Rescata el genio de Shostakóvich

El músico mexicano Carlos Prieto, reconocido por ser uno de los mejores violonchelistas del mundo, asume otra vez su carácter de escritor para ofrecer la biografía de una de las grandes figuras de la composición del siglo XX, que padeció el régimen estalinista y que ahora emerge por su genialidad

COMPARTIR 
12/02/2014 05:47 Juan Carlos Talavera
El violonchelista Carlos Prieto, en su estudio.
El violonchelista Carlos Prieto, en su estudio.

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de febrero.- El violonchelista Carlos Prieto Jacqué publica su libro Dmitri Shostakóvich. Genio y drama, un perfil que recoge la vida, la obra y las circunstancias políticas que enfrentó el compositor ruso, al que se refiere como un “genio atormentado” y una de las más grandes figuras de la música del siglo XX.

El volumen ha sido publicado por el Fondo de Cultura Económica (FCE), incluye un prólogo del escritor Jorge Volpi, y describe ampliamente la vida de Shostakóvich bajo el dominio del régimen estalinista. Aunque lo importante ahora, comentó, es que en las últimas dos décadas esta figura medular de la música clásica es cada vez más apreciada y valorada.

“Shostakóvich es un compositor que ya dejó de tener la impresión de ser unas veces muy vulgar y superficial, pues se está apreciando de manera más justa su legado y han quedado sólo sus obras maestras, por ejemplo la serie de quince cuartetos de cuerdas”, explicó el también autor de Cartas rusas. De la URSS a Rusia y Por la milenaria China.

Durante la entrevista realizada en su estudio, Carlos Prieto (1937) cuenta las circunstancias en que conoció al compositor ruso. “Fueron circunstancias poco habituales, pues aunque comencé a tocar el violonchelo desde los cuatro años y realicé varios conciertos antes de los 16, fue hasta mi ingreso al Massachusetts Institute of Technology (MIT), cuando descubrí su música en la biblioteca que contenía una colección musical extraordinaria”.

Hacia 1959 Prieto regresó a México para trabajar como ingeniero. Pero ese mismo año Shostakóvich vino por primera y única vez a nuestro país, como integrante de una gran delegación soviética que primero visitó los Estados Unidos, encabezada por el líder del partido soviético.

“A Shostakóvich lo conocí en el concierto que dio en Mexico. Y ahí intenté aproximarme a él porque estaba rodeado de guardaespaldas rusos, quienes apenas me dejaban acercarme y hablar muy poco con él”, cuenta.

Aunque dos años después, Prieto obtuvo una beca para estudiar en la Universidad Lomonosov, de Moscú, donde convivió un poco mas con el compositor ruso en algunos de sus conciertos. Pocos años después el violonchelista mexicano dejó su trabajo como ingeniero para regresar a la música.

—¿Shostakóvich lo animó a volver a la música?

—Probablemente haya sido un factor, no fue el definitivo, porque a medida que pasaba el tiempo estaba cada vez más arrepentido de no haberme dedicado al violonchelo hasta que un dia decidí, con el apoyo de mi esposa, dejar el trabajo que tenia para pasarme al chelo.  No fue una decisión fácil.

—En el prólogo de Jorge Volpi menciona que Shostakóvich era una especie de agente doble...

—No sé si empleo esa expresión de agente doble. Lo que yo menciono es que las artes en general, y la música en concreto, estaban muy controladas por el Partido Comunista, y en más de una ocasión Shostakóvich empezó componiendo música siempre muy interesante y novedosa, y en los primeros años de su vida, y que él no tuvo ningún problema con las autoridades del Partido Comunista.

Lo cierto es que en 1934 el compositor ruso había estrenado una ópera con gran éxito mundial. Se titulaba Lady Macbeth del distrito de Mtsensk e incluso fue interpretada en Estados Unidos e Inglaterra y otros lugares con éxito.

Sin embargo, al año siguiente, Stalin decidió presenciar la ópera de la que todo mundo hablaba. Así que le pidieron a Shostakóvich que asistiera a la función porque seguramente Stalin lo llamaría para felicitarlo en alguno de los intermedios de esta ópera.

Por desgracia eso no sucedió, comenta Prieto, sino que salió molesto y al siguiente día mandó publicar un editorial en el periódico Pravda, donde se aseguraba que la música del compositor era “simplemente ruido”.

Sin embargo, para Carlos Prieto, quien ha recibido numerosos premios y reconocimientos como la Orden de las Letras y las Artes (1999), La Encomienda de la Orden de Mérito Civil (2006), el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el campo de las Bellas Artes, Shostakóvich fue el más importante sinfonista y cuartetista de su tiempo.

Por último, Carlos Prieto comentó que en los próximos días también publicará sus Apuntes sobre la historia de la música en México, que publica el Seminario de Cultura Mexicana, donde aborda desde la música precortesiana y novohispana, hasta algunos de los compositores nacidos en la segunda parte del siglo XX.

¿Dónde y cuándo?

Carlos Prieto se presentará en la Sala Carlos Chávez del CCU, el sábado 15 de febrero, a las 18 horas. Y el próximo sábado 22 de febrero presentará en ese mismo foro el libro Dmitri Shostakóvich. Genio y drama.

Libro

Título: Dmitri Shostakóvich. Genio y drama

Autor: Carlos Prieto

Editorial: Fondo de Cultura Económica, México, 2013, 332 pp.

Comentarios

Lo que pasa en la red