Recrea en nuevo disco al “Chopin más íntimo”

El músico mexicano Alberto Cruzprieto explica en entrevista que la intención de su producción discográfica es conocer la evolución musical del compositor y virtuoso pianista polaco

COMPARTIR 
19/02/2014 04:47 Juan Carlos Talavera
Sin duda, este disco es un abanico muy valioso para quienes somos chopinianos.”  alberto cruzprieto pianista  mexicano
Sin duda, este disco es un abanico muy valioso para quienes somos chopinianos.” alberto cruzprieto pianista mexicano

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de febrero.- El pianista mexicano Alberto Cruzprieto presenta su nuevo disco, Nocturnos. Chopin, donde el intérprete plasma su propia versión de las célebres piezas del compositor polaco. “Chopin, Maurice Ravel y Claude Debussy son mis dioses tutelares y concretamente sus Nocturnos son sus creaciones más personales y decantadas donde uno puede apreciar esa variedad infinita de atmósferas, colores y timbres”, dijo.

La intención de este disco ha sido plasmar su propia versión de estas conocidas piezas de Chopin, justo en un momento de madurez profesional en el que siente mayor madurez musical y aún cierta fortaleza física, añadió en entrevista con Excélsior. “Sin duda, este disco es un abanico muy valioso para quienes somos chopinianos, porque nos permite conocer la evolución del compositor y, sobre todo, contemplar la enorme variedad de paleta tonal en sus composiciones”.

Para Alberto Cruzprieto (1958), Chopin no sólo es uno de los compositores más importantes en la historia de la música clásica, sino que incluso sus Nocturnos forman una especie de jardín interior. “Son para mí el propio jardín interior de Chopin, ese espacio personal y recóndito, generalmente vedado, donde existe lo esencial del pensamiento del compositor polaco”, apunta.

Grabado por Quindecim Recordings, este disco abre con el Nocturno No. 5  y le siguen el No. 11, el 3 —considerado uno de los más interpretados—, el 8, 20, 17, 18, 1 y el 9, e incluye el Larghetto para piano que, formalmente, en contenido y atmósfera corresponde perfectamente a cualquiera de los demás Nocturnos.

A futuro, Cruzprieto contempla la grabación de un segundo volumen con el resto de piezas de Chopin que no logró incluir en este álbum, aunque por ahora trabaja en la selección y grabación de otro disco que compilará piezas de Ravel y Debussy, “de quienes antes ya he grabado algunas obras”.

¿Qué piezas incluiría el disco de Ravel y Debussy?, se le pregunta al intérprete mexicano. “Aún estoy en proceso de seleccionar las obras porque debe haber un hilo conductor, pero tendrá que ver concretamente con elementos recurrentes en muchas de sus obras, como por ejemplo: el agua, la noche y las atmósferas enrarecidas con campanas y con la naturaleza”.

Además, el intérprete que cuenta con la grabación de 27 discos, como: Bleu, Ponce y sus contemporáneos; Imágenes mexicanas para piano; Concierto para piano y alientos de Stravinsky; Valses mexicanos 1900; Canciones arcaicas y la serie de grabaciones para los audiocuentos de Mario Iván Martínez, aprovecha para hacer una reflexión sobre la música de concierto y el público.

“Pienso que hoy es mucho mayor la afluencia a los conciertos en la sala Manuel M. Ponce (del Palacio de Bellas Artes), pues hace años estaban desiertos; me parece fantástico que los jóvenes se aproximen a cualquier manifestación artística por el simple hecho de sensibilizarse. Sin embargo, aún mantenemos la eterna petición y el deseo de que la educación musical forme parte de la educación integral de todo mundo desde el jardín de niños”, expresó el intérprete.

Músico y botánico

Además de pianista, Cruzprieto cuenta que la botánica fue su primera vocación. “Eso fue gracias a mi abuela materna, que vivía en Cuernavaca, y cada vez que la iba a visitar era emocionante sembrar cualquier cantidad de semillas en el jardín, en vasitos y en macetas”.

Siempre me pareció fascinante eso e incluso tuve la certeza de dedicarme a la botánica, tanto así que me inscribí a una carrera químico-biológica. Pero al descubrir el mundo de la música cambié de área, pero tengo la  certeza de que pude ser un botánico feliz y pleno, cuenta.

Su pasión por la botánica ha sido tal que aún hoy este pianista conserva ejemplares de plantas desde hace 35 años, como todo un grupo de rhipsalis, plantas de lentísimo crecimiento, junto a una gran cantidad de begonias y macizos de orquídeas.

“En alguna época tuve un pequeño invernadero con violetas africanas; incluso hice experimentos para tener mis propios híbridos, aunque por desgracia ahora vivo en un departamento y no he podido conservar todas esas plantas”, concluye.

DISCO

Título: Nocturnos. Chopin

Autor: Alberto Cruzprieto

DISQUERA: Quindecim Recordings, México, 2013, 10 pistas.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios