Impulsan el teatro de las marionetas

La compañía dirigida por Lourdes Pérez Gay busca consolidar el inmueble que tiene un avance del 45 por ciento y requiere de 14 millones de pesos

COMPARTIR 
29/01/2014 02:40 Luis Carlos Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de enero.- La compañía Marionetas de la Esquina necesita 14 millones de pesos para dejar al cien por ciento el espacio con el que celebrará 40 años de existencia; bautizado como Centro Cultural La Titería. Casa de las Marionetas, la obra ubicada en la colonia Del Carmen, en Coyoacán, presenta un 45 por ciento de avance en su construcción, informó Lourdes Pérez Gay, directora y fundadora de la agrupación.

“Serían 14 millones, pero podemos empezar con cuatro, con eso tendríamos la losa de compresión, los firmes, las paredes y los servicios: baños, luces, necesitamos poner un transformador que vale 600 mil pesos. Realmente es muy barato para un teatro, hacer un teatro con 20 millones es de risa”, señaló durante la presentación del proyecto que se convertirá en el primer espacio de la ciudad construido especialmente para la difusión y enseñanza de los títeres.

En el lote número siete de la calle Guerrero, –con una extensión de casi mil metros cuadrados y ubicado a sólo dos cuadras del centro de Coyoacán–, se levanta ya la estructura de lo que será el centro cultural. La parte trasera ha sido habilitada con tablones y mamparas -aunque aún sin un piso de losa– como taller de elaboración de marionetas y los miembros de la compañía, fundada también por Lucio Espíndola, sueña con el momento en que será abierto el lugar.

Si nos dan el dinero mañana, en seis meses está listo, vamos a recurrir a la comunidad teatral, vamos a lanzar una campaña que se llamará Coopera con tu ladrillo, hay una canasta con mandarinas y a cambio de una se podrá dejar el dinero de su ladrillo, algunos grupo nos han ofrecido funciones, necesitamos empezar a mover esto. Por principios de cuentas tenemos el uso de suelo”, agrega Pérez Gay.

La idea de La Titería surgió hace muchos años, la directora piensa ahora que “sería el sueño y el legado” de Marionetas de la Esquina: “siempre creímos que el teatro de títeres merecía tener una casa”. El proyecto comenzó a tomar forma cuando Raquel Sosa llegó a la Secretaría de Cultura del DF en 2005 y lanzó una convocatoria para crear proyectos culturales con ramificación social.

La agrupación logró obtener el terreno, que sigue siendo propiedad del Gobierno de la Ciudad, y el siguiente paso era allegarse de recursos para comenzar la construcción. A través del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE) que consiste en reunir recursos económicos de manera tripartita, la iniciativa obtuvo recursos federales a través de Conaculta; estatales a través de la Secretaría de Cultura del DF y municipales por medio de la delegación Coyoacán.

Los recursos, sin embargo, permanecieron cuatro años sin ser utilizados. El terreno no contaba con el uso de suelo necesario para construir un centro cultural: “yo decía por qué no podemos comenzar a construir. El delegado me dijo: si construyes los vecinos de Coyoacán te van a cerrar y ya no vas a poder abrir, entonces decidimos respetar todo eso”. Sólo así, el proyecto evitó un conflicto como el que vivió el Centro Cultural Elena Garro, construido por Conaculta en 2012 en la misma zona y que aún se encuentra en un conflicto legal.

A los recursos que la agrupación ya había obtenido, se sumó un millón de pesos que fueron etiquetados en 2011 por la Cámara de Diputados y unos dos millones y medio que la compañía reunió vendiendo funciones de teatro para niños. Para terminar la obra, Marionetas de la esquina espera nuevamente obtener recursos a través de los mismos organismos.

El lugar contará con un teatro para 230 personas, dos aulas de ensayo, bodega y taller de títeres, así como un espacio para actividades al aire libre y una terraza que, eventualmente, se podrá usar como área de ensayos: “este espacio no sólo será para la compañía sino para la comunidad teatral y queremos que sea no solamente de artes escénicas, sino de los que se dedican a la danza, teatro y música de calidad para niños”, señaló la dramaturga Amaranta Leyva.

Relacionadas

Comentarios