Trabaja en ópera dedicada a Yanga

La compositora mexicana Gabriela Ortiz escribe su tercera pieza lírica, inspirada en el africano que llegó a la Nueva España en 1570 y fundó un pueblo

COMPARTIR 
11/03/2014 03:30 Juan Carlos Talavera
Lo más importante es buscar un lenguaje propio, irme hacia dentro.” gabriela ortiz compositora
"Lo más importante es buscar un lenguaje propio, irme hacia dentro.” Gabriela Ortiz, compositora

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de marzo.- La compositora mexicana Gabriela Ortiz presenta dos nuevas grabaciones: Denibée y Únicamente la verdad. La auténtica historia de Camelia la Tejana. La primera es un trabajo que compila piezas de cámara para ensambles pequeños que incluyen flauta, y la segunda es la ópera sobre Camelia, que estrenó hace un lustro.

Adelantó que acaba de terminar el cuarteto de cuerdas y flauta Exilios, dedicado al tema del exilio español; y continúa con la creación de su tercera ópera, que estará basada en la vida de Yanga, un africano que llegó a México hacia 1570, quien fundó el pueblo homónimo que la historia ha señalado como el primer pueblo libre de América.

“Yanga fundó el pueblo San Lorenzo de los Negros, en la Colonia. Pero es un tema importante porque habla sobre la negritud en la Nueva España, un tema poco tratado”, detalló.

Sobre Denibée, grabado por Urtext, dijo que surgió como iniciativa del flautista Alejandro Escuer, donde se incluyen piezas que ella creó entre 1999 y 2012.

Inicia con la obra homónima Denibée, un homenaje a Rufino Tamayo; Tres haikús, con textos de María Baranda que dedicó a Mario Lavista en su 70 aniversario; 5pa’2, Alejandrías sonoras, Tres toritos, 100 Watts y Río Bravo, en la que aborda el tema de las muertas de Juárez, las maquiladoras y la desolación de la frontera.

“Sin embargo, Denibée es el ejemplo de un disco donde el escucha va a poder adentrarse en mundos sonoros muy diversos de mi lenguaje musical, pues piezas como Río Bravo o Tres haikús son movimientos líricos donde la voz es importante y existen líneas melódicas muy sentidas y nostálgicas”, comenta.

¿Qué significa Denibée?, se le pregunta. “Buscando palabras en zapoteco hallamos que Denibée Yucuñana quiere decir Cerro del Tigre, lo cual se me hizo una coincidencia, porque toda mi vida crecí en la calle Cerro del Tigre, en la colonia Romero de Terreros, así que es un guiño. Denibée es una palabra zapoteca que tiene que ver con Oaxaca, con la tierra natal de Tamayo y que envuelve mi infancia”, dijo.

Gabriela Ortiz (1964) también habló sobre el lanzamiento de Únicamente la verdad. La auténtica historia de Camelia la Tejana, publicado por Quindecim Recordings: una especie de documental-ópera único en su tipo, “donde se trata un tema muy poderoso que tiene que ver con el mito de Camelia la Tejana y éste se desarrolla a través de los medios de comunicación”.

La ópera, cuyo estreno mundial fue en la Universidad de Indiana y cuyo estreno en México se realizó en 2010, fue un proyecto que la compositora producirá posteriormente en un DVD.

“Quiero aclarar que el tema no es el narcotráfico, sino cómo se construye un mito, a través de los medios de comunicación; además de plantear por qué es tan vigente este mito y por qué existen tantas versiones de ese personaje a partir de una noticia.

Este proyecto nació en 1999 y reconoció que curiosamente la primera parte del financiamiento para la ópera provino de Estados Unidos, a través de las becas Guggenheim, Fulbright y de la Universidad de Indiana.

¿El nacionalismo está presente en su obra?,  se le cuestiona. “Eso está ahí y no es que yo me lo proponga de una manera deliberada o consciente. Tiene que ver con el entorno y la forma como me he desarrollado como músico, siendo hija de dos músicos que fundaron Los Folkloristas… así que ajena al folclor nunca he estado porque yo crecí con eso”.

Aseguró que de ninguna manera su música se puede ubicar en un lenguaje posnacionalista. “No lo es y habría que conocer a profundidad mi trabajo; y si realmente hay estas influencias es porque soy mexicana”.

Comentarios

Lo que pasa en la red