“Conrad me ha dado lecciones valiosas”: Juan Gabriel Vásquez

El escritor colombiano reconoce en el novelista británico a su principal influencia para “explorar las oscuridades del alma humana”

COMPARTIR 
02/02/2014 08:49 EFE
En 2004, Juan Gabriel Vásquez publicó Joseph Conrad: el hombre de ninguna parte.

CARTAGENA.- El colombiano Juan Gabriel Vásquez, uno de los más reconocidos autores latinoamericanos, confesó que su literatura es resultado de las enseñanzas de Joseph Conrad, del que aprendió a estructurar una novela y sobre todo a “explorar las oscuridades del alma humana”.

Conrad, escritor británico de origen polaco (1857-1924), “me ha dado lecciones valiosísimas desde el punto de vista de la técnica literaria, pero también de la razón por la que escribimos y leemos novelas, toda esa idea de que el mundo es un lugar oscuro que la ficción puede iluminar”.

El autor de El ruido de las cosas al caer (2011) hizo esta revelación durante el Hay Festival de Cartagena de Indias, donde presentó su más reciente novela, Las reputaciones, en la que, como en aquélla, ahonda en lo más íntimo del ser humano, historia compleja y enmarcada en un contexto político y social que lleva del presente al pasado, y devuelve al presente, con descripciones magistrales de su Bogotá natal.

El espíritu conradiano de Vásquez se plasma en sus personajes, en el caso de El ruido de las cosas al caer en Ricardo Laverde, un expiloto que termina preso por transportar cocaína, y en Las reputaciones en Adolfo Cuéllar, un senador corrupto, abusador y miserable.

Ninguno de estos personajes son protagonistas, sino secundarios, pero Vásquez les da tanta trascendencia que les convierte en eje del relato, algo parecido a lo que hace Conrad en El corazón de las tinieblas con los míticos Marlow y Kurtz, los que llegaron a la pantalla grande interpretados por Martin Sheen y Marlon Brando bajo la dirección de Francis Ford Copola en Apocalypse Now.

“Conrad ha sido uno de mis autores fundamentales siempre. Los autores tienen dos tipos de influencias, una en términos de vocación, esos autores que te dicen: ‘Quiero dedicar mi vida a esto, a hacer libros’, y los que tienen influencia en términos de cocina literaria, que te enseñan a construir una estructura, un tono, a resolver problemas técnicos sobre la página”, expresó.

Para Vásquez, “Conrad es una influencia en ambos sentidos”. A esto se suma, agregó, que el gran novelista, además de marinero, contrabandista y contratista de la Corona británica, es “uno de los pocos autores que ha logrado con éxito explorar las oscuridades del alma humana al tiempo que exploraba las oscuridades de la política y la vida social. En El corazón de las tinieblas reconocemos una situación histórica, el colonialismo belga en el Congo, pero al mismo tiempo y sobre todo es una gran reflexión sobre el mal, sobre la capacidad que tenemos para redimirnos.

“Ese diálogo entre un gran marco político-social y el individuo más íntimo siempre me ha interesado”, remarcó.

En Las reputaciones, Vásquez cuenta la historia de un reconocido caricaturista que recibe un gran homenaje, Javier Mallarino, al tiempo que tiene una visita
inesperada que lo traslada al pasado, a un momento clave, cuando uno de sus dibujos acaba con un político, en otro guiño a Conrad y a su Lord Jim, el de redimirse por una acción con consecuencias trágicas.

“Mis novelas siempre tienen un pie bien plantado en la realidad política y social, siempre tienen un ancla en ciertos hechos y datos de conocimiento público”, matizó Vásquez, quien para construir a Mallarino acudió a caricaturistas reales: “Vladdo en Colombia, a datos conocidos de Héctor Osuna en Colombia; al Roto en España y a datos conocidos de Peridis, también en España”.

Cuéllar es el retrato de “una estirpe de políticos despreciables que prolifera en nuestros países”, y no sólo en Latinoamérica, sino “también en España”, donde Vásquez vivió 13 años.

“Yo puedo, como decía Mario Vargas Llosa, mentir con conocimiento de causa y crear al personaje ficticio” , aclaró.

Las reputaciones es el primer libro en 13 años que Vásquez escribe en Colombia, a donde regresó en 2012.

España le permitió “salir de esa realidad atribulada y confusa, mirar a Colombia desde fuera, ganar claridad y cierta impunidad”, manifestó para remarcar que entendió “lo difícil e incomprensible” de su país, pero esa fue la razón que le permitió escribir con libertad.

Vásquez ahora escribe en una nueva novela que sitúa en 1914, cuando ocurrieron hechos relevantes en distintos lugares. Ese año en Bogotá fue asesinado Rafael Uribe Uribe, el oficial que inspiró a Gabriel García Márquez a crear al coronel Aureliano Buendía en Cien años de soledad.

A sus 41 años, Vásquez ha escrito seis novelas, varios libros de cuentos y una biografía de Joseph Conrad, del que ya entonces dijo: “Cambió para siempre el arte de la novela”.

 

 

Comentarios

Lo que pasa en la red