Llama a Pacheco “piedra de toque” en la Feria Internacional de la Lectura

Elena Poniatowska recibió el miércoles el premio Excelencia en las Letras, que lleva el nombre de su amigo de toda la vida, el fallecido autor de Morirás lejos

COMPARTIR 
14/03/2014 05:19 Virginia Bautista/ Enviada
Poniatowska fue premiada por el encuentro librero de Yucatán.
Poniatowska fue premiada por el encuentro librero de Yucatán.

MÉRIDA, Yuc., 14 de marzo.- “Cuando busco un adjetivo para José Emilio Pacheco encuentro la palabra ‘fundamental’. Pienso en él con nostalgia, siempre tengo nostalgia de él…”, comentó la escritora Elena

Poniatowska (1932) al recibir la medalla Excelencia en las Letras “José Emilio Pacheco” la noche del pasado miércoles.

“Su cultura es piedra de toque en nuestra literatura. Nadie la tiene”, dijo la narradora y periodista sobre el poeta y ensayista que sabe de historia, de política, de filosofía, de literatura, “indispensables para la vida, pero que, por desgracia, en nuestro país son las más ignoradas, las más despreciadas, porque ‘no sirven para nada’”.

La ceremonia en la que Cristina Pacheco, viuda del autor de Las batallas en el desierto, fallecido en enero pasado a los 74 años, entregó el galardón a Poniatowska se convirtió en una fiesta de evocación de los momentos que compartió con el amigo que regresó con ella de viajes a Canadá, a EU, Alemania y Francia.

“Y nos hemos reído y le he ayudado a cerrar su maleta sentándome encima de ella, porque ya nada le cabía de tantos libros; y hemos caminado al borde del Sena en París y recuerdo cómo vimos pasar los barcos bajo el Pont d’Iena”, detalló.

La novelista y cronista es una de las personas que mejor conoció a Pacheco, con quien comparte también haber recibido en años diferentes el Premio Cervantes, considerado el Nobel de las letras hispanas.

“Si lo ve de lejos, avance muy poco a poco hacia él y, al llegar, hágase presente para no sobresaltarlo. Jamás vaya a abordarlo en una esquina, porque él creerá que usted es un taxista. Tampoco lo elogie, porque lo mirará con cierta desconfianza y protestará ‘no es para tanto’”, indicó en su discurso de recepción del premio otorgado por la Feria Internacional de la Lectura de Yucatán.

“México le provoca una preocupación sin límites y le cuesta trabajo soportar esta vida… José Emilio amanece en una ciudad cuya tumba es hoy por hoy el pavimento y se llama Distrito Federal… No sólo es la ciudad y sus catástrofes la que lo desespera, también la situación de América Latina: el terrorismo, la violencia, el aislamiento y la represión”, agregó.

En presente, como si el autor de No me preguntes cómo pasa el tiempo todavía estuviera vivo, Poniatowska lo definió como “un hombre-tiempo” que fue humilde y soberbio a la vez. “Todos nos comemos a nosotros mismos, pero José Emilio se come su cansancio y ahí va dejándonos en cada respuesta su sabiduría.

“Él es un maestro que explica detalles que los ojos de los demás no retienen y, sin embargo, son esenciales. Explica el misterio de este país de misterios, engaños y monólogos incomprensibles”, aseguró la autora.

Dijo que este homenaje es especial, “porque José Emilio está con nosotros, compartiendo su sonrisa y su mirada profunda, a la que nada pasa desapercibido. Todos los que lo amamos celebramos que por un instante detenga su pluma, guarde las velas de su barca, mire con nosotros el cielo azul y caliente y nos acompañe para recordar los momentos que atesoramos de él y las reflexiones a las que nos lleva con su obra: que no somos dueños del tiempo que vivimos y que nunca tendremos la última palabra”.

La medalla y el cheque por cien mil pesos fueron entregados en el marco de la Feria Internacional de la Lectura de Yucatán, cuyas actividades terminan el próximo domingo.

Relacionadas

Comentarios