10 años de traducción de la Odisea

El clásico de Homero, que guarda un lugar de privilegio en la literatura universal, cuenta por primera vez con una versión mexicana tomada directamente del griego por el poeta Rubén Bonifaz Nuño

COMPARTIR 
03/03/2014 05:55 Juan Carlos Talavera
Si Velázquez se pintó pintando sus Meninas, Homero hizo poesía sobre la poesía.” josé molina ayala filólogo
Presentan la primera versión nacional del clásico de la literatura universal, tomada directo del griego

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de marzo.- Fue presentada la versión mexicana de la Odisea, labor que el poeta Rubén Bonifaz Nuño le encargó al traductor y filólogo Pedro Tapia, quien tardó una década en traducir este clásico de la literatura universal directamente del griego y desde ahora forma parte de la colección Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Mexicana, dirigida por el poeta hasta su muerte.

Durante la presentación, realizada la mañana de ayer en la Capilla de la XXXV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM), el filólogo José Molina aseguró que esta versión mexicana es un acontecimiento porque se trata de la primera versión mexicana traducida directamente del griego.

La Odisea es un clásico muy importante en nuestras letras, añadió el también académico Molina Ayala, porque no sólo narra la totalidad de la vida humana que se transforma en la de todos los hombres, sino que técnicamente es un envoltorio altamente sofisticado de información.

Ante todo, añadió, es una obra de arte cuya materia básica es el lenguaje. “Por algo a Homero se le conoció en la edad Media como El Poeta, no uno de tantos, sino casi el único: esa montaña de peregrinación para todos aquellos que decidan seguirlo. Y así como Velázquez se pintó pintando a sus Meninas, Homero hizo poesía sobre la poesía incluyendo el arte del aedo”.

Las imágenes de la Odisea son tan poderosas que llegan al día de hoy sin necesidad de que todos hayan leído la Ilíada y la Odisea. ¿Quién no ha escuchado en distintos contextos frases como: meter un caballo de Troya o no dejarse engañar por el canto de las sirenas? “Entonces nadie podría dudar de su vigencia”, dijo Molina.

Pero también están los viajes de Odiseo al infierno, esos que inspiraron a Virgilio, a Dante Alighieri y al propio Juan Rulfo, quien evocó en su Comala aquel teatro de espectros, recordó el presentador y también helenista. “Pero además, en ese infierno también está el inicio de la recientemente reciclada literatura de vampiros, seres sin alma, sedientos de sangre”.

¿Qué es la Odisea? se cuestionó el propio Molina Ayala. “¡Es como el mar!, cambiante e infinito, el mar donde aparecen creaturas fabulosas, tremendas y fascinantes: sirenas encantadoras de voz altisonante, rocas golpeantes, un monstruo de Sila o las Vacas del Sol que acarean la ruina”. 

Y al mismo tiempo su lenguaje es como la lava de un volcán, la claridad del día, la inmensidad del océano junto a la del cielo; es la sangre en las fauces del cíclope y la noche que gracias a Atenea se alarga para que Odiseo y Penélope se amen, añadió.

Es claro que Homero tuvo a su disposición muchos recursos que ya se han podido sopesar, así que no basta decir que es un poema porque no es cualquier poema.

“Incluso, la Odisea es más que una novela. Pero si tuviera que mencionar alguna más o menos ilustre para aludir qué tipo de novela es, mencionaría La comedia humana, de Balzac. Sin embargo, se debe tomar un hecho como cierto: hasta hoy Homero sigue siendo difícilmente superable”, precisó.

Y a partir de este análisis, el académico por la UNAM lanzó un reto: “Reto a cualquier escritor que narre con la misma complejidad la historia de la Odisea o cualquier otra, y muy pronto se dará cuenta de la multitud de hilos que están trenzados, pues Homero teje burdo y teje fino, y es claro que al lado de la historia principal se pueden encontrar pasajes marginales de infinita belleza y gran sabiduría”.

Al final, Pedro Tapia —acompañado por Bulmaro Reyes actual director de la biblioteca que dirigió Bonifaz Nuño— dijo que su traducción se basa en el texto griego Homeri Odyssea, de Peter von der Muehll, la cual cuenta con una introducción del filólogo alemán Albrecht Dihle, y paralelamente cuenta con un libro de apoyo: Vocabulario y formas verbales de la Odisea, útil para estudiantes e investigadores dedicados al tema.

La Odisea es publicado por la UNAM y en su introducción, Pedro Tapia escribió que Bonifaz Nuño le pidió esta traducción. “Algo que jamás había pasado por mi cerebro, ni en sueños”.

¿En verdad existió Homero?, le preguntó el público entre aplausos. “Esa es una de los sesenta y cuatro mil. No podemos saberlo. Pero, ¿a quién le importa? No influye en nada saber si fue o no fue. Lo único realmente importante es leer el libro…Prefiero decir que sí existió porque ya hemos vivido con esa idea por tantos siglos”, concluyó.

¿Quién Es Bonifaz?

El poeta Rubén Bonifaz Nuño (1923-2013) estudió derecho en la UNAM y su labor más importante en la Máxima Casa de Estudios fue la traducción de la poesía completa de Virgilio, Catulo y Propercio. También realizó dos estudios sobre Virgilio y Catulo; y como director de la colección Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Mexicana —única en América Latina— editó más de una veintena de traducciones, de autores como Píndaro, Eurípides, Ovidio, Horacio, Lucrecio y Homero. En alguna ocasión dijo sobre el arte de la traducción que es “un trabajo relativamente fácil si uno mismo se borra del trabajo y deja que el autor pase a través de uno, como pasa la luz a través de un vidrio”. Y escribió poemarios como Trovas del mar unido (1994), El corazón de la espiral (1983), La flama en el espejo (1971), Siete de espadas (1966) y La muerte del ángel (1945), entre otros. También fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, de El Colegio Nacional y, entre sus reconocimientos, recibió el Premio Nacional de Literatura y Lingüística en 1974.

LIbro

TÍTULO: Odisea

AUTOR: Homero / Traducción de Pedro Tapia Zúñiga

EDITORIAL: UNAM, 2013.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red