texto con una estética física moderna en el escenario, muy influida por el lenguaje de la animación, el cine moderno y la música; con ello ha logrado que la historia escrita hace más de 500 años adquiera presencia vigente en más de 22 países, desde Nueva Zelanda hasta China.

 Para el director artístico es el lenguaje dramático de Shakespeare el que consigue mantener las obras vigentes, pues desafía cualquier idea preconcebida sobre la gente, la moralidad y lo que significa ser humano. “Acercarse a su arte es una lección profundamente civilizadora, anima a no formar juicios, a tratar de mirar más allá de la superficie de los sucesos y situaciones”.

 Mackay añade: “Son historias que son representadas en todo el mundo, porque son historias que entienden muy bien la naturaleza humana, y el teatro representa un trabajo en conjunto en vivo; nos atrae porque necesitamos salir de nuestras pequeñas cajas, las computadoras, siempre necesitamos regresar a ver a nuestros amigos cara a cara”.

 La compañía es considerada una de las principales intérpretes de la obra de Shakespeare con  una docena de producciones con las que se ha presentado en Australia, Bangladesh, China, Francia, Alemania, Irlanda, Japón, España y Estados Unidos.

Relacionadas

Comentarios