Música de cámara requiere de talentos

El Cuarteto Latinoamericano trabaja en un proyecto de formación con el Fonca; y ofrecerá dos conciertos en el Teatro de Bellas Artes

COMPARTIR 
10/03/2014 11:44 Juan Carlos Talavera
Nos sentimos muy bien, increíblemente jóvenes y vigorosos, pese a que estamos casi en los 60 años de edad.” arón bitrán violinista
"Nos sentimos muy bien, increíblemente jóvenes y vigorosos, pese a que estamos casi en los 60 años de edad.” Arón Bitrán, violinista

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de marzo.- “Pese al escepticismo que existía, ahora hay un cambio cualitativo en el público mexicano y mucha más gente no sólo ama la ópera y la música sinfónica, sino que también asiste con regularidad a los conciertos de música de cámara”, afirma Arón Bitrán, integrante del reconocido Cuarteto Latinoamericano, que los próximos 22 de marzo y el 8 de abril se presentará en el Teatro de Bellas Artes con un repertorio que combina piezas con sabor clásico y latinoamericano.

Sin embargo, el violinista reconoce la frustración que los integrantes del cuarteto han sentido, porque “después de tantos años de participar en seminarios y talleres no vemos realmente el surgimiento de jóvenes cuartetos que se sostengan, se proyecten y completen un repertorio propio”, comenta.

El músico adelanta a Excélsior que en un par de meses lanzarán dos nuevos discos: uno con los cuatro cuartetos de Ruperto Chapí y otro con el bandoneonista argentino Daniel Binelli.

Luego de concluir una intensa gira de diez conciertos en Italia y Alemania, Britán revela que el cuarteto trabaja en un proyecto con el Fonca, llamado Nuevos Cuartetos para México, que intenta desarrollar nuevos grupos de cámara, porque “obviamente el Latinoamericano no estará para siempre y México necesita muchos cuartetos por el tamaño del país, por el enorme repertorio y porque al público le interesa”.

¿Por qué la falta de grupos de cámara en nuestro país?, se le pregunta al violinista nacido en Chile y nacionalizado mexicano.

“Hemos visto surgir decenas de cuartetos e, incluso, algunos con un gran potencial; pero no han prosperado por razones extramusicales”.

Y algunas de esas razones van desde las dificultades económicas y de convivencia humana, hasta la falta de capacidad para elaborar un proyecto y no saberlo vender.

“Son aspectos extramusicales. Y por eso en estos seminarios hablamos con los jóvenes músicos para que sepan que hoy en día no basta con tocar bien un instrumento, sino que deben desarrollar una serie de habilidades que van desde relaciones públicas, idiomas, redacción, elaboración de proyectos y con saber explicarle al público de qué se trata el proyecto”, cuenta Arón Britán.

Sobre el repertorio que la agrupación interpretará en sus dos presentaciones, el artista detalla que en la primera ejecutarán el Cuarteto No. 3 de Silvestre Revueltas, “una de las banderas de nuestra agrupación a lo largo de estos años”.

E incluirán: La calaca del altar de muertos de Gabriela Ortiz, “representante de la actual generación de compositores mexicanos y una de las voces más importantes hoy”; el Adagio del Cuarteto Op. 11, de Samuel Barber, y cerrarán con el Cuarteto Op, 131, uno de los más conmovedores de Beethoven.

Y en el segundo concierto ofrecerán al Cuarteto núm. 2 de Francisco Mignone, “un compositor no tan conocido, porque fue opacado por la fama de Heitor Villa-Lobos”, así como: el Homenaje a Gismonti de Arturo Márquez, el Cuarteto No. 6 Suite de Mario Lavista y el Cuarteto en mi menor de Giuseppe Verdi.

Definido por The New York Times como “artistas soberbios, extraordinariamente versátiles en responder a las demandas de las diferentes partituras”, el Latinoamericano ha sido reconocido en ciudades como Pittsburgh y Toronto, por su contribución a la vida cultural.

Y ahora se presentará por tercera vez en el más importante escenario de México, dentro del programa Cuatro Cuartetos en el Palacio, que ya contó con la participación del Emerson String Quartet y le seguirán los cuartetos Arditti de Inglaterra y Jerusalém de Israel.

¿Cómo se siente la agrupación que ya suma 32 años de trabajo?, se le cuestiona. “Nos sentimos muy bien, increíblemente jóvenes y vigorosos, pese a que estamos casi en los 60 años de edad. Tenemos un ritmo de trabajo como para muchachitos y no hemos tenido ni un solo contratiempo de salud.

“Sentimos que aún nos queda gasolina para un buen rato y, por otro lado, creemos que como un buen vino, estos años de lenta cocción nos han dado una madurez musical que de otra manera habría sido difícil adquirir. Hoy nos sentimos más seguros, cómodos y confiados, con distintos tipos de repertorio como nunca antes”, concluye.

¿Dónde y cuándo?

El Cuarteto Latinoamericano ofrecerá dos conciertos: el sábado 22 de marzo, a las 19horas, y el martes 8 de abril, a las 20:30 horas, en el Teatro de Bellas Artes, ubicado en Avenida Juárez y Eje Central, Centro Histórico. Costo: de 120 a 250 pesos

Relacionadas

Comentarios