El ipod calza con mi cuerpo: Mario Bellatin

El hombre dinero (Sexto Piso, 2013), la nueva novela del autor nacido en 1960, fue escrita totalmente en un dispositivo electrónico, proceso creativo aliado a la tecnología que lo ha convertido, asegura, en “un hombre escritura”

COMPARTIR 
13/03/2014 04:38 Luis Carlos Sánchez
En 1986, Bellatin publicó su primer libro: Mujeres de sal.
En 1986, Bellatin publicó su primer libro: Mujeres de sal.

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de marzo.- Mario Bellatin (Ciudad de México, 1960) es ahora un “hombre escritura” gracias a la tecnología. Toma su iPod y lo sostiene entre su pecho y el muñón, con la mano izquierda maneja con destreza una pluma digital y comienza a escribir. En otros libros, dice, “hay toda una suerte de reflexión de las prótesis que he tenido que usar y que no servían porque pertenecían al campo de la ortopedia, pero de pronto descubrí que esto también podía ser una prótesis, la prótesis de llevar siempre conmigo un iPhone, un iPod”.

Como sucedió hace 20 años cuando sustituyó la vieja máquina Underwood 1915 para escribir en una  Macintosh Classic, el autor ha cambiado nuevamente su manera de trabajar. Su más reciente libro El hombre dinero (Sexto piso, México, 2013) ha sido completamente escrito en el iPhone, que a partir de ahora será el medio para construir la realidad paralela que siempre le ha interesado crear con las letras.

La conversación sucede en su casa con motivo del nuevo libro, pero la novedad que ha implicado escribir El hombre dinero en el pequeño dispositivo lleva irremediablemente la charla hacia dos temas que al autor le apasionan: las nuevas tecnologías y la fotografía. Más de cuarenta minutos después, la plática con el autor es una reflexión sobre las transformaciones que está produciendo el uso de nuevos medios.

Para escribir, señala, “prefiero el iPod porque es más delgado, fue dándose el medio, empecé a escribir notas en el iPhone y de pronto llegó un momento en que se dio un salto cualitativo, me di cuenta, advertí, que podía convertirme en una suerte de “hombre escritura” gracias a la tecnología. Justamente el iPod calza  con mi cuerpo y comienzo a escribir con unos lápices sumamente largos, especiales, tienen una precisión grandísima, empecé a notar que ocurren cosas con los tiempos, con todas las condiciones clásicas, determinadas de cómo debe realizarse la escritura”.

“Para mí —agrega— se abren muchos misterios, ya no hablemos de un dispositivo móvil, estos pasos producen algo que es terrible: ya no se puede dar un paso atrás, pues si alguien tomó una cámara digital ya no puede volver a la cámara analógica. Esto también sucedió hace 20 años con la máquina de escribir; siempre hay estas discusiones, hace dos años estábamos todos hablando del libro digital y del libro electrónico y ya se diluyó la discusión, pues es absurda.”

Bellatin dice que escribir un libro en el iPhone tiene cambios notables respecto al uso de una computadora o el tradicional lápiz y papel.

En primer lugar, asegura, hay un salto en el proceso de corrección y los tiempos se acortan (apenas en 2012 entregó también a través de Sexto piso El libro uruguayo de los muertos), también siente que el uso de esta tecnología lo vuelve más eficiente, a pesar de que piensa que está diseñada para escribir menos.  

Con la llegada de cada medio, “si cambia el contenido, pensamos que no cambiaba cuando hubo esta discusión con el paso de la máquina a la computadora, pero yo sí sentí que cambiaba; después llegaron los procesadores de texto que no duraron mucho porque inmediatamente hubo la posibilidad de las computadoras caseras y noté que muy rápidamente la gente se calló, y yo creo que fue mi caso: pensaba en ese momento que el cambio estaba a favor mío porque me volví más productivo, más efectivo”. 

Con la máquina de escribir, explica, sus textos eran más horizontales, “se enraizaban más con otros elementos, aparecían nuevos personajes, era una escritura que se volvía infinita y de pronto cuando pasé a la computadora, sentí que como si estuvieran las condiciones dadas para que uno acabara los textos y eso ahora me pasa con el iPod, un poco como con la cámara digital, me doy cuenta de que los tiempos para acabar un libro se van acortando, cosa que no tienen ningún valor literario, pero ocurren esos procesos”.

El hombre dinero fue escrito en iPhone, pero Bellatin tuvo que cambiar rápido al iPod touch, (“quería un iPod nano, porque mientras más pequeño es más íntima la relación que se puede establecer con las palabras, hay una conciencia mucho más grande de la relación con el lenguaje”). La conectividad del celular era una constante interrupción. Ahora en el dispositivo que usa prescinde de internet y sólo lo conecta cuando ha terminado la jornada y lo reenvía a su correo (para irlo guardando) y corregirlo impreso.

“Para mí, que la vida gira en torno a la escritura, es absolutamente lógico que pueda ejercer la escritura en cualquier lugar; en algún momento me voy al bosque, con los perros, me siento en un árbol y escribo, no necesito un estudio, papel, lápiz, tengo un pequeño cuaderno donde voy haciendo las anotaciones para poder hacer juegos estructurales y el iPod, luego lo puedo imprimir directamente”.

Mario Bellatin se confiesa enganchado por la tecnología y las redes sociales. Frente a él, sobre su escritorio de trabajo hay dos dispositivos móviles, además de la computadora. En Facebook mantiene una constante actividad, lo mismo que en Instagram. Esta última red social, dice, le parece un juego, como aquel que se establecía para intercambiar estampitas en la primaria. El Skype, confiesa, lo detesta porque falsea la realidad. “Estoy totalmente enganchado con las redes, pero trato de apartarlas lo más posible del campo literario”, dice.

Rasgos distintivos

En El hombre dinero, dice Bellatin, ha querido alejarse de lo que escribió anteriormente, pero sin abandonar el sello que lo distingue como autor. No se atreve a llamarlo experimental, “porque es un término cargado de bastante contenido”, pero otra vez ha buscado provocar en el lector una reacción cómplice: “lo que he querido hacer es un poco una comunicación, un compromiso en lo que tú como lector puedes haber percibido de lo que hay escrito y que de alguna forma también el lector fuera una especie de coautor del libro, a partir de la respuesta que pueda dar el lector crear entre los dos qué misterio puede haber detrás de El hombre dinero.

Utilizando en el mismo libro dos formas diferentes de contar la historia, Bellatin narra los recuerdos de un hombre hasta llegar lentamente al punto preciso en el que se encuentra.

Recuerda cómo su nacimiento con un extraño síndrome lo marcó desde pequeño, al igual que a su familia pues, por ejemplo, su madre tuvo que crear todo un cuadro asmático para el hijo, ya que le era imposible definirse como la madre de un niño mutante.

El hombre dinero, una figura recurrente en los sueños de su padre, será el vínculo que articule las diferentes historias en la mente del narrador.

Libro

Título: El hombre dinero

Autor: Mario Bellatin

Editorial: Sexto piso, México, 2013. 127 páginas

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red